ENTREVISTA

Sergio Silvestri: "Me afectó más la ida de Raúl Ponce de León que la de Nacho Álvarez de Sarandí"

El periodista y gerente de programación de la AM 690 celebra 35 años en los medios en un buen momento de la emisora, luego de que las mediciones confirmaran su liderazgo en varios horarios.

Sergio Silvestri
Sergio Silvestri. Foto: Francisco Flores.

—¿Qué primer análisis hacés de la nueva medición de audiencia?

—Es positivo. Luego de la pandemia se hizo una medición y los resultados son interesantes de ver porque hubo muchos cambios en este tiempo. En Sarandí en particular, se fueron conductores que estaban de mucho tiempo y tuvimos que pensar en equipo y rearmar. Pero más allá de los cambios, nosotros somos fieles a los formatos. En 2009 los cambiamos e hicimos ajustes pero desde entonces, todos nuestros programas conservan básicamente su mismo formato.

—¿O sea que se mantienen los formatos más allá de que cambien los conductores?

—Sí, pasa por ahí nuestra gestión. Y de algún modo las mediciones reafirman que con ese camino vamos bien orientados. Nos va bien en muchos horarios, liderando en la primera mañana y peleando después.

—Los cambios más importantes fueron la salida de Raúl Ponce de León de Informativo Sarandí y de Ignacio Álvarez de Las cosas en su sitio. ¿Cómo pensaron el después en cada caso?

—En el primer caso, apostamos por formar un equipo muy sólido con Aldo Silva, Gabriel Pereyra y Valeria Superchi y en cuanto a Las cosas en su sitio, consideramos que lo mejor era apostar por una dupla, como la de Iliana Da Silva y Juan Miguel Carzolio. Los resultados demostraron que la gente sigue fiel a los programas y mantenemos muy buenos niveles de audiencia.

—El nivel de audiencia actual de Las cosas en su sitio, sin embargo, es levemente inferior al que tenía con Ignacio Álvarez.

—Nuestro análisis es muy positivo. El programa se mantiene como el segundo periodístico más escuchado en su horario. Obviamente, al irse el líder del programa y salir luego en otra emisora en el mismo horario, era evidente que algún costo íbamos a tener. Pero a nuestro juicio ganamos otro tipo de audiencia y “Las cosas” está en pleno crecimiento. Hubo otros cambios, como la integración de Germán Medina y de Diego de la Escucha. La incorporación de una voz femenina, como la de Iliana Da Silva, también fue una apuesta de la que estamos muy satisfechos. Pero lo más importante y los números lo reflejan es que prevalecieron los equipos, los equipos defendiendo el formato. Puedo decir mismo del “Informativo” como de las “Las cosas”.

—¿Otra de las claves pasa por la marca?

—La marca ayuda porque es muy potente pero hay que alimentarla. Cuando yo llegué a Radio Sarandí, en 2009, estaba mal de rating. Pasó también con El Espectador, otra marca fuerte pero que pasó por períodos muy malos de audiencia. Más allá de la marca, hay que dar contenido y credibilidad. En eso, reitero, más allá de las figuras, lo importante son los equipos.

—El fin de semana del 12 de julio de 2020 de forma sorpresiva se desencadenó la salida de Nacho Álvarez después de 20 años, ¿cómo lo viviste?

—En los medios todo tiene su ciclo, con un comienzo, un desarrollo y un final. Yo creo que el ciclo de Las cosas con un formato de un conductor único estaba llegando a un final. Lo veía venir. Claro que fue un sacudón pero en lo personal no vi el después como una cosa imposible. De hecho, ya tenía en mente el post Nacho.

—¿Qué tenías en mente?

—Lo que hicimos, que fue mantener el formato porque era exitoso y el nombre que es de la radio. Lo que teníamos que apostar era a un funcionamiento mejor del equipo, no solamente el conductor.

—¿No funcionaba bien el equipo con Nacho?

—Me parece que necesitaba la entrada de nuevos jugadores a la cancha, con un juego más colectivo. A mí me gusta cuando estoy preparando el Informativo en la mañana que el productor, el humorista y los conductores estén todos en una misma sala produciendo el programa. Eso no pasaba. Lo que no implica que yo cuestione el éxito y las formas de Nacho durante tantos años. Lo que digo es que este equipo actual, con Iliana Da Silva y Juan Miguel Carzolio, logra también resultados.

—¿Tenías fe desde el principio?

—Dudas hay siempre pero la confianza la tenía y sabía que trabajando el equipo funcionaría y está para más. Un año en al radio es muy poco tiempo.

—¿Innovaron también con el “pase” de Informativo Sarandí a Las cosas en su sitio?

—Sí. Es otra de las cosas que no habíamos podido hacer anteriormente. Estoy muy contento con el pase, donde surgen cosas muy interesantes en la interacción de los dos equipos. Se trata de cinco periodistas que son referentes, no solo en la radio. La consigna es intercambiar información, con una cuota de opinión.

