EN EL PAís TV

Verónica Piñeyrúa: bendita frescura

La comunicadora y hermana del “Piñe” visitó el living de TV Show y habló de su labor en Bendita TV donde irrumpió con su frescura y naturalidad. Se defendió de las críticas de otros noteros por su abordaje al intendente de Daniel Martínez y también respondió a quienes la fustigan por “hermana de”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Verónica Piñeyrúa

Se declaró “sola” en lo sentimental y dijo que su frescura viene de familia. Imperdible nota a cargo de Jimmy Castilhos y Luciana González.

—Hace pocos días protagonizaste una polémica en la asunción de Daniel Martínez. Algunos periodistas se enojaron porque lo abordaste para hacerle una nota cuando al parecer había un acuerdo de hacerlo luego todos juntos. ¿Qué fue lo que pasó?

—En realidad yo no sabía de ese acuerdo. Nadie me dijo nada. Yo fui y le hice la nota y en el tono de nuestro programa: más en clave de humor. Si alguien se sintió mal, pido perdón. No era mi intención.

—¿Si alguien te hubiera avisado, lo habrías hecho?

—No, si alguien me decía, yo soy muy respetuosa de los códigos y de la gente que trabaja. Pero nadie me dijo nada. Yo fui para adelante y él (Martínez) empezó a hablar lo más bien. Ni los vi a los otros. Me subí a la bicicleta y me fui con él.

—¿Sos así de desenfadada en la vida real?

—Sí, así soy. Es algo familiar. Creo que soy la peor. Como dice mi padre: "vos hablás antes de pensar". Es mi manera de ser y no me interesa cambiar. Un programa serio, por ejemplo, no podría hacerlo. Me encanta lo que estoy haciendo porque voy y hablo de lo que tengo ganas y me sale natural.

—¿Hay algún tema que incomode hablar?

—De relaciones amorosas no me gusta hablar. Es que soy muy cambiante...

—¿Estás sola?

—Sí, estoy sola.

—¿Qué característica debería tener un hombre para estar a tu lado?

—Me dicen que tengo mucho complejo de Edipo, así que no sé si voy a encontrar un hombre para mí. No sé... Tiene que ser divertido, buena gente, con buenos valores, que trabaje, no sea vago. No mucho más.

—¿Cómo te cae cuando surgen comentarios de la gente de que estás en ese lugar en los medios por ser la hermana de...?

—Siempre supe que iban a decir eso. Como que unos estudian años y no tienen la oportunidad. Pero lo que yo pienso es lo siguiente: es verdad que yo entré por mi hermano. Tuve la posibilidad por él, pero después hay que demostrar. Cuando alguien tiene una empresa, por ejemplo, y surge un puesto, una vacante, llama a un amigo, a un conocido, a un pariente. Es lo más normal y nadie lo cuestiona. Ahora, si pasa en la televisión sí lo cuestionan. Yo sé que hay gente que tiene muchas condiciones y de repente no puede llegar a tener la oportunidad que yo tuve, pero tampoco es justo que yo tenga que cargar con esa culpa. También es cierto que mi hermano y mi padre para llegar a donde están la pelearon mucho. Y yo la voy a tener que remar también para crecer.

—Eres también docente de educación física, ¿te gustaría vivir solo de la TV?

—Sí. Es todo un tema. Porque este ambiente, dicen, es muy difícil. El primero que me dice eso es mi hermano: "vos tenés cuidado", "andá despacio". Él siempre está pensando en ahorrar porque es un ambiente difícil y cambiante. Pero yo soy lo contrario a él: yo me tiro al agua. No es que no me guste mi profesión: me encanta dar clases de educación física, pero es cansador. Yo trabajo todos los días, de mañana y de tarde en una escuela y en un colegio.

—Dices que no eres de mirar mucha televisión, ¿es así?

—Si, es así. Yo era de mirar antes TV. La época de Videomatch, por ejemplo, me encantaba.

—¿Y ahora te gusta Tinelli?

—No me gusta hablar mal de nadie, pero la verdad es que no me gusta el programa. Y me da rabia porque para mí Tinelli era un crack: las jodas que hacían Pachu y Pablo, Leo, las cámaras ocultas... Pero ahora es todo con las minas, que por salir en la tele hacen cualquier cosa. Eso no me va.

—¿Dirías que sos amigo de tu hermano?

—No, él es más como un padre si se quiere. Es muy cuida en el buen sentido. Te llama para darte consejo. Mi padre es mucho más liberal que mi hermano. Divino, trata de cuidarme.

—¿Cuál es el secreto de los Piñeyrúa?

—El secreto es que somos muy naturales. Nos criaron muy libres... Estábamos vestidos todo el día cómodos. Así salimos. los dos andábamos con el pelo largo, todo suelto. Siempre libres de cabeza también. Mirate vos y no mires a los demás. Lo importante es lo haces tú y no lo que hacen los demás.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error