SEBASTIÁN GONZÁLEZ

Hacer stand up en tiempos de selfies

Es guionista, productor y movilero en Desayunos informales y acaba de ser el maestro de ceremonia de Lucas Sugo en el Teatro de Verano. Pero antes fue “el pavote de la clase”, trabajó en publicidad con la intención de ganar un sueldo por hacer reír y golpeó varias puertas.

BELÉN FOURMENT - FOTO: ARIEL COLMEGNA

Por caradura y perseverante, Sebastián González terminó colándose en los medios y convirtiéndose en una figura del stand up local que logró el éxito con el grupo Estos, que el 4 de noviembre se despide de En línea, un espectáculo sobre la relación con el celular, en la sala grande del Teatro Movie.

El fin de semana pasado hizo reír en dos funciones repartidas a más de 8.000 personas. Sebastián González se subió por primera vez al escenario del Teatro de Verano para oficiar de maestro de ceremonias en los conciertos de Lucas Sugo, presentó una rutina de comedia usando latiguillos y versos del cantante de música tropical y forzando su voz al máximo, como suele hacer cada vez que tiene que encarnar un monólogo, no precisó más de 15 minutos para conquistar al público.

"Una de las noches más lindas que viví gracias al stand up. La sensación de hacer reír a 5.000 personas es mágica", escribió en sus redes sociales después de la función del sábado. Eso vino acompañado de un video donde se lo veía espiando el show desde un costado, cantando algunos de los estribillos, improvisando pasos de baile con Mario Carrero o siguiendo la coreografía de los bailarines al ritmo de "Cinco minutos" como si tuviera toda la experiencia del mundo.

Pero la historia de Sebastián González, salvo por este fin de semana, no tiene mucho que ver con el baile, la música tropical o los escenarios de grandes dimensiones. Su historia viene por otro lado: por las bromas en la escuela, los trabajos como publicistas, por no tener vergüenza y por pensar que no era imposible trabajar de hacer reír a la gente. Se hizo un lugar en los medios hace rato y desde 2014 es parte del grupo de stand up Estos, que tras cerrar una temporada exitosa con doble función semanal desde marzo a octubre en el Teatro Movie, ahora apuesta a llenar allí mismo la sala grande.

El viernes 4 de noviembre a las 21.30 será la función despedida del espectáculo En línea, en el que González, Germán Medina, Pablo Oyhenart y Pablo Magno habla, desde distintos puntos de vista, sobre el celular, la tecnología y el comportamiento humano. Las entradas ya están en venta en boleterías o en el sitio web del Movie.

Estos.

González, Medina, Oyhenart y Magno se conocían del circuito de bares montevideanos donde cada uno por su cuenta hacía stand up, y charla va, charla viene, se dieron cuenta que no había ninguna propuesta grupal de stand up de "no-famosos" en escena. Charla va y charla viene también, asado mediante, fueron creando una obra después de darse cuenta que cada uno tenía un lado femenino bien definido: a uno le gusta la ropa jugada, a otro la cocina gourmet, a otro tomar el té y otro se reconoce como "sensible".

Eso se convirtió en un espectáculo que desembarcó en la sala pequeña del Teatro Metro a fines de 2014, y que se quedó todo 2015 agotando entradas función tras función, hasta cerrar con casi mil personas en la sala grande. Era normal pasar por la esquina de San José y Zelmar Michelini y ver una pequeña cola esperando para divertirse a costa de cuatro monólogos bien distintos.

A una de esas funciones de entradas agotadas fueron a verlos desde el Movie, y los terminaron convocando para sumarse a su programación. Ahí estuvieron hasta hace un par de semanas En línea, con una propuesta interactiva en la que los espectadores son invitados en una primera instancia a jugar a partir de un grupo de Whatsapp. Después, con el hielo roto y un trencito que incluye cumbia y cotillón, el show sigue con los monólogos: hablan de los emojis, la pornografía, la interacción con la madre en el mundo virtual y de algunos personajes significativos.

"Arrancamos en abril, a la tercera función seguíamos agotando y nos propusieron hacer doble función. A nosotros nos pareció apresurado pero hicimos caso y fue increíble: estuvimos viernes y sábado hasta mediados de octubre, cuando cortamos porque ya teníamos en la cabeza despedir el espectáculo en la sala grande", explica González. "Y si bien ese show va a ser bastante parecido a lo del año, va a tener material nuevo y sorpresas".

—¿Ahora que se habla del humor políticamente correcto, ustedes tienen algún filtro?

