Ana Clara Nocetti

Sangre tanguera

Hija del legendario Gustavo Nocetti, una de las voces de más importantes del tanto del Río de la Plata en los últimos años, Ana Clara se prepara para un debut a lo grande sobre el escenario.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ana Clara Nocetti

La artista interpretará una canción en el show La bicicleta blanca, que se presentará este 3 de noviembre en el teatro Solís. “Siempre estuve al borde de empezar, pero había muchas cosas en juego. Esta vez sí vi la oportunidad”, dijo la artista de 25 años. También es estudiante de psicología, es docente de un colegia y también se formó como gimnasta artística.

Ana Clara Nocetti nació, se crió y vive hasta hoy rodeada de sonidos de tango. De 25 años, hija del cantante del género Gustavo Nocetti, la joven está preparando su debut en los escenarios cuando el próximo 3 de noviembre interpretará una canción en el marco del homenaje a Horacio Ferrer a cargo de Nelson Pino (ver nota en páginas 10 y 11) en el teatro Solís.

La genética y una gran cercanía con su padre hicieron que en la joven germinara el interés por el tango. "Desde siempre siento pasión por el género. Nunca me dediqué de manera profesional. Es algo que hago de forma innata", asegura.

Ana Clara ha tenido alguna participación en agrupaciones de carnaval y grabó un tema para el disco Tango vivo. Cuando fue invitada a participar del espectáculo en el Solís, no lo dudó.

"Es un debut a lo grande, junto al cuarteto Agopian y en el marco de un homenaje a Ferrer, a quien conocí y siempre sentí fascinación por su figura", añade Nocetti.

La relación de Ana Clara con su padre estuvo atravesada por el tango. "Yo lo acompañaba siempre a todos lados, a los conciertos o ensayos. Me fascinaba ir y aunque sea acomodarle el atril", recuerda de su infancia.

"Cantábamos mucho también y teníamos incluso la idea de hacer algo juntos. Quedó en el tintero y ahora es como una forma de retomarlo", dice.

Gustavo Nocetti falleció en 2002 en un accidente de auto. Ana Clara tenía 12 años.

"Tener su referencia es algo hermoso, pero a la vez una mochila inmensa. Trato de sentirla menos pero la referencia está y va a estar cuando cante en el Solís. Más allá de que sea mi padre, yo hoy escucho y no puedo dejar de pensar en que fue uno de los más grandes cantores del género".

Ana Clara Nocetti se define como intérprete muy cercana a los timbres de su padre. "Yo no me había dado cuenta hasta que me escucharon otros y me dijeron: "tenés el mismo fraseo que Gustavo". Es una voz de mujer, pero el swing es el mismo. Es lo que tengo incorporado y me sale naturalmente. Disfruto de encontrarlo a él en esa forma de cantar", reconoce.

Ana Clara también se refiere a una óptica femenina del tango. "Respecto a eso tengo un pensamiento que estoy construyendo. Yo canto tango como cualquier otra cosa. A veces las mujeres impostan una voz y una estética arrabalera. Si arranco a trabajar con esto, me parece bueno pensar en una perspectiva femenina con mayor naturalidad".

Ana Clara tiene dos hermanos, pero ninguno de ellos se ha dedicado a la música. Todos están expectantes del debut en el escenario. "Es muy movilizador para todos y todos están emocionados y apoyando", asegura.

La canción elegida por ella para el debut es Viva el tango.

Cerca del arte.

Ana Clara estudió ballet, es estudiante avanzada de psicología, ejerce como docente en un colegio y también dicta clases de gimnasia artística.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)