MIRADAS POR LUIS VENTURA

Las redes sociales acortan el camino

Los avances tecnológicos y la electrónica misma le van dando a la sociedad y a los usuarios cibernéticos la posibilidad de tener interacción entre ellos. Y justamente, éstas son las herramientas y los caminos que acercan las distancias entre los famosos y la gente.

¡Pero la gente común y silvestre, ehhh! El público, para ser más exactos. Esto no solamente intensifica los mensajes de quienes necesitan comunicar sus actividades, sus estrenos, sus lanzamientos sino también explicar hechos de su vida personal o familiar que la prensa o la gente esperan y que sin riesgos a ser invadidos, desde las redes sociales, las figuras comunican sin quedar expuestas a preguntas molestas o incómodas.

Una línea directa sin malas interpretaciones, con el verdadero pensamiento y sentimiento del que escribe y sube a la pantalla pública lo que hay que decir. Lo vemos a diario y a cada instante con personajes populares como Wanda Nara, Vito Sarabia, Nazarena Vélez, Diego Forlán, Karina Jelinek, Claudia Fernández o Rocío Marengo, entre otros, que hacen pasear sus trabajos, sus presentaciones, sus noticias y encuentros y desencuentros por la mirada colectiva.

Pero esta acción de las redes sociales le brinda a las estrellas, ídolos, figuras muy populares una cantidad inusitada de seguidores que terminan haciendo muy escueta la posibilidad de gestión de los denominados jefes de prensa. Estas celebridades de multitudes con sólo subir a internet su texto o comunicado para informar lo que quieran decir, terminan no necesitando a quienes trasladan o hacen llegar las gacetillas o invitaciones a los medios. ¡Los conocidos gacetilleros o jefes de prensa!

¿Qué se gana y qué se pierde utilizando estos nuevos caminos?... Por un lado se aumenta la cantidad de destinatarios, haciendo partícipe a toda la prensa, sino que también se llega al público común que recibe el informe al mismo tiempo que los medios. Esto acelera los tiempos y hace que el circuito y el contacto entre la figura y la gente sea con un vértigo inusitado.

Pero atención que la velocidad no siempre es conveniente y aconsejable en situaciones límites, en las que un momento de reflexión permite una mirada más equilibrada de las cosas. Una vez que se acciona la tecla “enter” en la computadora o teléfono, el mensaje o comunicado pasa a ser propiedad de millones de personas que entran a jugar con su opinión y observación en la opinión pública.

Así fue como participamos de culebrones como los que se plantean entre Wanda Nara, Mauro Icardi y Maxi López, o en el mundo maradoniano lo que se dicen entre Verónica Ojeda, Rocío Oliva y todos los personajes dieguistas. También recordamos la guerra entre Karina Jelinek y Leo Fariña con ribetes desopilantes… Sin autores guionistas, managers o jefes de prensa, las redes sociales se terminan quedando con la voluntad y las decisiones de los famosos que cada vez están más cerca de terminar de matar a los viejos y queridos jefes de prensa. Otro universo informativo ha comenzado a nacer. Chau, hasta el próximo Sábado… Show.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)