REMEDIO RUSO

Rusito González: "Soy enérgico en la vida y es lo que quiero transmitir en cámara"

El conductor habla sobre el éxito de Vamo Arriba, su polémica imitación al presidente Lacalle Pou y las denuncias de abuso sexual en Carnaval. "Me sorprendí y me angustié", revela.

Rusito González. Foto: Leo Mainé
"El ritmo de los uruguayos es lento y pausado. Yo no me identifico, pero lo respeto", indica. Foto: Leo Mainé. Agradecimiento: Casa Rey. Vestuario: Gandytex

A sus 29 años, Gastón “Rusito” González le inyecta su ritmo vertiginoso a la franja horaria de la televisión que se siempre se caracterizó por manejar una velocidad más lenta. Cada mañana aporta frescura y dinamismo a Vamo Arriba (Canal 4), el magazine que hizo de lo lúdico y del humor sus caballitos de batalla. “Hay que atrapar a la gente que está del otro lado, y para eso tener ritmo es fundamental”, explica sobre su rol.

Días antes del segundo aniversario del ciclo, el conductor coloca lupa sobre un año lleno de claroscuros: por un lado, su consolidación como figura de Canal 4 y un carnaval con su conjunto Los Muchachos llevándose el primer premio; y por el otro, la baja de proyectos a raíz de la pandemia, la ola de denuncias por abuso sexual a varios de sus compañeros y los ataques por su imitación al presidente Luis Lacalle Pou. “No me arrepiento de nada”, desafía sobre la polémica interpretación.

-Esta semana Vamo Arriba (Canal 4) celebra dos años al aire, ¿qué significa para vos este proyecto que te puso por primera vez como cabeza de un programa de televisión diario?

-Lo disfruto mucho. El programa es una inyección de energía constante. La gente que va al programa nos dice que se nota la buena energía que hay en el equipo. Yo me siento muy cómodo, es el programa ideal para mí.

-Hablás de una “inyección de energía”, ¿te critican por tu alto nivel de energía?

-Al principio se me criticó, para muchos era chocante. Me fui amoldando y aprendiendo a estar menos acelerado, pero es mi personalidad. Soy enérgico en mi vida y también es lo que quiero transmitir en cámara. Me gusta el ritmo y que la gente esté arriba.

Rusito González. Foto: Leo Mainé
"Este año principalmente me sostuvo la televisión", dice tras la cancelación de proyectos por la pandemia. Foto: Leo Mainé

-¿La televisión uruguaya es lenta?

-En algunas cosas sí. Es el ritmo de vida de los uruguayos: pacientes, pausados. No me siento identificado en eso, pero lo respeto. Yo manejo otro ritmo y me gusta ver otro ritmo. Me encanta la televisión argentina, por ejemplo. Miro programas como el de (Darío) Barassi o Guido (Kaczka) que mantienen al público atento. Hay que atrapar a la gente que está del otro lado, y para eso tener ritmo es fundamental.

-¿Se te cancelaron proyectos por la pandemia?


-La pandemia nos pegó a todos. Tuvo un efecto dominó que afectó a varios proyectos que tenía en mente cuando empezó el año. Había desde obras de teatro hasta gira con Los Muchachos que se cayeron. Con ese ingreso pensaba abastecer algunos planes económicos. Pasé de la ebullición del último carnaval a encerrarme a mi casa. Principalmente me sostuvo la televisión.

-¿Estás ensayando para el próximo carnaval?

-Estamos ensayando con protocolo, pero tenemos la incertidumbre de lo que puede llegar a pasar. Hay que tener en cuenta que en carnaval uno siempre tiene recaídas de salud por el poco sueño y la mala alimentación. Yo el año pasado estaba con llagas, pero me tomé un remedio y subí al escenario igual. Sin embargo, ahora si uno se resfría debería frenar todo el conjunto. Estamos en un punto en el que alguien tiene que decir cómo va a ser. Estamos casi en diciembre y todavía no se sabe cuál va a ser el mecanismo. Ojalá haya carnaval porque este año es fundamental. Es una fuente de alegría, pero además es un trabajo para mucha gente.

-En el último carnaval fue muy comentada tu interpretación del presidente Lacalle Pou en el espectáculo de Los Muchachos, ¿le cambiarías algo a la imitación a la luz de las repercusiones que tuviste?

