MIRADAS

Susana Giménez, una diva terrenal

Si bien Susana Giménez trata de cumplir con todos los mandamientos que impone el código de una diva, la realidad es que cada vez que decide aceptar alguna entrevista periodística, ella se reinventa y deja en claro que si bien es una estrella indiscutida, también es una mujer común de carne y hueso a la que pasan cosas cotidianas.

POR LUIS VENTURA

No es habitual que una diva del glamour y de los mayúsculos brillos artísticos como Susana detengan su mirada y su atención en el factor social de la gente. Ese compromiso tiene otro peso y otra densidad cuando ella habla. Porque las necesidades, angustias y tristezas de personas comunes no suelen estar cerca ni ser atendidas por esos dioses inalcanzables del Olimpo. Ellos son de porcelana y no se oxidan ni resquebrajan. Pero Susana no deja de humanizar todo el tiempo a esas deidades

Y en este caso, Susana encontró los tiempos, las ganas y las respuestas para asumir lo poco que percibe el jubilado de estas regiones que cobra haberes mensuales equivalentes a los que la diva gasta simplemente en medicamentos. También habló de las postergaciones de la gente y lo alejada que está de su rota amistad con Diego Maradona de quien sentencia que todos saben que su caso no tiene retorno, en clara referencia a su historia con las drogas.

Las palabras de la diva no solo retumbaron en la intimidad del poder gobernante de turno sino que también salieron al mundo que hizo rebotar la sensibilidad de la estrella humanizada con la gente común y la pobreza. Lo que se llama una diva de carne y hueso, y para nada de porcelana.

Esta Susana es la misma que le dijo que no a una entrevista con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner para no ir contra sus principios, le reboleó un cenicero por la cabeza a su ex marido ó se convirtió en la mejor medición televisiva del fin de semana pasado cambiándole el pañal sucio a su flamante ahijado, Mirko, el hijo de Marley que volvió a su patria después de marcar un nuevo antecedente en esta novedosa forma de intentar la paternidad.

Es cierto aquello que Susana Giménez es una especie de mujer maravilla de estos tiempos, pero esa glamorosa diva es la misma persona que sabe cuándo debe ponerse el overol de gente común y no deja de demostrar que es una diva de carne y hueso que no nos queda tan lejos a los que formamos parte de este pueblo y de las cosas terrenales que marcan tu vida y la mía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)