—No, cada uno puede decir lo que quiera. Vos tanteás, si yo veo que alguien hizo un chiste de humor negro y no funciona, ya sé por dónde ir. Hablamos de sexo pero nada grotesco, hablamos de los videos prohibidos, hay chistes de política pero durante todo el año no hubo ningún chiste que molestara. La gente está predispuesta.

Hacer reír.

Para pensar en cómo llegó al stand up, Sebastián González retrocede en el tiempo. "Yo siempre fui el pavote de la clase y me sacrificaba: si tenía una travesura que iba a causar risa la hacía, aunque después la maestra me llevara a la dirección", dice. En el liceo la historia fue la misma y cuando tuvo que encontrar a las apuradas una vocación en la que formarse decidió, fascinado por los spots de una marca argentina de cerveza, estudiar publicidad.

Y estudió, ganó un concurso, consiguió una pasantía como redactor en una agencia de publicidad y se quedó cuatro años. Pero cuando llevaba dos años escribiendo para campañas publicitarias se enteró de un curso de stand up, se lo pagó con sus ahorros y cuando a fin de año cerró la muestra del grupo con una rutina de cinco minutos, terminó de convencer a su familia de que lo suyo era eso. "Mi primera rutina era sobre casamientos, y algunos chistes los hago hasta hoy", admite.

Con el curso terminado y la familia de su lado, González empezó a golpear puertas y llegó a la de Diego Sorondo, quien estaba impulsando la carrera de Maximiliano De la Cruz y lo escuchó, le invitó un café y le dijo: "vení mañana y mostrame qué hacés". "Así que fui al Tabaré y estaban Maxi, Sorondo, el dueño del bar y la productora y me dijeron: dale flaquito, mostrá lo que hacés". Con esa prueba consiguió trabajar como telonero en el ciclo de conmedia que protagonizaban De la Cruz, Diego Delgrossi o Manuela Da Silveira, para los que sólo tiene palabras de agradecimiento. "Cero ego, siempre fueron muy generosos", asegura.

Pero claro, de hacer stand up en un boliche a pasar a la otra mañana a escribir avisos para una marca de jabón en polvo había una gran diferencia y se fue desmotivando, hasta que por ajuste de presupuesto fue despedido. Y ahí se le ocurrió otra gran idea: conseguir trabajo en la televisión.

En pantalla.

Mientras se iba gastando el dinero del seguro de paro y gracias a un video que hizo y se volvió viral, a González le ofrecieron trabajo agencias publicitarias de todos lados, "desde España a Colombia", pero no se fue por "familiero". Entró a una agencia local, pero mientras tanto había estado haciendo un trabajo fino con Bendita TV: en el programa hacían un chiste, él pensaba un guión y se lo mandaba al guionista, que siempre le decía que gracias pero no, que no había vacantes. Hasta que un día lo convocaron y se quedó dos años, escribiéndoles a Jorge Piñeyrúa y Claudia Fernández y también para Yo y tres más.

"Después de un año ya estaba todo bien con escribir, pero yo quería estar frente a cámara", cuenta, y por eso se fue a un casting a Desayunos informales. Al final le ofrecieron un trabajo para escribir solamente, y él aceptó con la condición de darle vida al Mono Pereira, un personaje ya clásico del matutino de La Tele. "Y se me fue de las manos el mono, la gente lo ama y para el Día del Niño algunos locales lo vendían a casi cien dólares", comenta.

El tiempo quiso que Martina Graf se fuera a probar suerte a México y la vacante de movilero le quedara servida en bandeja. "Yo sabía que teniendo más visibilidad iba a tener más oportunidades laborales, y a la prueba está. Vos le preguntás al señor de la esquina y no sabe el nombre de un guionista uruguayo. Es más, no tiene idea de que existen guionistas en la televisión uruguaya, piensan que es cosa de Estados Unidos o Argentina. Pero ahora de a poquito estoy avanzando: sigo como productor y guionista, escribo espalda con espalda con Marcel, hago móviles y estoy con el mono. Estoy a full, pero como te dije: sarna con gusto no pica".

Una obra se despide.

En línea es el espectáculo que Estos estuvo presentando entre marzo y octubre en el Teatro Movie, y que el 4 de noviembre se despedirá en la sala grande de ese mismo lugar. Es un show de stand up en el que hay mucha interacción con el público y en el que cada comediante presenta un monólogo sobre distintos aspectos del vínculo del ser humano con el celular, aunque siempre se cuelan temas de actualidad y de otros ámbitos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)