-No. Fue un año maravilloso por lo que se generó con Los Muchachos (el conjunto quedó primero en la categoría Parodistas). Nunca pensé que la imitación iba a tener tanta trascendencia. Fue una caricatura, como hubo caricaturas de Mujica tantas veces. Y no era por un tema político, porque si ganaba Daniel Martínez, lo hubiera imitado a él. No me arrepiento de nada de lo que hice porque sé que fue de buena fe y no hubo faltas de respeto. Yo no me caso con nadie, y cuando estoy arriba de un escenario o delante de una cámara no opero para nadie.

-¿Sufriste los ataques de sus simpatizantes a través de las redes?


-Sí, incluso llegué a cerrar Twitter en un momento. Yo no soy intolerante y acepto que me digan que algo que hago no gusta, pero hubo muchas faltas de respeto. Había un tipo que me acosaba y estaba obsesionado conmigo, hasta me amenazó con hacerme un escrache en el Teatro de Verano. Me sentí recontra acosado y violentado. Yo nunca contesté, pero hay que tener mucha cabeza para bancar todo eso.

-Recuerdo que en entrevistas que dabas en verano te preocupabas por diferenciarte de otros conjuntos que sí hacían ataques personales a la figura del presidente.

-Es así. Yo hice una caricatura, no me referí a su vida personal y ni siquiera hablé de su gestión porque no había empezado el gobierno.

-Sin embargo en la última fecha participaste del cuplé de Agarrate Catalina que hacía alusiones al consumo de cocaína asociándolas a Lacalle Pou.

-Participé porque justo estaba ahí. Yamandú (Cardozo) me dijo para pasar y pasé. Capaz que en algunas cosas que hacían no estaba de acuerdo, y capaz que la Catalina no estaba de acuerdo con la forma de la que yo hacía a Lacalle Pou. Yo tengo tremenda relación con ellos y pasé porque era el cuplé del presidente. Si lo pienso ahora capaz que no subía, pero uno no está pensando todo el tiempo…

-¿A vos te gustaba ese cuplé?


-No lo juzgo. Yo capaz que hubiera ido por otro lado, como Yamandú capaz que para hacer mi personaje hubiera ido por otro lado. Lo que sí digo es que a mí me criticaron por planteamientos que hacían otros conjuntos. Yo no me metí en la vida privada de nadie.

-¿Por qué pensás que Lacalle Pou no fue a ver tu interpretación al Teatro de Verano?

-No es que no fue porque no haya querido. El tipo estaba en plena transición y se le complicó.

-Dijo que no recibió ninguna invitación.

-Eso es mentira, se lo invitó. Le mandamos una carta e hicimos todo el camino para invitarlo. Capaz que no le llegó. Hubiera estado bueno que fuera, hubiera roto una barrera. Yo pienso que él iba a ir y le dijeron que no fuera.

-Juan Sartori sí fue.

-¡Juan ya es parte de la familia! Entendió bárbaro el juego. Capaz que ese día sí me dejé endulzar un poquito y le hice un chiste de más. Le dije "guiso de poroto" (candidato al pedo), y capaz que abusé un poco del momento, pero fue sin darme cuenta. Después me mandó un mensaje con buena onda.

-¿Creés que en carnaval se fomenta la tolerancia al que piensa distinto?


-Es bravo eso. El humor es incorrecto y muchas veces es difícil encontrar el equilibrio. Capaz que en algún espectáculo eso quedó raro. Yo entiendo que una cosa es manifestar por los derechos y otra cosa es pasar los límites y trancar todas las puertas. Pero es una manifestación artística. Yo prefiero hacer mis manifestaciones desde otro lugar. Yo en el escenario hablo de la libertad y no le cierro las puertas a nadie por lo que vota.

-Poco después del carnaval te cruzaste a Lacalle Pou en Santo y Seña (Canal 4), ¿cómo fue ese encuentro?

-Me saludó de muy buena manera. Nacho Álvarez quería que yo hiciera del presidente en el programa con él en vivo, pero al final se decidió que no hiciéramos humor con él por el momento que atravesaba el país por la pandemia.

