ENTREVISTA

Valeria Gau; la artista que sueña alto

Llegó a la música casi que por accidente y desde entonces se ha convertido en una de las cantantes de cumbia más esperadas.

Valeria Gau. Foto: Difusión
Valeria Gau. 

Este año se cumplen cinco años desde que Valeria Gau logró vencer su timidéz y se animó a lanzar su primera canción: “Solo quiero bailar”, que rápidamente se convirtió en una sensación en la música uruguaya. Nacida en octubre de 1992, desde que lanzó su primera canción no ha parado de hacer canciones y colaboraciones con varios artistas como Marcos Da Costa, Pal bailador, Rayan B o Miway que siempre suenan en las radios. 

Como ha sucedido con otros artistas de la llamada “cumbia pop”, las redes sociales con su impacto masivo e inmediato, fueron importantes para que lograra alcanzar la fama, aunque para Valeria Gau eso de ser cantante parecía un sueño imposible y bastante lejano. Su carrera comenzó con un video en Facebook que se hizo viral, y de allí no se detuvo. Igualmente ella tuvo que vencer su timidéz y ganar impulso para covertirse en una de las voces más conocidas de la cumbia uruguaya, y en una de las voces que hacen bailar a miles de personas cada fin de semana, ya sea en Montevideo, el interior y también fuera de nuestras fronteras.

De la mano de la productora Nes, Gau empezó a construir un repertorio que ya cuenta con más de 15 sencillos que suman varios millones de reproduccione en Youtube.

—¿Cómo empezaste el año?

—Arrancamos bien el año, voy a tener un hermanito así que voy a ser la hermana vieja (risas). Ya le pasaré todos los piques.

—Hace poco lanzaste una colaboración con Marka Akme, pero también tenés canciones que vienen sonando desde hace tiempo en la radio. ¿Cómo fue lograr posicionarte durante tantos años?

—Nunca me imaginé que los temas iban a seguir funcionando porque la música sube y baja. Podría haber quedado olvidada, pero por ahora viene todo bárbaro. Hace poco saqué el tema con Marka Akme que está muy bueno, lo hicimos en La Rinconada en Piriápolis.

—¿Cómo se logran hacer esas alianzas colaborativas?

—Es gracias al productor que viene y me dice ¿“te puedo pasar un tema con Marka Akme”?; si, sin problemas. Ya tengo colaboraciones en plena que me ayudaron a cambiar un poco, y ahora se viene otro tema que no se puede decir todavía con quién.

—¿Cuándo descansás?

—Justo ahora me voy de vacaciones y cuando vuelva retomaré para ver qué me depara el 2020.

—De aquella chica que cantaba de noche en 18 de Julio a hoy, ¿cómo ha sido tu evolución?

—Cambió totalmente. Imaginate que sacar el primer tema, que grabamos en 18 de julio. El otro día me llegó un mensaje de una chica que me decía: “qué feo que dijiste que fue feo hacerlo acá” (como dice en el video), pero no fue por el lugar, sino que no se usar tacos altos, soy un desastre, y estaba en medio de 18 de julio y pasaban autos y ómnibus, y tenía que salir corriendo, entonces como no se caminar imaginate correr, era de lo peor. Y quedó esa frase en el video, pero no por el lugar, sino porque pasaban autos al lado mio y yo no sé caminar con tacos; y tenía que irme volando a la vereda cuando pasaban los autos. Imaginate qué momento. No me torcí una pierna porque Dios no quiso. Me podía haber caído y perdido un diente, se me terminaba la carrera ahí nomás (risas), haciendo el primer video.

—¿Cómo fue ese inicio?

—Arranqué como en broma, porque era vendedora en un shopping. Y si bien siempre me gustó cantar, nunca me había animado porque soy muy vergonzosa.

—¿Quién te dio la fuerza para que te lanzaras como cantante?

—Fue mi tía que me dijo: “Vale, me parece que está bueno que arranques y hagas algo”. Y como yo trabajaba en un shopping, pasar a hacer música fue un cambio muy grande.

—¿Y cuándo fue que perdiste la timidez?

—Todavía sigo igual (risas). Tuve una entrevista en la televisión y sentía que las cámaras se me venían encima, “sáquenme de acá rápido” le decía a los de la producción. Que sea una nota cortita y nos vamos por favor, les pedía, porque las cámaras me hacen poner muy nerviosa. Igual que cuando tengo que hacer un videoclip. Embromaba al director diciéndole: dalé, grabá ahora que me estoy riendo. Sí, las paso terrible. Uno mira el video y parece que todo fue bárbaro, pero sucede que ustedes no ven lo que pasa atrás de todo eso;:el frío, que me ponga un shorcito y una remerita corta, yo lo sufro.

—Y justo te movés en un género en el que tenés que tener una seguridad, o al menos parecerlo, ante las cámaras.

—Sí, o te dicen: “movete un poco”, “bailá un poco”, y yo les digo: qué querés que haga si no sé bailar. Porque si me ponés una plena bailo un poquito, si me ponés cumbia no sé qué movimiento hacer. Muevo el pelo nomás, es lo único que se mueve.

—¿A dónde te vas a ir de vacaciones?

—Me voy a Rio de Janeiro unos días, y estuve tomando cama solar para no llegar tan pálida, porque estaba blanquita. Y me quise achicharrar, me metí en una cama solar y no aguanté más de 16 minutos, y encima salí roja. Me ardía todo, no sabés lo que era. Porque encima te da la luz en todos lados y no me podía poner un jean porque me ardía todo. Lo mismo me pasaba con las remeras, y hasta cuando fruncís el seño, todo lo que hacía, me daba ardor. Pero agarré un poquito de color al menos.

—Una de las metas para este año podrían ser tomar clases de baile.

—Sí, voy a ver si este año me dedico un poco a la bailanta, a ver si aprendo un poco. Aunque sea un par de clases. Ya le dije a Emir Abdul Gani que me enseñe un poco a mover las caderas por lo menos. Porque cada vez que me subo al escenario soy como una percha, no me muevo nada. A veces lo que se mueve es el micrófono, imaginate.

—Lo importante es reconocer lo que uno puede mejorar.

—Si, obvio. Emir ya lo sabe, los otros días me mandó un mensaje y me decía que nos tomábamos unos mates. No, mate no, enseñame a bailar que no sé.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)