Sacudió la península

Tsunami Xipolitakis

Vicky Xipolitakis pasó por Punta del Este y revolucionó el balneario más top. Su imagen subida a un patrullero recorrió los medios y la vedette asegura que la policía uruguaya la rescató de un grupo de fans. Divertida y polémica, la mediática dialogó con Sábado Show.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Vicky Xipolitakis

El ascensor se abre y se roba todas las miradas en el lobby del lujoso hotel. Dentro hay una mujer despampanante que se convierte en un imán de jóvenes hambrientos de “selfies” (autofotos), y éstos se atropellan con tal de saludarla primero. Vicky Xipolitakis es la visita más sensual y pintoresca que recibió Punta del Este en 2015. “Pensé que en Uruguay no me conocía nadie, pero llegué y se armó revolución”, se sorprende. La mediática habla sobre la polémica que generó en el Este al mostrarse en un patrullero que “la rescató” de un enardecido grupo de fans. Además, arremete contra su flamante archienemigo, Aníbal Pachano: “no trabajo para cachivaches”. El tsunami Xipolitakis sacude la península y se explaya en Sábado Show. “Me enamoré de Punta del Este, no me quiero ir”, sostiene.

—¿Cómo te sentiste en Punta del Este?

—Me enamoré de Punta del Este, ¡es único! La gente tiene buena onda, y me siento amiga de todo el mundo. Es lo más.

—¿Conocías Uruguay?

—No, nunca había venido. Pensé que era un país en el que nadie me conocía, pero llegué y se armó revolución. Me cuentan que vienen muchos famosos pero nadie les pide fotos, mientras que a mí apenas piso un lugar empieza a acercarse todo el mundo.

—Hubo polémica en torno a una foto que publicaste subida a un patrullero en Punta del Este. ¿Cómo se dio esa situación?

—Me pasó en la calle: era tarde y estaban todos divertidos tomando algo. La gente gritaba "Vicky, Vicky" y se ponía a llorar. Pero por suerte se acercaron unos policías para rescatarme, y me llevaron a un patrullero que me regresó a Conrad, donde estoy parando. Eran divinos: me contaban chistes, sacaban fotos y hasta me chamullaban. Hubo uno que me pidió un autógrafo y me explicó que la esposa no se iba a enojar porque es "muy gauchita".

—¿Cómo hace un hombre para conquistar a Vicky Xipolitakis en sus vacaciones?

—Lo principal es que me hagan reír. Si lo logran yo abro las puertas de mi corazón. Eso suma mucho porque yo soy una persona divertida. En Uruguay hay un conductor que siempre pedía que le mandara saludos, se llama Rufo (Martínez). Le mandé mil besos y lo quiero conocer personalmente. ¿Está bueno? Me encantaría ponerme de novia con un uruguayo para venir seguido a Punta del Este (risas).

—Te hiciste conocida hace 10 años junto a tu hermana como una divertida y sensual dupla mediática, pero te reinventaste hace poco tiempo como una bomba sexual con una imagen completamente distinta. ¿Qué fue lo decisivo para hacer ese giro?

—Separarme de mi hermana. Antes estábamos las dos juntas para todos lados y ahora cada una se abrió su camino. Ella tiene un perfil más bajo, no muestra el cuerpo y no le gustan los escándalos, y yo soy todo lo contrario: soy mediática y me divierte mostrar.

—¿Cuántas cirugías tenés?

—Yo era muy flaquita y tenía el sueño de ser vedette, pero con el cuerpo de palo que tenía no podía hacer nada. Hice una dieta proteica y me agrandé mucho, entonces me tuve que poner lolas. Además, quedé muy cuadrada de la cintura, entonces me hice una lipoescultura en la panza. En la cara mi cambio fuerte fue teñirme de rubio, cambiar el maquillaje, hacerme carillas que dejan los dientes blancos, y de vez en cuando ponerme botox, que me encanta. Todos dicen que soy joven para eso pero es un toquecito para darle un "refresh" a la piel. Lo que a uno le molesta hay que sacarlo, la vida es una sola y hay que ser feliz.

—En el último año has mostrado tener una relación casi de madre e hija con Moria Casán. ¿Cómo se consolidó un vínculo tan fuerte?

—Moria es mi manager, pero ya es como mi familia. La amo y es lo mejor que me pasó en este ambiente. Cuando empezamos a trabajar juntas, me enamoró. Yo soy un blanco fácil porque soy muy mediática y muchos me atacan porque saben que van a tener rebote. Eso lo sufrí muchas veces, y Moria me enseñó a plantarme firme, segura y seguir para adelante.

—¿Cómo viviste su cruce con Aníbal Pachano en Showmatch cuando te defendió por tu desvinculación de su obra?

—Es la uno, me defendió porque además de su amiga soy un producto suyo. En esa obra se manejaron mal las cosas. Yo no estoy para trabajar con cachivaches.

—Estuviste unos días en Carlos Paz. ¿Supiste cómo le va al espectáculo de Pachano sin tu participación en esta temporada?

—Le va mal. Me nombran para que les vaya un poquito mejor. Yo fui a ver Priscilla, la obra de Moria, que la rompe en Carlos Paz.

—¿Extrañás hacer temporada?

—Pensé que iba a extrañar, pero al final no porque estoy a full. Tuve la oportunidad de hacer otras cosas que antes no podía, como venir a Punta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)