Gastón "Rusito" González
Gastón "Rusito" González

-¿Por qué te bajaste de Santo y Seña poco después del debut?

-Sentí que no funcionó. Yo no le sumaba al programa y el programa tampoco a mí. Lo hablé con Nacho y entendió. Volvería a trabajar con él en la radio o en cualquier otro lado, pero en Santo y Seña no me hallé. Además, hoy en día el país está en una grieta y no quise estar ahí. Un programa que se dedica a denunciar está muy expuesto. Si en Vamo Arriba hago un comentario y la gente ya me etiqueta, ¡imaginate en un programa político! No quise sumarme a eso. También me pasó que después de lo que había pasado en carnaval, cuando aparecieron más comentarios en Twitter sobre mi participación en Santo y Seña no aguanté. Fui débil.

-¿Cómo reaccionaste ante la ola de denuncias por abuso sexual en Carnaval?

-Me angustió y me sorprendió. Cuando digo que me sorprendió me dicen "¿cómo?, si vos estás en el ambiente". ¿Acaso cada uno sabe lo que hacen sus compañeros de trabajo en su vida privada? Yo en la vida camino derecho y hay cosas que no puedo entender. Enterarme por las redes sociales de estos hechos fue bravo. Leí las acusaciones desde el lugar de padre y me destrozaron. Me parecen aberrantes. Con varios pude hablar cara a cara para escuchar sus versiones. Pero con otras personas no pude ni hablar. Me dolió porque en muchos casos son amigos. Me costó semanas de angustia y de dolor.

-¿Todavía te debés algunas charlas?


-Sí. Lo importante es que esto está en la Justicia y ojalá salga todo a la luz. Hay cosas que son claras y si hubo un delito tienen que pagar. Es una alarma no solo para el Carnaval sino para todos los sectores. En cuanto los colegas, me sentí un poco estafado. Hay quienes se suben al escenario a decir algo como un panfleto, pero abajo se comportan de otra manera. Y por otra parte, una persona que se siente más poderosa por subir a un escenario es un imbécil. Odio el abuso de poder. Si una chica se acerca para decir que le gusta lo que hacés no quiere decir que quiera estar con vos. No hay que aprovecharse de eso. A veces parece que los que hacemos Carnaval estamos por fuera de la sociedad y criticamos a todos, pero somos parte y no sabemos si el del costado practica y ejerce su vida de otra manera.

Rusito y Carballo. Foto: Leo Mainé
Su primer gran desafío en Canal 4 fue reemplazar a Luis Alberto Carballo al frente de Algo Contigo cuando el conductor tuvo un quebranto de salud. Foto: Leo Mainé

-Son pocas las figuras en los medios uruguayos que llegan a tu nivel de exposición con menos de 30 años, ¿tomaste desafíos siendo muy joven?

-No es que los tomé. Se me dieron y los enfrenté con muchas ganas. Entré al Carnaval de las promesas con 12 años y al de mayores con 17. Un año hice Promesas, Murga Joven y Mayores a la vez. Me encantan los desafíos. A veces me pongo a pensar todo eso y agradezco. El primer personaje que hice en teatro fue con siete años. Después hice Loco de Vos (Canal 10), Dale con todo (Canal 10). Y cuando conduje Con un caño (Canal 4) en televisión tenía 21 años.

-¿Estos desafíos profesionales a una edad temprana tienen un paralelismo con tu vida personal?


-Sí, todo también fue vertiginoso. Con mi esposa nos conocimos a los 24 años, a los meses nació Josefina, nos casamos a los dos años y después nació Federica. Muchos no pueden creer que solo tenga 29 años. Me encanta que sea así. Con mis hijas tengo toda la vitalidad para tirarme al piso, y jugar todo el tiempo. Y cuando tenga 40 me va a encantar salir a comer con ellas.

-¿Te apuraste en algo?


-Capaz que sí. Pero la vida me lo fue planteando. No tuve mucho margen para decidir. A los 18 quedé en una situación de quebranto, y el "sí" estaba para todo. No es que tuve opciones. Cuando uno tiene el "sí" para todo se puede dar contra la pared o le puede ir bien. Yo ahora que soy padre hago todo para que ellas tengan en algún momento la posibilidad de elegir, por más que eso implique ausentarme físicamente muchas horas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados