Tres hermanos y una gran pasión

Realeza cervecera

En Barones de la Cerveza conoceremos a los hermanos Franco, Guido y Bruno Ferrari, dueños de la fábrica de cerveza artesanal argentina Berlina. En este reality de cinco episodios, que Nat Geo estrena el lunes, a las 23 horas, se dará a conocer no solo la fabricación de una bebida que puede ofrecer infinidad de sorprendentes variedades, sino también la vida de la familia detrás de ella. Sábado Show participó de una rueda de prensa telefónica con Bruno Ferrari, el Maestro Cervero del trío.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Barones de la cerveza

Franco es aventurero y curioso. Guido es la inteligencia para los negocios, el estratega. Bruno es incansable, excéntrico y carismático. Los hijos de José Néstor Ferrari son las tres caras de Berlina, una de las fábricas de cerveza artesanal más importantes de Bariloche (Río Negro, Argentina). "Los tres nos complementamos", dice Guido, el Gerente de Marketing de la empresa creada en 2004 y que desde el próximo lunes, a las 23 horas, abrirá sus puertas y sus secretos en Barones de la Cerveza, el nuevo programa de Nat Geo.

"Es un orgullo que Nat Geo nos haya elegido porque es una señal que nosotros respetamos y la vemos. Fue un placer también que la productora con la que trabajamos nos dejara ser auténticos", cuenta Bruno en conferencia telefónica para distintos medios de América Latina, entre ellos Sábado Show. Es el más bohemio de los hermanos, el creativo, el que como Maestro Cervecero recibido tras estudiar en Alemania, tiene la responsabilidad de crear la próxima cerveza y sumarla a la excelente variedad que ya le ha aportado a Berlina en estos doce años. "Bru Master", le dice Franco en uno de los pasajes del programa al felicitarlo por una de sus "mezclas". Pelo largo, moto enorme y una sonrisa infaltable es lo que lo distingue de sus otros dos hermanos.

Franco "es el que hace que todo funcione", detalla Guido. "Cuando no está él como que falta algo para mover el engranaje", agrega el estratega del trío, al que Bruno describe como "un talento mental". Poco a poco, a medida que van avanzando los cinco programas de la temporada, se van descubriendo las personalidades de cada uno de los Ferrari, haciendo que Barones de la Cerveza no sea solo un programa sobre la elaboración de cerveza, sino también sobre el día a día de una familia como cualquier otra en lo que a vínculos y vida cotidiana refiere.

"Estuvimos cómodos, no trabajamos bajo un guión aunque nos seguía una cámara todo el tiempo", cuenta Bruno y explica que el programa mostrará "todos los desafíos que nos planteamos nosotros, los tres hermanos, para crear cervezas únicas e irrepetibles". Es así que estarán presentes el trabajo en equipo, los nuevos proyectos que encaran y los peculiares hobbies de cada uno. Y como telón de fondo, unos paisajes de belleza atrapante, entre la nieve, los bosques y los hermosos lagos de la Patagonia argentina.

Franco Ferrari es el que hace que todo funcione en Berlina.
Franco Ferrari es el que hace que todo funcione en Berlina.

Entre las cosas que se verán, está la apertura de un nuevo local de Berlina en el centro de Bariloche y la fabricación de cervezas especiales con productos típicos, como el chocolate y la sidra. "No pienso en la materia prima directamente, sino que pienso en las sensaciones que quiero que me provoquen, que busco. Por ejemplo, cuando hice la cerveza de calabaza era porque tenía una conexión con la calabaza muy profunda, mi hija es fanática, entonces la traduje en la cerveza. Otra vez hice una cerveza dedicada a un amigo mío de San Telmo, en Buenos Aires, con enebro", recuerda Bruno de apenas dos de sus varias y sorprendentes creaciones.

Pero los Ferrari no se quedan en Bariloche, sino que también viajan y se trasladan a Inglaterra, donde visitan una de las fábricas de cerveza artesanal más antiguas del mundo, y van también a una pequeña isla de Escocia, donde conocen de cerca el proceso de fabricación del whisky. "Nosotros siempre decimos que el whisky es el hermano mayor de la cerveza", apunta el Maestro Cervecero.

Todo ello pensando en cómo seguir innovando y encarando con éxito la fabricación de cerveza artesanal, que es la segunda industria alimenticia con mayor volumen económico de Bariloche, solo superada por el chocolate. "Nos encanta eso. La cerveza es tan bebible. Alimenta y no solo el cuerpo, sino el alma. Te cambia el estado de ánimo, el espíritu. No emborracha, sino que alegra la vida. Te cambia la manera de hablar, de sonreír. La cerveza no es más noble que el chocolate, sino que tiene más espíritu", destaca Bruno.

Familia unida


Los hermanos Ferrari vivían cómodamente en Buenos Aires, ciudad que decidieron abandonar hace quince años para cumplir su sueño. Reunidos con su padre en El Boliche Viejo, un mítico bodegón de la Patagonia a orillas de la desembocadura del río Limay con el Nahuel Huapi, terminaron de redondear una idea que ya estaba en la cabeza de los hermanos y a la que su padre dio el impulso final: montar una microcervecería.

