ENTREVISTA

Victoria Solé: "Todos los días uno sale del clóset"

La cantan dio un giro en su carrera y desde sus canciones y sus redes se muestra comprometida con las causas feministas o inclusivas.  También muestra su vida en pareja con una chica. 

Victoria Solé
Victoria Solé

—En cierto momento tu carrera dio un vuelco hacia un arte más activista, ¿cómo fue tomar esa decisión?

—Fue durante 2019. Más que una decisión, fue algo que sucedió conmigo. Yo estaba en plena búsqueda, había algo en mí como artista y persona que no me cerraba. Un día, mientras preparaba mi examen sobre Derechos Humanos para la Facultad de Derecho, conocí la historia de Thelma Fardín. Ese día tuve la necesidad de escribir. Tenía mucha información y sentimientos que necesitaba descargar en una canción. Y eso hice. Minutos después la subí a Instagram desde el sillón de casa y recibí la energía que hizo todo cerrar perfecto. Ese día me di cuenta de que las dos cosas que más quise hacer en el mundo podían ir juntas. Aportar mi granito de arena a la sociedad y hacer música para conectar con las personas.

—Temas como Mirá como nos ponemos u Homofobia representan esa corriente, ¿cómo se gestaron?

Mirá cómo nos ponemos se gestó a partir de una empatía con las personas que sufrieron abuso por el hecho de ser mujer. Además, creo que en nuestro interior cargamos con el pasado de otras generaciones, y desde ese lugar, elijo luchar a través de la música, que es un arma pacífica, pero a la vez muy poderosa. Homofobia surgió de una forma muy particular. Un día, conté en mis historias de Instagram que estaba inspirada, y les pregunté a mis seguidores sobre qué querían que escribiera una canción. Hice versos de 15 segundos para cada palabra que me enviaron, y una de esas palabras fue “Homofobia”. Así, casi improvisando y publicando impulsivamente lo que escribía, surgió el estribillo. Sabía que era un canción que algún día iba a terminar de escribir, solo que todavía no estaba preparada. Unos meses más tarde, conocí a una mujer maravillosa y nos enamoramos. Ella tuvo que salir del closet, y la reacción de una parte fundamental de su familia fue negativa. A través de esa realidad, me sumergí en ese mundo, y terminé esta canción que hoy es mi mayor orgullo.

—¿Cómo evalúas la repercusión de esas canciones en la gente?

—Muy positiva. No solo por los mensajes que me escriben, sino también por lo que me transmiten las personas en la calle. Me siento más fiel a mí misma que nunca antes, y eso a la gente le gusta, inspira a quienes todavía no se liberaron de los prejuicios.

—¿Te has sentido víctima de “homofobia”? ¿en qué momento?

—En la escuela me encantaba jugar al fútbol, y no era de esas chicas que se interesaban por tener su grupito y jugar a las barbies. Sufrí muchísimo bullying por parte de la generación entera. Una vez, un grupo de chicas se acercó como en patota y una de ellas me preguntó si era lesbiana. Fue muy fea su forma. Ese día supe que existía la palabra “lesbiana”. Curiosamente, esa chica hoy tiene novia. Más adelante me encontré con la homofobia en las familias de algunas de mis parejas. Uno siempre busca la aceptación de la familia de quien ama, por eso no fue fácil. Pero siempre es peor la homofobia para quien lo vive desde adentro, por eso tuve que ser fuerte y sigo intentando serlo, dentro de mis posibilidades.

— ¿Cómo fue en tu caso la “salida del closet”?

—La duda surgió desde aquella pregunta en la escuela sobre si era “lesbiana”. La dejé dormir durante muchos años, y más de adolecente fui consciente. Después de cuestionármelo mucho, se lo conté a mi mejor amiga en un cumpleaños de 15. Me agarró de la mano y me dijo que estaba bien si así era. Después me fui de viaje con mi madre y le conté sobre mi duda. Me dijo que tenía su apoyo, que lo descubriera a mis tiempos, y que siempre me cuidara. A los 18 conocí a una chica que me gustó y se fueron todas mis dudas. Agradecí la certeza. A los 19 me enamoré, fui cuarto por cuarto en mi casa, contándole a mis hermanos y finalmente a mi padre. Mis hermanos me abrazaron con orgullo, mi padre me dijo que siempre me iba a aceptar. Pero todos los días sale uno del closet. Cuando me decido a salir a la calle de la mano con mi pareja o cuando hablo sin filtro con personas que acabo de conocer. La clave es tener las cosas claras, y saber qué dejar entrar y qué ignorar.

—En tus redes compartes tu actividad y parte de tu vida. ¿Cómo definirías el contacto con los seguidores? ¿te escriben pidiendo contención o consejo?

—Yo los trato como amigos, como familia. Me cuentan sobre sus miedos, y trato de contestar a cada uno con todo el amor y la contención del mundo. Intento contestarles como a mí me gustaría que me contestara alguien que yo admiro. También leo varios mensajes de personas que me cuentan que gracias a mis canciones entendieron cosas. En las redes soy cada día más fiel a mí misma, a mis impulsos, a decir lo que siento y pienso. Me muestro de la mano con mi pareja para que vean que se puede ser libre. Analizo leyes nuevas para que las opiniones sean a partir de información real y no de la opinión pública. Me interesa mucho que mi influencia en la gente sea positiva.

—En año nuevo compartiste una imagen y una poesía dedicada a tu pareja. ¿Qué te enamoró de ella?

—Con ella estamos conectadas de una manera que todavía me parece difícil de creer. Me enamora su manera de amarme y aceptarme con mis defectos y virtudes. No me pide más de lo que le puedo dar. Me hace sentir que la elijo cada día que pasa. Su sensibilidad, su empatía y su inteligencia en su trabajo son cosas que admiro profundamente. Confío en el amor que nos tenemos y la manera que elegimos para transmitirlo.

Victoria Solé
Victoria Solé y su pareja, de quien prefiere no revelar su nombre para mantener el perfil bajo. 

—Están en Punta del Este, ¿Cómo te gusta disfrutar del verano?

-Me gusta mucho Punta, pero también me gusta el campo. Me gusta ir a lugares tranquilos, conectar con la naturaleza.

—¿Tienen planes de casamiento?

—No. Siempre nuestro lema fue no proyectar. Vamos a estar juntas todo lo que dure el amor y la conexión que sentimos. Somos libres de elegirnos cada día. En lo personal, no creo en el “para siempre”, y no creo en que el amor se puede representar mediante un contrato. Pero respeto mucho a los que piensan distinto. Sí haría una fiesta. Festejaría el amor una y mil veces.

—¿Cuáles son tus próximos desafíos para tu carrera?

—Voy a lanzar Libre, una canción con un mensaje de libertad ante los prejuicios en general. Estoy planeando el videoclip, que va a ser una crítica de cuando un padre o madre proyecta la vida de su hijo y no lo deja salirse de esos cánones que construyeron. Esto es algo que veo mucho en la sociedad y realmente me preocupa; las familias que juzgan que un hijo decida estar con alguien de otra clase social, o de otra nacionalidad o un hijo que quiera ser fotógrafo en lugar de estudiar una carrera convencional. Nadie se merece la presión de vivir una vida que no es la suya.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados