Estrena Entre caníbales

El regreso de Natalia Oreiro

Natalia Oreiro fue la gran protagonista del lanzamiento de programación de Monte Carlo Televisión. La recibieron con bombos y platillos sobre el escenario tras exhibir el trailer de Entre Caníbales, la ficción con la que vuelve a la pantalla chica.“La gente que me conoce por la televisión nunca me vio en un papel así”, anticipa a Sábado Show en un diálogo que tiene lugar en la puerta de la fiesta. La uruguaya ovacionada en todo el mundo habla sobre el personaje “más difícil” de su carrera, el reencuentro con Xuxa dos décadas después de haber sido su paquita y el fenómeno Mujica en el mundo. Además, ratifica su apoyo al oficialismo en Uruguay: “Yo soy del Frente Amplio”, exclama.

Si no puede ver el video haga click aquí

—¿Cómo fue la experiencia de formar parte del lanzamiento de programación de un canal en Uruguay, como fue el de Monte Carlo?

—Muy buena. Estoy muy contenta de volver a Canal 4 porque es el canal que emitió Muñeca Brava (1999). Además, estoy volviendo con un desafío como Entre Caníbales, una serie dramática dirigida por (Juan José) Campanella y con música de (Gustavo) Cerati. Estoy muy emocionada, trabajando mucho.

—Se te ha visto en varios papeles dramáticos en cine, pero en televisión se te asocia más a la comedia liviana. ¿Sentís ese cambio con esta ficción?

—Totalmente. El hecho que me haya llegado esta propuesta a esta edad es lo mejor que me podía pasar. Si bien en los últimos proyectos que participé en cine tuve papeles dramáticos, la mayoría de la gente que me conoce por televisión nunca me vio así, entonces para mí es un gran desafío. Se trata de un papel muy complejo que tiene que ver con el abuso, lo estoy preparando con una psicóloga y con chicas que lo han sufrido. Es el personaje más difícil que he interpretado hasta ahora.

—En el momento de presentar la ficción en la fiesta de Monte Carlo hiciste referencia a que los piropos que reciben las chicas por la calle también son una forma de abuso, ¿lo sentís tan así?

—Obviamente que alguien le diga algo lindo a una chica, como elogiar sus ojos, nunca va a caer mal. El problema es que muchas veces los hombres les dicen groserías a las mujeres por la calle, y una se siente mal. Yo no estoy de acuerdo con eso, las mujeres no vamos por la calle gritándole groserías a los varones. Las veces que me sucedió a mí me he puesto muy incómoda.

—¿El rol de Juan José Campanella en esta ficción fue determinante para que aceptaras formar parte del proyecto?

—Absolutamente. Yo no pensaba hacer televisión después de Solamente Vos (2013), quería tomarme más años para dedicárselos a mi familia, viajar, hacer más cine. Me llamaron para hacer tele y respondí "ni loca"; pero cuando me llamó Juan y me dijo que la iba a escribir y dirigir él, no pude negarme.

—¿Qué te entusiasmaba de trabajar con Campanella?

—Lo admiro mucho como director y era imposible resistirme a semejante historia y personaje.

—Entre Caníbales se presenta con un componente político bastante importante. ¿Cómo lo manejás teniendo en cuenta que es un año de elecciones en Argentina y la situación política allí parece tan delicada?

—Es una ficción, lo que sucede no es real, pero sí se habla sobre el poder. Lo que le hacen a mi personaje fueron los hijos del poder, y uno de ellos es candidato a presidente. Sin dudas que en un año de elecciones eso va a traer mucha cola, pero yo lo trabajo como la ficción que es.

—En Uruguay está por culminar un ciclo electoral. ¿Has ido a votar?

—Sí, por supuesto.

—¿Cómo ves la situación política uruguaya desde Argentina?

—Yo soy del Frente Amplio, así que la veo bien.

—¿Cómo percibís el "fenómeno Mujica" cuando viajás por el mundo?

—A cualquier lado que voy me dicen "Uruguay... ¡Mujica!". Es increíble porque su imagen trascendió la política. La gente se sorprende mucho con que un presidente done parte de su sueldo para el bien de los demás, no robe, no se enriquezca y siga siendo la misma persona que era antes, con su mismo auto y su misma casa. Debería ser lo normal, pero lamentablemente no es así. Él es un ícono afuera y a nosotros nos enorgullece.

—¿Cómo fue tu reencuentro con Xuxa en la fiesta de Telefé, dos décadas después de haber sido su "paquita"?

—Emocionante, muy emocionante. Me acompañó mi hermana porque cuando gané para ser paquita de Xuxa ella también me había acompañado, entonces Xuxa me pidió que se la llevara y se la presentara. Yo pensé que no se iba a acordar de mí, pero no sólo se acordaba sino que me nombró muchos de mis trabajos, se sacó una foto conmigo y la subió a las redes sociales. Hasta me invitó a viajar a Brasil en agosto para el estreno de su programa nuevo. Fue muy emotivo para mí, me volví a sentir una nena de 16 años.

—¿Tenés ganas de volver a ser mamá?

—Por ahora estoy enfocada en mi hijo que tiene tres años y me demanda mucho tiempo. Por el momento no lo tenemos pensado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados