MIKE CHOUHY

Pura sanata y cassette

Trabajaba en una multinacional y renunció para dedicarse al arte. Empezó a hacer vídeos en su cuenta de Instagram (@mikechouhy) para darse a conocer y que lo fueran a ver al teatro. Mike Chouhy tiene más de medio millón de seguidores y el 19 de mayo presenta Sanata en el Metro junto a Darío Orsi. 

Video 1 - El asado! @mikechouhy #MikeChouhy #JuanCassette #Asado

Una publicación compartida de Juan Cassette (@juancassette) el

Nació en San Isidro y se inspiró en su realidad para crear al Cheto con Sube (nombre de la STM argentina). Con ese personaje cuatriplicó la cantidad de seguidores: pasó de 70 mil a 270 mil. Tiempo después, inventó Juan Cassette, un tipo que declara sobre situaciones cotidianas con el libreto del futbolista. Y volvió a pegarla: con él llegó a 600 mil seguidores. 

—Sos suizo de nacimiento pero argentino por opción de tus padres, ¿a qué edad te viniste?

—A los dos años. Mi padre trabajaba en Suiza y nací ahí, pero para allá ni siquiera soy suizo de nacimiento porque es por la sangre de los padres.

—¿Es cierto que no te gustaba que te llamaran Miguel porque te daba a plomero?

—En realidad había una ferretería que se llamaba Miguel cerca de casa.

—Sos licenciado en Administración, trabajabas en una multinacional, hiciste un curso de stand up, y pasaste de hacer musicales en San Isidro a tener medio millón de seguidores en Instagram, ¿cómo pasó todo?

—Fue medio gradual. Aposté por hacer lo que me gusta. Tuve un momento de mi vida donde era un híbrido: trabajaba en una multinacional y a la noche hacía shows. En 2015 renuncié para dedicarme exclusivamente al arte: comedia musical y stand up. Empecé a hacer vídeos en Instagram para darme a conocer y que la gente viniera a ver mi show.

—Decís ser cholulo de los futbolistas, ¿quiénes te siguen?

—Willy Caballero, Ever Banega, Manuel Lanzini, Johnny Calleri.

—A Calleri le escribiste por Instagram, le dejaste invitaciones para que viera Sanata, fue al teatro y te regaló su camiseta del West Ham…

—Esa camiseta terminó siendo el emblema del personaje Juan Cassette.

—¿Te dijo algo Calleri cuando vio el primer vídeo?

—Sí, hacé otro. Después lo saludé por su cumpleaños y me dijo que le ponía muy contento verme con su camiseta en los vídeos.

—Ese primer vídeo donde respondías preguntas sobre un asado con las muletillas de un futbolista se viralizó hasta por whatsapp, ¿cómo te enteraste?, ¿te llegó?

—Mis amigos y conocidos me escribían para avisarme que estaba circulando y era una señal de viralización. El alcance de Juan Cassettte fue impresionante.

—¿Por qué crees que pegó tanto?, ¿tuvo que ver el fútbol?

—Sí, claramente. El fútbol es universal, a todo el que le gusta ese deporte y ve partidos puede identificar a un jugador declarando. Por eso se viralizó también en México, Chile, Uruguay, Colombia.

—¿Lo subiste a Instagram y también lo hiciste circular por whatsapp?, ¿cómo fue?

—No, lo subí a Instagram, algún usuario lo descargó con una aplicación y lo empezaron a mandar por whatsapp. No sé bien cómo se genera. Me ha pasado de tratar de empujar vídeos, mandárselo a todos mis contactos y que no peguen. Lo que es viral tiene que ser orgánico, si es por obligación es difícil que funcione.

—¿Fue a partir de ahí que hizo un boom tu cuenta?

—El primer gran crecimiento de la cuenta fue con el personaje Cheto con Sube: pasé de 70 mil a 270 mil seguidores. Con Juan Cassette fue el segundo boom que llegué a 600 mil.

—¿Qué pasa cuando ves ese primer vídeo del asado?, ¿estás conforme?, ¿le cambiarías algo?

—Por ahí le cambiaría algunas cosas pero estoy re conforme. De hecho, es uno de los mejores. Las ideas más frescas están buenas, después es más difícil porque hay que tratar de hacer lo mismo sin que sea igual.

—¿Por qué el nombre Juan?

—No sé. Le puse Juan porque es el nombre más común de todos. No te digo que me arrepentí pero pienso que le podría haber puesto otro. Tampoco imaginé que iba a tener tanta repercusión. No es que me senté y dije, tengo la súper idea que me va a traer miles de seguidores. No lo sabía. Surgió la idea, subí a la parrilla de mi apartamento, grabé el vídeo y estuve a punto de subirlo así nomás, pero dije, le pongo un nombre. Fue medio de casualidad.

—Después tuviste que buscar otras situaciones que rindieran para hacer paralelismos con el fútbol (exámenes, el boliche, Titanic), ¿te da miedo repetirte?

—Un poco la gente te lo pide porque es lo que gusta del personaje. Si no digo "gracias, a vos" al final, me lo reprochan. Y es lo único que repito en todos los vídeos. Pero uno trata de que el contenido sorprenda porque te reís con lo inesperado.

