ENTREVISTA

Romina Gachoy, modelo uruguaya en Perú: "Llevo a mí país en el corazón"

Llegó de vacaciones al país incaico, pero fue contactada con un productor que la puso a desfilar en uno de los certámenes de belleza más importantes del país. Al otro día visitaba varios programas de TV y aceptó una propuesta laboral para quedarse. Hoy lleva 7 años en Perú.  

Romina Gachoy.
Romina Gachoy

—¿Cómo se dio tu llegada a Perú?

—Vivo ya hace siete años en Lima, pero siempre estoy volviendo a visitar mi país y a los míos. Vine por primera vez de vacaciones; a conocer y divertirme aprovechando que también estaba acá una amiga uruguaya pero la idea era estar solo por una semana ya que tenía planes en TV y teatro en Buenos Aires. A los dos días de estar en Perú, me contactó por redes sociales Pedro Quintanilla de Perú Modelos y esa misma tarde estaba representando a Uruguay en uno de los desfiles más copados del país y difundido por todos los canales de TV. Así esta charrúa se ganó el cariño del público y la atención de todas las cámaras. ¡Nunca voy a olvidarme de ese día! Fue muy lindo...  

—¿Qué vino después?

—Al día siguiente Me invitaron a los programas más vistos y me surgieron tres propuestas en TV y escogí el programa de humor más exitoso del Perú con el genio de JB., así que con todo eso, decidí alargar mis vacaciones...

—¿Cuál fue el detonante para emigrar?

—Sinceramente nunca decidí dejar mi país. Hasta el día de hoy vivo enamorada de él, de mi gente y de mis costumbres. Nada se le iguala. Simplemente se dio. Era una chica artista, aventurera, que amaba viajar y las oportunidades se presentaban en varios países además de Uruguay; en este caso Perú fue un país que me impresionó mucho en el ámbito artístico, eso me garantizaba un crecimiento a nivel profesional y además la TV y el modelaje aquí son bastante más cotizados que en muchos otros mercados. Fuera de lo profesional, Perú es un país hermosísimo, sus costumbres, su gastronomía y su gente lo hacen único.

—Eres modelo y conductora. ¿Cómo es tu día a día laboral en Perú?

—Junto a mi agencia RG Models mi día a día gira en torno a las marcas y empresas que me auspician. Eso requiere una producción y publicidad contante con mi imagen, la cual no sería posible de no tener el respaldo de un equipo maravilloso que me acompaña y así yo poder dedicar mi tiempo a sesiones fotográficas para marcas, desfiles, eventos de moda, castings de mi agencia y también estar presente en los talleres de mis escuelas y así poder enlazar todo esto con la conducción en TV, ahora en un nuevo programa en el canal Panamericana.

—Junto a tu esposo (el actor peruano Jean Paul Santamaría) han tenido algunos conflictos mediáticos, ¿cómo te has sentido en esos momentos? ¿Es agresivo el ambiente o es parte de un juego?

—En realidad los temas mediáticos siempre han sido externos a nosotros ya que no nos exponemos en ese sentido, cuidamos y valoramos lo que tenemos. Pero es inevitable no estar expuestos ya que en este medio siempre hay gente que vive del escándalo y lamentablemente en algún momento fuimos tan inmaduros e inconscientes que seguimos el juego. Hoy por hoy ambos tenemos claro que no servimos para eso y tampoco lo necesitamos.  

—¿Qué características dirías que tiene el público peruano? ¿Son más o menos cálidos que en Uruguay?

—Son públicos diferentes. Nosotros somos más demostrativos y nos tratamos con mucha confianza. El público peruano es más tímido, más cauto, pero también más fanático.

Romina Gachoy
Romina Gachoy

—¿Cuál sería para ti la esencia de una modelo en cuanto a su personalidad?

—Full actitud. Una modelo tiene esencia de artista y por lo general mucha fortaleza y autoestima. En mi opinión, la belleza física pasa a un segundo plano en una modelo que tiene belleza mental y espiritual.

—¿Qué tan importante son las redes sociales en la carrera? ¿Cómo te manejas tú en ese ámbito?

—Muy importantes. Yo hasta hace unos meses atrás no era consciente de eso y montones de personas manejaban páginas a mi nombre menos yo. Ganaban dinero a costa de mi imagen y yo ni enterada. Así que decidí hace poco formalizar mis redes sociales y cerrar paginas con más de 300.000 seguidores para empezar de cero con algo mío y poder tener un contacto más directo con mis seguidores, además de poder recomendar a todas las marcas y empresas que apuestan por mí y por mi empresa.  

—¿Cuáles son los planes a futuro para tu carrera?

—Seguir aprendiendo y perfeccionándome en lo que hago, tanto en modelaje como en conducción y en mi rol de líder como empresaria. Mi meta es sumar en la vida de muchas personas, dar fuentes de trabajo y que lo que hago sea un aporte a la sociedad. Hago lo que amo gracias a Dios pero apuesto a que muchas otras personas también lo hagan y en lo personal a crecer cada día para dejar en alto a mi país y que mi familia siempre se sienta orgullosa de mí.  

—¿Cuál es balance negativo que hacés de tu carrera? Es decir, aquello que crees que perdiste...

—Tomar la decisión de estar lejos me hizo dejar atrás la oportunidad de conducir dos programas de TV en Uruguay, de seguir como modelo en Ideas del Sur en Argentina, de hacer teatro de revista en una obra súper conocida de Calle Corrientes, y podría seguir enumerando tantas propuestas, pero no me arrepiento porque las puertas siguen abiertas para hacer cosas en mi país y porque gracias a esa decisión aprendí mucho y construí una carrera aquí que me hace feliz, formé una familia maravillosa y conocí personas que valen oro y a las que me las llevaría conmigo al fin del mundo.

—¿Qué ha sido lo más difícil para adaptarte a una vida y una carrera fuera de Uruguay?

—Al inicio todo era difícil, me costaba adaptarme y extrañaba mucho mi país, mis costumbres, sobre todo a la familia y eso que te hace sentir en casa. Pero a la larga uno se adapta, se acostumbra y se encariña. Aun así, hay veces en que algo tan simple como pensar en mi cielo celeste, un atardecer en la rambla, el mate bajo el brazo pueden hacerme hasta llorar y entender lo mucho que extraño mi paisito. Pensar en Uruguay es pensar en esa sensación de plenitud y paz que no siento en ninguna otra parte del mundo.

—En varias producciones manejás un alto nivel de sensualidad. ¿Cómo es la relación con tu cuerpo?

—Pienso que la mayoría de las modelos manejamos cierta sensualidad en nuestras producciones, cada una en su estilo. Teniendo en cuenta que el modelaje también es una forma de expresarse y que cada modelo pasa por etapas diferentes. En mi caso, el haber sido taekwondista toda mi vida me sumaba muchos puntos físicamente hablando y era controversial ver eso con mi cara de nena. Hoy por hoy siento estar en una etapa de mi vida en la que si bien luzco mi cuerpo profesionalmente, le doy más relevancia a otros atributos desligados de lo físico y eso ha hecho que logre un equilibrio entre mi imagen y mi talento en la que no solo me siento cómoda sino que me siento feliz.

—¿Cómo viviste el partido de Uruguay ante Perú por Copa América? ¿Por cuál hinchaste?

—Siempre voy a hinchar por Uruguay, juegue contra quien juegue. Aún así, teniendo a mi esposo e hijo peruanos para mí un partido contra Perú es una mezcla de emociones. Por un lado me da felicidad haberlos visto clasificar porque se lo que significa para ellos y la lucha que lleva Perú futbolísticamente hablando. Eso no me quita igual el dolor de ver a mi país afuera de la competencia.

—¿En algún momento planeas volver a vivir en Uruguay?

—Obvio que si, siempre está la idea volver a futuro.... Sobre todo porque es mi lugar favorito en el mundo y eso no va a cambiar nunca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)