ANNASOFIA & SONSOL

El quinto escape

Escape perfecto estrenó el miércoles su quinta temporada en Canal 10. Con juegos, premios y estética renovadas, Alberto Sonsol y Annasofía Facello están una vez más al frente del programa de entretenimientos.

Alberto Sonsol y Annasofía Facello.
Alberto Sonsol y Annasofía Facello.

"Gozamos cuando la gente gana y sufrimos cuando pierde”, describe Sonsol el modo de encarar este ciclo. Facello califica como una familia al equipo del programa, que involucra a unas 50 personas entre técnicos y productores. “En momentos muy individualistas, donde cada uno está con su telefonito y para la suya, el programa puede reunir a la familia para compartir un rato de entretenimiento”, dice.

—¿Cómo fue para ustedes el reencuentro en las grabaciones?

—(Sonsol) Divino y por varios motivos. El primero refiere a que se trata de producto que el canal continúa porque ha tenido llegada con la gente. No soy experto ni amante de las mediciones pero la decisión de seguir refleja que la gente acompaña. Eso es muy reconfortante. Y en lo personal, yo la paso fenómeno. Con Annasofía tenemos un entrenamiento que ya no hace falta ni hablar. Cada uno tiene los roles y si bien a veces me desacomodan sus arranques, nos divertimos mucho y eso la gente lo capta. Gozamos cuando la gente gana y sufrimos cuando pierde.

—(Facello) Amo hacer este programa. Trabajamos en familia: en el equipo somos unas 50 personas y el clima es siempre bueno. Con Alberto estamos amalgamados. Ya tenemos códigos que son nuestros y nos entendemos, nos queremos y nos respetamos. Para mí las jornadas de grabación son dobles (también participa de Escape perfecto famosos) y no lo siento. El trabajo es salud.

—Dentro de lo estricto del formato en cuanto al juego, ¿es difícil para ustedes renovarse año a año?

—(Sonsol) De eso se ocupa la producción. En cada temporada se encarga de generar nuevos juegos y desafíos. También la selección de parejas tiene que ser muy afinada. Se anotaron 8.000 parejas y a partir de ahí se hicieron los castings. Yo tengo la camiseta puesta de todas las parejas, pero lo que me emociona mucho es cuando viene un abuelo o abuela. Dejan el alma, no por ellos, sino por los nietos.

—(Facello) En cuanto a las novedades, para este año hay juegos nuevos y la jaula incorpora más y mejores premios, entre ellos un viaje al Caribe. La estética también se renueva con otros colores.

—¿Qué interacción tienen con los parejas en la previa de cada programa?

—(Sonsol) Hablamos unos minutos sobre lo básico: de dónde son, cómo se llaman y les digo: "Jueguen, ganen y sobre todo, diviértanse".

—(Facello) Yo los tanteo a ver qué tan nerviosos están y trato de que se relajen.

—En el marco de las jornadas tan largas de grabación, ¿no se dan situaciones de malhumor?

—(Sonsol) A veces hay inconvenientes. En un programa que involucra a tanta gente y muchos recursos técnicos, puede haber errores. Se tranca la puerta o se rompe algo. Pero la verdad es que cualquiera de los muchachos, desde el utilero más elemental, le meten con ganas y cualquier situación se sobrelleva.

—(Facello) A veces la gente se tira de cabeza y se rompe la puerta o queda trancada. Ahí tenemos que cortar la grabación y repetir. O se rompe un premio en el fragor del programa.

—Los parodistas Aristhopanes hicieron alguna referencia sarcástica al programa y a ustedes, ¿vieron esa actuación?

—(Facello) No, pero me llegaron comentarios. Ladran Sancho..., como dice el dicho. Además, no sé ni quiénes son los Aristhopanes. Pero me parece bien. En mi caso, no creo que me hagan mayor parodia de la que yo me hago a mí misma. Es una parte mía que uso para trabajar en este formato. Es un programa de entretenimientos y saco mi lado payasesco, mi clown.

—(Sonsol) Hay que valorar que se acuerden de uno. Pasar desapercibido no tiene gracia. El carnaval se ocupa de resaltar las cosas que tienen trascendencia en el año. Y darle un toque de ironía a todo. Que se acuerden de uno está bueno. 

—En tiempos en que la oferta de entretenimiento es cada vez más amplia, con alternativas a la TV abierta, ¿por qué creen que este tipo de formatos sigue vigente?

—(Sonsol) Esa lectura la hacen los popes de la televisión, en Uruguay y en el mundo. Nosotros somos solo conductores; ellos dicen por dónde ir. Pero sí tengo la convicción personal de que por más tecnología que venga, la emoción humana que uno puede transmitir no se puede sustituir con una máquina. Lo otro es que es un juego muy completo: combina el conocimiento, destreza física y el sentido del tiempo.

—(Facello) Me parece que en Escape perfecto se da un combo entre el formato en sí y el valor humano, del arte de comunicar de forma auténtica que tenemos. También se trata de un programa que atraviesa a las generaciones. En momentos muy individualistas, donde cada uno está con su telefonito y para la suya, el programa puede reunir a la familia para compartir un rato de entretenimiento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º