—En el marco del pase se dio el comentario de Aldo Silva sobre Luis Lacalle Pou (“si tiene 70 muertos, anúncielo usted”) que generó mucha polémica, en especial en redes sociales. ¿Cuál es tu visión de ese suceso?

—Fue de las cosas más injustas que vi en muchos años. Aldo no quiso decir que Lacalle Pou era el responsable de los fallecidos. Lo que opinó fue que al igual que en el comienzo de la pandemia, cuando había pocos casos, sería bueno que fuera el presidente anunciara los números de la pandemia. Pero la barra brava de Twitter se la agarró con él en ese momento. Por suerte ya pasó.

—Iliana Da Silva también ha sido víctima de eso...

—Cuando ella empezó los mensajes eran terribles. “Armaron el Comité de base”, decían, entre otros disparates. Lo que buscamos fue contenerla porque había que esperar que la escucharan y el periodismo que ella hace es profesional e irreprochable. Más allá de que todos tenemos nuestras opiniones en lo político, trabajamos con total profesionalismo. Hoy, ya casi nadie la cuestiona.

Sergio Silvestri
Sergio Silvestri. Foto: Francisco Flores.

—Estás en la conducción del Informativo al mediodía y en la mañana también participás...

—Lo dirijo el informativo y más de una vez ingreso al estudio a dar una información. Yo mantengo el ejercicio del periodismo, que es lo que más me gusta hacer. No solo organizo y administro, sino que sigo haciendo llamadas, buscando y dando noticias. Es lo que me corre por las venas. Pero lo que hago yo lo hacen otros en el equipo. Si por ejemplo Laura Rodríguez tiene una noticia, ingresa al estudio y la da. Lo mismo con Anabela Aparicio o Gabriela Cazzulo. Es lo que hablábamos del equipo.

—En la comunicación y a veces especialmente en el periodismo hay un prevalencia del ego importante en las personalidades. Desde tu rol, ¿cómo se hace para lidiar eso y “cuidar del equipo”? ¿No hay roces?

—No. Puede haber alguna discusión al aire, pero todo queda “en la cancha”. Yo estoy cumpliendo 35 años en los medios y siempre preferí estar en la parte organizativa que buscar ser “una figura”. Trabajé en Telenoche como coordinador con Fernando Vilar y con Daniel Castro, con Jorge Traverso cuando estaba al frente de Nuevo Tiempo. Allí estaba Blanca Rodríguez también. Y en Sarandí también trabajé y trabajo con muchas figuras. Nunca tuve un problema. Mi carrera esa: hago mis cosas pero mi lugar es la producción y organización.

—En el caso de Sarandí muchas veces se ha apostado a figuras con recorrido televisivo.

—En realidad, lo primero que buscamos es que sean buenas personas. En todas las renovaciones que hemos hecho, medimos primero el factor humano. Aldo Silva, por ejemplo, es un tipo de una enorme humildad a pesar de que lleva 20 años como la cara de Telemundo. Desde afuera podría pensarse que Gabriel Pereyra es un tipo difícil y todo lo contrario. Es una persona divina, con un corazón enorme, más allá de que puede cultivar un personaje de provocador.

—Radio Sarandí también ha incorporado últimamente varias comunicadoras mujeres. ¿Hay una cuota?

—No lo hacemos por cuota. Pero es verdad que en toda la programación nuestra, desde las 6:00 hasta las 18:00, tenemos paridad absoluta en la conducción. Está Laura Rodríguez, Valeria Superchi, Iliana Da Silva, Magui Prado, Ana María Mizrahi... Se fue dando así y tengo orgullo de que se así. Es un logro porque años atrás, la mujer era un adorno del conductor.

—¿Qué pérdida sentiste más? ¿La de Raúl Ponce de León o la de Nacho Álvarez?

—Creo que Raúl podía jubilarse en Sarandí sin ningún problema. Se fue por una mejora económica y me sorprendió más que la salida de Nacho. A nivel personal lo sentí más también porque hacía muchos años que lo conocía. De todos modos, en esto hay que ser profesional.

—En los últimos años surgió un conglomerado fuerte de radios, nucleados en el Grupo Magnolio, ¿cómo analizás esta competencia?

—El medio está más competitivo y a mí me encanta. Hubo algunos años en que el mercado estaba más quieto y si bien seguíamos buscando mejoras, la competencia nos motiva mucho más.

—¿Escuchaste La pecera, de Nacho Álvarez en Azul FM?

—Sí, al principio sí. Me parece que aplicó un formato muy parecido a lo que hacía acá. También escuché la mañana de El Espectador con Ponce de León y Juanchi Hounie. También replican una fórmula parecida a lo que hacemos en Informativo Sarandí. Está bueno que sigan esos pasos... es un reconocimiento en el fondo.

Sábado Sarandí, con Jaime Clara, se impuso también en las mediciones.

—Creo que llega demorado este reconocimiento al trabajo y el talento de Jaime. La propuesta es muy buena y nos alegró mucho.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados