NOTA DE TAPA

Valentina Barrios, la uruguaya ex de Gastón Pauls, se reencuentra con el amor: "Nunca estuve tan enamorada"

La modelo y conductora de Mejor con música (Canal 10) disfruta del verano en José Ignacio, desde donde habla de su historia de amor con Asdrúbal. 

Valentina Barrios
Valentina Barrios. Fotos: Diego Ituño

—¿Por qué brindaste al comenzar el 2020?

—Soy de agradecer bastante. Valoro estar sana y las oportunidades laborales que tuve. Me gusta la estabilidad que alcancé el último tiempo. Hace varios años que estoy con el programa y como imagen de una financiera. También quisiera sumar desafíos nuevos este año. Y brindé por el amor, que me tiene muy contenta. Ojalá que la pareja siga creciendo.

—Llevás cuatro años al frente de Mejor con Música (Canal 10), que continúa este año. ¿Te sentís identificada con el contenido?, ¿escuchás en tu casa la música que suena en el programa?

—Me gusta todo tipo de música: en español, en inglés, la de antes, la que está de moda. Soy amplia en ese sentido. Y me gusta estar acompañada siempre con algo de música.

—¿Tenés participación en la selección de las canciones?

—Me gustaría, pero no. Heber Villar es el dueño del programa y el que elige los temas. Él sabe muchísimo y tiene ese olfato para lo que el público quiere escuchar. Puede pasar que yo escuche un tema y piense “qué bueno para el programa”, pero uno tiene que saber que no importa lo que le guste a uno, sino lo que le gusta a la gente que mira el programa. Por eso es principalmente música de antes en español. Mantenemos la audiencia desde hace cuatro años con el mismo estilo de música. La gente lo sigue eligiendo.

—En 2019 protagonizaste la comedia Copadas, que tuvo mucha repercusión a partir del beso que le dabas en escena a Andy Vila. ¿Cómo recordás esa situación?

—Con Andy lo tomamos de una forma muy natural. Fue más fácil que con un hombre. Con un actor puede pasar que una se pregunte “hoy me dio el beso más fuerte, ¿no se estará confundiendo?”. En este caso las dos estábamos de acuerdo en que tenía que ser un beso fuerte porque la sala del Movie es grande y en las últimas filas se percibe apenas el 10%. En la escena era yo la que la besaba a ella, y ella se dejaba besar. Un día se tomó muy en serio lo de “partirme la boca” y me lastimó todo el labio. Terminé sangrando y me tuve que aguantar el dolor durante el resto de la función. Tenía el labio hinchado y con sangre del lado de adentro. ¡Sentía el gusto a sangre y tenía que seguir actuando!

—Decías que este año te gustaría avanzar en tu relación con tu pareja Asdrúbal, ¿a qué te referías?

—El otro día cumplimos dos años y decíamos que nos sentimos igual que el primer día, nunca bajamos la intensidad: nos extrañamos todo el tiempo, necesitamos al otro, hay más química y piel. Para este año nos seguimos proyectando y puede haber alguna formalidad… Yo nunca estuve tan enamorada.

—¿Te propuso matrimonio?

—Hay conversaciones. En mi cumpleaños me regaló un anillo de compromiso con una carta que decía que quería estar conmigo para toda la vida. El anillo simboliza las ganas de casarnos que tenemos los dos, pero todavía no se habló de fechas. Para mí el casamiento y festejar con amigos une mucho a la pareja. Y eso que yo nunca fui de querer casarme. Estuve cinco años con otra pareja y nunca me interesó el casamiento. Siento que si ahora me entusiasma la idea, por algo es. Él es elegido (risas).

Valentina Barrios
Valentina Barrios. Fotos: Diego Ituño

—¿Tu pareja anterior, el actor argentino Gastón Pauls, llegó a hacerte una propuesta de matrimonio?

—Sí, dos veces. Se arrodilló y me pidió casamiento en el medio de un recital. Yo me reía porque lo que hizo fue impulsivo, no era real. Estábamos hablando del casamiento y de repente dijo “¿sabés qué?, ¡lo voy a hacer ahora!”. Yo le decía que no tenía sentido lo que hacía. Era más como un juego. Después lo volvió a hacer otro día, y me dijo “mirá que la tercera va a ser la última”. Nunca hubo tercera…

—Trascendió en los últimos meses que Gastón adhiere al terraplanismo, es decir que piensa que el planeta Tierra es plano, ¿te lo comentó alguna vez?

—Sí, me había hablado de eso. Ahora todo el mundo me dice “Vale, ¿vos sabías que Gastón piensa que la Tierra es plana?”. Él tiene su lógica, no es que está loco y divaga. Él lee muchas corrientes sobre eso. Es muy antisistema. Piensa que nos hacen creer cosas para que cada uno sea una ovejita que sigue el rebaño. Es un rebelde con todo. Los hijos no están vacunados y no van al colegio, sino que tienen educación en su casa. Lo del terraplanismo es parte de su pensamiento general.

—¿Cómo te amoldabas vos a ese estilo de vida?

—En cierto punto me ayudó a abrir la cabeza. Me di cuenta de que había cosas que yo no me cuestionaba para nada. Por ejemplo, yo antes comía carne por un tema cultural. Lo hacía porque a cada lugar que uno sale a comer sirven carne. Con Gastón conocí el mundo del veganismo y ahora soy vegetariana. Él está en un extremo, pero me sirvió para preguntarme un montón de cosas y salirme de la norma cuando quiero. Hay gente muy cuadrada, y el tiempo que estuve con él llevó a desacartonarme.

—¿Cómo fue el proceso para convertirte en vegetariana?

—En un rodaje en el medio del campo, me quedé sola en medio de un grupo de vacas. Me quedé mirándolas un rato porque no tenía nada más para hacer. Tuve una conexión: las miré a los ojos y me di cuenta del miedo que me tenían por ser un ser humano. Se notaba que están acostumbradas a que las maltratemos. Me acercaba un milímtero y ellas se alejaban, no querían saber de nada. Me impresionó el miedo que nos tenían y me puse a llorar. Me di cuenta de que yo no soy más que ellas. A partir de ahí nunca más comí carne.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)