"Nuestro viejo es el cacique de la tribu, nos dio el toque inicial, y después tuvimos la suerte y la grandeza de poder acomodarnos en nuestras posiciones, ninguno de los tres queriéndose llevar las plumas del cacique. Desde arriba, mi padre (fallecido en 2009) nos sigue dirigiendo y nos sigue aconsejando", apunta Bruno, para quien fabricar cerveza no es una moda, sino un "estilo de vida".

"Es algo que tiene tanta sencillez. Son pocos ingredientes y no te alcanzan todas las vidas ni volver a nacer para terminar de conocerlos, porque siempre te pueden sorprender. Es como buscar ser una buena persona, que implica ser un buen hijo, un buen amigo, un buen padre y un tipo respetuoso. Creo que no podría hacer otra cosa en mi vida, no tengo otra manera de ser productivo", señala y eso es algo que también se verá en Barones de la Cerveza. La vida de los Ferrari fuera del trabajo estará también muy presente: sus hobbies, sus momentos de relax en equipo. Desde practicar deportes extremos, como el snowboard, hasta participar de un desafío de paddle surfing con los empleados de Berlina.

Guido Ferrari es el estratega para los negocios.
Guido Ferrari es el estratega para los negocios.

Además, recibirán visitas destacadas, como la de Juanchi Baleirón, líder de Los Pericos, o la de Mariano Antonio, reconocido tatuador argentino. "El programa nos agarró en la misma que estamos ahora, ¡haciendo cerveza! No nos cambió nada. Eso se va a ver muy bien porque es de una naturalidad real, no estamos inventando nada. No es un reality guionado, no estábamos dispuestos a tener ningún guión", destaca Bruno sobre la serie que ya estuvo nominada al premio Emmy International como Mejor Entretenimiento No Guionado.

Día uno


El primer episodio de Barones de la Cerveza encontrará a los Ferrari enfrentando nuevos desafíos al iniciarse la temporada de verano en la Patagonia. La temporada alta de producción coincide con la cosecha del lúpulo, una de las materias primas de la cerveza, por lo que deben organizarse para asistir a la cosecha sin que Berlina pierda su ritmo de producción.

Bruno, cuya cabeza no para, decide sumar el desafío de cocinar una cerveza de lúpulo fresco (wet hop) al pie de las melgas, con un equipo de cervecería portátil, algo que jamás hicieron y que no sabe si lograrán. Además, los hermanos resuelven renovar el patio cervecero de la fábrica y convocan a un arquitecto para que construya un horno de barro que, fiel al estilo Ferrari, no será nada convencional.

Y como si fuera poco, será el momento de recibir la visita de Juanchi Baleirón, quien llegará al restaurante de la marca y luego será invitado por los Ferrari a recorrer la fábrica y, por supuesto, probar las distintas cervezas Berlina.

Los Ferrari con Juanchi Baleirón, líder de Los Pericos.
Los Ferrari con Juanchi Baleirón, líder de Los Pericos.

Lo que Bruno no se cansa de remarcar una y otra vez es que todo lo que mostrará Barones de la Cerveza es natural, sucede tal cual ellos lo viven, no hay nada armado ni fingido. "Hacer el programa potencia la marca. Estamos orgullosos de la marca que tenemos y la propuesta que Berlina ofrece. Berlina siempre fue referente en el mercado de la cerveza artesanal, y pretendemos continuar siendo vanguardistas y continuamente seguir mejorando nuestra calidad", subraya y parece ponerse serio. Pero la risa no tarda en llegar cuando se le pregunta cuántas cervezas consume cada hermano a diario. "Nos las contamos", responde. Como tampoco tiene respuesta concreta cuando se le pide que diga cuál es la mejor cerveza del mundo. "Es imposible decirlo porque hay tantos estilos".

Barones de la Cerveza permitirá que sepamos un poco más del mundo cervecero, pero sobre todo de una familia muy unida, con integrantes tan distintos como complementarios. Franco, Guido y Bruno hacen honor a su familia y a la marca que con tanto trabajo han contribuido a hacer crecer y prestigiar. "Estamos ansiosos por ver el programa", desliza Bruno. "Creo que la gente va a poder ver lo que es una familia viviendo la vida a través de la cerveza", concluye a manera de tentadora y muy bebible- invitación.

Bruno

El experto en la elaboración de las cervezas de Berlina cursó estudios universitarios en la VLB-Technische Universitat, en Alemania. Allí se recibió de Braumeister (Maestro Cervecero). En el programa no solo transmite su amor por la cerveza, sino también, entre otras cosas, por la música. En la foto de arriba los hermanos Ferrari comparten la mesa con Juanchi Baleirón, líder de Los Pericos.

Bruno Ferrari es el Maestro Cervecero de la empresa.
Bruno Ferrari es el Maestro Cervecero de la empresa.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error