ENTREVISTA

Suelí Valdéz: "Quienes me discriminaron, me dieron fuerza para seguir adelante"

La nueva vedette de Tronar de tambores se muestra como nunca. De personalidad atrevida y avasallante, define sus sentimientos a la hora de bailar candombe: “Piso la calle y rompo todo”.

Sueli Valdés. Foto: Daniel Ayala
Sueli Valdés. Foto: Daniel Ayala

Se llama Suelí debido a un personaje de la telenovela brasileña Agua viva, que su madre seguía en la década del 80. Tiene 33 años, es madre de dos hijos (de 6 y 9 años) y lleva el candombe en la sangre. Luego de varias salidas con diferentes comparsas en los 2000, ahora regresó para dejar boquiabierto al público carnavalero. El año pasado fue revelación y ahora Suelí Valdéz ya abrochó su participación como vedette en Tronar de tambores para el Carnaval 2019. Peluquera y separada de los padres de sus hijos, es jefa de hogar y de su destino. Reconoce que ha sido discriminada por el color de piel pero añade que tales circunstancias le dieron fuerza para continuar. 

—¿Cómo se dieron tus inicios en el carnaval?

—Hace más 15 años salí como bailarina en Tronar de tambores. Luego por temas de tiempo y de que fui mamá, lo dejé hasta que me reenganché. Salí en Nigeria y en otras comparsas. El año pasado me convocaron de una agrupación de Las Piedras como vedette. Fue el boom: mucha gente de carnaval me conocía porque soy peinadora y ha trabajado para muchas comparsas. Para el próximo carnaval me convocó Kanela y de nuevo estaré en Tronar de tambores pero como vedette. Ya estamos ensayando y estoy muy feliz. Me encanta ser vedette porque requiere de mayor porte, atrevimiento y magia y creo que tengo todos esos ingredientes.  

—También has tenido participación en campañas como modelo...

—Sí, es un perfil que me encanta. Las fotos y los comerciales me gustan mucho. Trabajé para varias agencias, pero lo que veo malo es que demoran mucho en pagarte. Entiendo que las esperas son muy largas, pero trato de tomar los trabajos en los que el pago sea al mes como mucho.

—¿Te has sentido discriminada en algún momento por tu color de piel?

—Sí. Me ha pasado en las peluquerías en las que he trabajado. Por eso desde hace años decidí trabajar por mi cuenta a través de una unipersonal. Tuve malas experiencias en algunos salones porque venían clientas que pedían no atenderse conmigo por ser negra. Aunque la dueña les decía que hacía el mismo trabajo, ellas preferían a la peluquera blanca.

Suelí Valdéz
Suelí Valdéz. Fotos: Daniel Ayala. 

—¿Te afectaron esas situaciones?

—No. En realidad, me da fuerzas para seguir luchando por lo que quiero, dentro de la danza, del modelaje o lo que sea. Trato de pensar que cuando se da una discriminación, no es un problema mío, sino de la otra persona. El otro es quien tiene que replantearse las cosas. Yo sigo de largo.  

—¿Cómo definirías tu estilo para la danza de candombe?

—Mi referente siempre fue Marisol Lemos. Ella me vio una vez y me dijo que tenía todo para ser una gran vedette. Su consejo fue meter toda la garra y aprender. Disfruto del carnaval y cuando me paro en la calle, rompo todo.

—¿Qué importancia tiene el traje? ¿Te gusta más o menos provocativa?

—Soy de las que pienso que para impactar no hay necesidad de estar en bolas. Con el traje se necesita ser elegante, tener porte de vedette y bailar con todo. La gente lo que quiere ver a es una negra gozándose. El hombre, como bien bandido, también quiere ver buenas curvas. Y yo las tengo. Me cuido mucho en el gimnasio, adonde voy todas las mañanas sin falta. Este año, Kanela me quiere destapar como nunca.

—¿Es competitivo el mundo de las vedettes?

—No. Depende de la personalidad de cada una. Si sos una persona problemática, vas a llegar al ensayo y tarde temprano vas a tener un problema. En mi caso, siempre llego con actitud positiva y me llevó bien con todo el mundo.

—Hablabas de tu cuidado en gimnasio, ¿todo es natural o tenés cirugías?

—Solo las lolas. Porque amamanté mucho y tuve que reacomodar la delantera. Lo demás es todo mío.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)