TV

Vida perfecta: la serie de Movistar Play que pone las cosas patas para arriba

Bajo demanda en la app Movistar Play, ya está disponible la serie Vida perfecta. Las tres protagonistas, las españolas Leticia Dolera, Celia Freijeiro y Aixa Villagrán, dialogaron con Sábado Show sobre la exitosa comedia dramática. 

"Vida Perfecta".
"Vida Perfecta".

María y su novio están a punto de firmar la hipoteca para la compra de su casa. Frente a los abogados y con el papel enfrente, ella pide una lapicera de otro color porque no quiere firmar con negro. El novio, Gustavo, la mira y se da cuenta de que no quiere firmar un documento que lo una 25 años con una mujer tan perfeccionista y calculadora. “¿Esto es por lo de la lavatina (enema)?”, pregunta la mujer refiriendo a un absurdo episodio de la intimidad sexual de la pareja. Finalmente, él se levanta balbuceando un “no puedo” y se va de la oficina.

Vida perfecta es una serie de comedia dramática escrita, protagonizada y codirigida por la española Leticia Dolera. De ocho capítulos ya disponibles en la plataforma Movistar Play, la serie refiere a los momentos en que la vida se pone de cabeza, en especial después de los 30 años y es hora de “formar familia” o “ser exitoso en algo”. También aborda el deseo femenino y la sexualidad diversa, la obsesión por el éxito y la perfección que la sociedad impone con su contracara de frustración al no estar a la altura de esas expectativas.

En abril, la serie fue la gran triunfadora de la última edición de Canneseries, donde se hizo con el reconocimiento a la mejor serie además de un premio especial de interpretación creado para la ocasión, que reconoce el trabajo del trío protagonista femenino. Además de Dolera, las protagonistas son las españolas Celia Freijeiro y Aixa Villagrán.

“La motivación principal ha sido reflexionar sobre lo que es madurar y encontrar un lugar en la vida. Eso pasa por hacerse preguntas sobre los conceptos que tenemos de familia, de pareja, de éxito, de fracaso, de maternidad. Son ideas y expectativas con las que crecemos pero cuando las bajas a tierra y las vives, a veces te pueden generar frustración. O bien porque no lo consigues o porque si lo haces, no eres feliz”, asegura Dolera sobre la génesis de Vida perfecta.

“Las tres protagonistas de la serie se plantean si los cimientos sobre los que están paradas las hace realmente felices”, añadió Dolera en diálogo con Sábado Show.

Luego de la abrupta separación, la vida de María (interpretada por Dolera) se complica cuando queda embarazada del jardinero de la casa de su amiga Cristina (Celia Freijeiro); un joven con discapacidad intelectual. Todo por culpa de las drogas proporcionadas por su hermana Esther (Villagrán), artista plástica próxima a cumplir 40 años incapaz de vender un solo cuadro.

Para Dolera, ícono feminista en la península tras lanzar el año pasado su libro Morder la manzana. La revolución será feminista o no será, la serie producida por Movistar+ no intenta dar respuestas, sino formular preguntas en torno a las relaciones humanas y a todo lo que atañe a la sexualidad, algo que resulta liberador y catártico.

“Crecemos todos y todas con un camino dibujado de lo que supone que es la vida ideal. En la serie, las protagonistas van a intentar salirse para tomar carreteras secundarias. Se muestra lo difícil que puede resultar eso a veces. Salirse del camino hegemónico no es fácil”, añade.

Generacional. A pesar de que está protagonizada por tres mujeres y lo femenino está muy presente, Vida perfecta no es una serie de género. En todo caso, aborda con humor una problemática generacional, que abarca igualmente a hombres y mujeres.

“No se trata de una serie “solo para mujeres”, asegura la actriz Celia Freijeiro. “Vida perfecta lanza un mensaje universal sin ningún juicio de valor ni moralismo”, afirma. Ella encarna el personaje de una mujer exitosa en su carrera como abogada y madre capaz de resolverlo todo. Y, sin embargo, profundamente insatisfecha de su vida.

“Mi personaje encaja perfectamente en esa construcción social de la Super-woman”, dice Freijeiro. “Es una imagen construida desde una perspectiva masculina, una mujer que puede con todo: una carrera brillante, dinero, una linda casa, un matrimonio estable, hijos adorables y vacaciones de verano. ¡Una triunfadora! Ha cumplido punto por punto con el manual de lo que una mujer debería ser para ser feliz. Pero un día se levanta y descubre que no está bien”, señala.

“Nosotros hemos crecido con esas ideas de familia, pareja y vida perfecta. Ahora vemos que hay más caminos. Entonces tenemos una lucha interna entre los ideales y la posibilidad de tomar otras opciones”, complementa Dolera.

Las redes sociales formar parte de la vida de los personajes. Y están especialmente problematizadas en la vida de Ester (Aixa Villagrán).

“Ella es pintora. Impulsada por su entorno, el personaje entra en un periplo con las redes sociales para vender cuadros. Está obligada por una cuestión generacional a interactuar en Instagram, donde no se siente bien. Siempre ha pintado para ella y ahora se somete al juicio de las redes sociales donde hay una obsesión por gustar y acumular likes y seguidores. Ahí es cuando entra en crisis”, relata Villagrán.

Es interesante que una serie producida por una empresa de comunicaciones (Movistar) problematice el modo en que la gente se relaciona a través de las redes sociales. “Creo que las redes en algunos casos distorsionan nuestra imagen, y que recién estamos aprendiendo a manejarlas”, complementa Villagrán.

(In)perfección. En ocho capítulos de poco más de 20 minutos, las acciones de Vida perfecta se suceden una tras otra a gran ritmo y con reiterados momentos de humor.

Dolera escribió y codirigió la serie como si fuera una película. “Que la sensación al final para el espectador sea que le han contado una historia. No quería dejar escenas de “enganche” para el siguiente capítulo. Ni nada de “ya te lo contaremos en la siguiente temporada”. Al mismo tiempo, cada capítulo tiene una estructura de corto. Tiene sus actos y una temática, por lo que se puede disfrutar de manera individual”, revela.

Dolera interpreta a María, un personaje muy cómico porque asume el estereotipo de la mujer obsesionada por el control. ¿Este defecto representa la forma en cómo las mujeres asumen el camino al éxito personal?

Para la actriz barcelonesa, esta actitud tiene que ver con una herencia cultural: la búsqueda del “camino correcto”. “En el caso de María, su camino es formar la familia clásica. Para encontrar su lugar en el mundo y tener una vida estable, ella busca construir una familia clásica y heteronormativa, padre madre e hijos. Eso es lo que, según ella, le dará felicidad y estabilidad. Sin embargo, la vida no siempre es así”, señala.

El humor de Vida perfecta es 100% de personaje y de situación. No se apela al gag o chistes.

Celia Freijeiro destaca los logros de la serie. “Ha sido un viaje muy emocionante lo que vivimos con la serie. La seleccionaron en el Festival de Cannes y se llevó dos premios. Fue precioso. También nos sorprendió que el humor trasciende y que esas preguntas que nos hacemos se hacen en muchas partes. ¿Qué es lo correcto? ¿Qué es lo incorrecto? En América Latina, muchas personas se sienten identificadas por las mismas dudas sobre el camino en sus vidas”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)