—¿Te sale de primera o lo tenés que grabar varias veces?

—Lo tengo que grabar un montón de veces. Trato de tirar todo seguido pero hay veces que no estoy conforme con alguna pregunta o me trabo y arranco de cero. Lleva preparación leerlo y estudiarlo de memoria para después decirlo exactamente.

—¿El personaje le cae bien a los futbolistas?, ¿te lo han dicho?

—Ninguno me dijo que le cae mal. De hecho, José Chatruc (periodista y exfutbolista) me reposteó un vídeo sin conocerme que decía, ja ja, tampoco somos tan así. Pero se reía. Se lo toman bien.

—Te lo piden en todos lados, ¿es un personaje que vos consumirías?

—Sí, obvio, me gusta mucho el fútbol y uno tiene que hacer lo que le causa gracia. El humor tiene que ser genuino. Si no fueran tan fanático del fútbol no me saldría tan automático porque son años de escuchar las mismas respuestas todo el tiempo.

—¿Ves a Argentina campeón del mundo?

—Está difícil pero ojalá.

—¿Messi o Maradona?

—Messi. Soy contemporáneo de él y lo amo. Me podés decir cosas en su contra con fundamento pero no me importa. Para mí es lo mejor que hay.

—¿Sabes si le llegó algún vídeo de Juan Cassette?

—Ni idea. Quizá cuando comparte concentración con alguno de los jugadores que me siguen le mostraron algo y se divirtió.

—Te criaste en San Isidro y contaste que llevabas una vida bastante cuadrada, ¿sentís que saliste de la burbuja?

—Yo creo que todos salimos de la burbuja en algún momento con la edad, el paso del tiempo, el trabajo. Quizá por mi profesión salí más que otros pero sigo viviendo en San Isidro, tengo mis amigos ahí, y me encanta el barrio, pero es verdad que hay cierta burbuja y al romperla uno se encuentra con otro mundo. Un poco me río de eso en Cheto Con Sube.

—Cheto con Sube está todo el tiempo haciendo cosas para "curtirse". Si bien es exagerado, ¿vos pasaste por las mismas situaciones que ese personaje?

—Sí, obvio, es un poco yo pero en absurdo y exagerado. Me ha pasado de tener que tomarme un colectivo o un tren y no saber cómo.

—¿Qué edad tenías?

—Yo iba al colegio en bicicleta porque quedaba a tres cuadras de casa y la primera vez que me tuve que tomar un colectivo para ir a clases de guitarra tendría 13 años. Al principio lo sufrí, no sabía dónde poner la moneda. Además está el tratar de no quedar como un boludo porque pasás vergüenza. Todo eso me inspiró mucho tiempo después para crear el personaje.

—¿En el momento no te dabas cuenta de esas cosas de las que ahora te reís?

—Obvio, no te das cuenta. Lo más sano es aceptar lo que te pasa. Nunca podes reírte de algo que no superaste o no estás de acuerdo. Hay mucha gente de San Isidro de toda la vida, tradicional que dice, no soy cheto. En el fondo sí, hay que aceptarlo. Y una vez que aceptás tu realidad podés hacer humor y reírte de vos mismo.

—¿Había un Alfred en tu casa?

—No, había una chica que vivía en casa y me crió básicamente, pero estábamos lejos de tener un mayordomo.

—El personaje cayó bien en todos lados, ¿cómo reacciona la gente en la calle cuando salís a grabarlo?

—La gente entiende que no me estoy riendo de ellos, pero es verdad que a veces voy a una plaza o un tren, me grabo diciendo cosas que parecen ser ofensivas y me muero de vergüenza, pero no he tenido ningún encontronazo. Nadie me dijo nada pero yo siento que me miran.

—Lo grabaste en Montevideo, ¿cómo reaccionó la gente?

—Grabé uno y estuvo bueno. Fui con la Sube al colectivo y me decían, esta tarjeta es de Argentina. Ah, no sabía, respondía. No entendían nada.

—Ser cheto tiene una connotación negativa, ¿la has pasado mal por eso?

—Tiene una connotación negativa pero por los privilegios que tenemos. Si dijera que la pasé mal por ser cheto sería hipócrita.

—¿Incluiste Cheto con Sube en el show Sanata porque la gente lo pedía?

—Un poco sí. Fue medio estratégico porque la gente lo pedía mucho. Pero después nos sentamos con Darío (Orsi) y dijimos, está bien si es funcional al show, no solo para que venga más gente porque sino era medio trucho. Nos rompimos el bocho para hacer que entrara bien, que fuera gracioso y no resultara cualquiera. Estamos contentos con el producto final.

—Grabás un vídeo por día para Instagram y eso te puede llevar horas o un ratito, ¿el resto del tiempo jugás al Play Station?

—Por suerte hoy tengo mucho trabajo así que no juego tanto a la Play. Estoy con algunos viajes y giras, pero trato de que haya algo de ocio y ahí me quedo en casa jugando a la Play. Es lo que hace la gente un domingo, pero yo esos días estoy volviendo de tener funciones en el interior del país, así que lo hago con menos culpa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º