Gustavo Landívar

Producir para entretener

Lleva más de 8 años trabajando para Teledoce. El productor argentino ha estado al frente de Parque Jurásico, Décadas o Día perfecto. En la actualidad está detrás de Masterclass, Desayunos informales y La columna de la gente.

Gustavo Landívar.
Gustavo Landívar.

Gustavo Landívar proyecta un nuevo ciclo de entretenimientos para estrenar en los próximos meses. Crítico de la TV argentina que busca la polémica, el productor habla de su carrera y de los desafíos de la TV uruguaya frente a la competencia de las plataformas. “Hay que apostar a los programas en vivo y con contenido nacional”, asegura. También opina sobre el éxito de Masterchef en Canal 10.

—Llevás más de 8 años trabajando en Uruguay, ¿cuál es tu balance de la experiencia?

—Muy bueno. Cuando llegué, vine sin saber mucho qué se producía y cómo se hacía. Comencé a encontrarme con personas muy capaces y con muchas ganas de producir. Me hizo acordar a la vieja televisión argentina en la que afinábamos el ingenio para producir de la mejor manera con bajo presupuesto. Claramente en Uruguay se necesita mucho de ese ingenio porque la TV sigue siendo un negocio. Hay que tener equilibrio entre la calidad del producto y que a la vez sea rentable. En un mercado pequeño como este, esa ecuación no es tan fácil.

—¿Qué le falta a la TV para producir más?

—Estaría buenísimo que la pauta publicitaria se pague más. De esa forma habría más recursos para producir. Hoy se pueden hacer grandes producciones pero terminás endeudado y no es la idea. La inteligencia está en producir a gran escala y al mismo tiempo hacer un negocio. En Teledoce vemos todo el tiempo formatos que nos gustaría hacer pero enseguida hacemos la ecuación de los posibles resultados. Para mí, el secreto de la TV uruguaya es que con poca gente se logran productos de calidad. ¿Puede ser mejor? Claro que sí. Pero me gusta mucho lo que veo. Hay programas interesantes del canal que yo trabajo y también en otros.

—¿Cuáles fueron tus principales proyectos en Teledoce?

—El primero fue Parque jurásico (2009) y después estuve en muchísimos: Minuto para ganar, Décadas, Yo me llamo, Día perfecto... Ahora estoy detrás de Masterclass, La columna de la gente y Desayunos informales. También estamos con un proyecto lindo, una idea original como para los próximos meses.

—¿Qué tipo de proyecto es?

—Es un programa de entretenimientos en la sintonía de los anteriores. Pensamos en dos o tres meses estar al aire con eso. Como todo lo que hacemos en el 12, buscamos que sea un programa que reúna a la familia frente a la tele. Va a estar bueno... no puedo adelantar mucho más.

—¿Qué desafíos tiene la TV en este tiempo? Se habla mucho de la incidencia de otras plataformas de entretenimiento...

—Pienso que la mejor forma de que la TV abierta siga siendo un negocio fuerte es apostando a la televisión en vivo y con contenido nacional. Eso que no podés encontrar en Netflix. Yo hoy no puedo programar en un canal de TV abierta La casa de papel para competir con La casa de papel en Netflix. El espectador la puede ver cuando quiere en la plataforma y yo la tengo que poner en un horario, un día de la semana. Sería contraproducente. Las series y las películas van por el carril de las plataformas, pero los canales tienen que explotar los eventos deportivos y los programas en vivo con contenidos cercanos para la gente, a través de los magazines y noticieros, por ejemplo.

—¿Cómo analizás la cobertura del Mundial en la TV abierta uruguaya?

—Me encantó lo que hicieron acá. En Argentina apuestan todo el tiempo a la polémica. Si va un columnista a analizar el fútbol y no arma relajo con alguna declaración, no lo invitan más. Todo el tiempo buscan la repercusión por el lado del quilombo. Eso en Uruguay no perdura más de tres días. Por suerte no se prenden ustedes en la polémica barata. A mí me pareció de otro nivel que Teledoce tuviera al Loco Abreu y a Diego Forlán. Dos referentes de la selección haciendo un aporte serio y respetuoso. Fue genial. Pero más allá de ese caso, para los presupuestos que se manejan en Uruguay, las coberturas de los canales me parecieron de alto nivel.

—¿Cómo viste que parte de los uruguayos se alegrara de la eliminación argentina?

—Nada. Me divierte. Es parte del folclore del fútbol. Soy argentino hasta la médula y amo a Messi y a la selección. Soy muy emocional. Pero que me jodan me puede molestar los primeros 10 minutos. Después entro en el juego y también devuelvo.

—Mariano Closs hizo unas declaraciones polémicas sobre Uruguay....

—Es verdad. Fue raro porque en general es un tipo muy medido y como que se fue de boca. No está bueno que pase eso. También se enojaron con el diario Clarín cuando tituló que se podía dar un posible cruce entre Cristiano Ronaldo y Messi en cuartos. Para mí no era nada en contra de Uruguay. Solamente apelaron al morbo de que los dos jugadores considerados mejores del mundo se podían cruzar. En ese caso, para mí, no daba para enojarse tanto. Pero bueno el mundial es así, se vive de forma muy pasional.

—¿Cuál es tu análisis de este momento de la TV argentina?

—Está rara, como el resto del país. Mucha de la audiencia se la llevan las plataformas y el rating es bajo. Tinelli no se sabe bien cuándo vuelve a la pantalla. Para muchos, parece que lo importante no es contenido, sino cómo repercute el programa el día después. Entonces, en cualquier programa buscan que el invitado sea lo más polémico posible para que lo levanten los medios al otro día. No me gusta eso. Como le pasó a Mirtha Legrand hace un tiempo, que llevó a Natacha Jaitt y dijo barbaridades. No me gusta. El contenido que me quiero ver es el que entretiene. Hace 25 años que hago televisión para entretener. En cualquier programa que haga, el objetivo primario es juntar a la familia y el segundo, que se entretengan. Cuando logramos eso, pienso que el objetivo está cumplido. A Uruguay, por suerte, no llegó esa obsesión por la polémica.

—Desde el año pasado, se vive un fenómeno de rating con Masterchef, ¿te sorprendió?

—No. La gente de Canal 10 trabaja muy bien y hace buenos productos. Eso está buenísimo. Me gusta cuando la competencia hace programas buenos porque me levanta la vara para competir. Masterchef me gusta, aunque en cierto punto lo veo repetitivo. Pero está muy bien hecho. Es un formato internacional que tuvo éxito en todos lados.

—¿Siempre te gustó como formato? ¿En algún momento lo pensaste como para Canal 12?

—Sí. Me encanta como formato. Quisimos llevar algo parecido en algún momento, pero los números daban muy altos. En el 12 tratamos de equilibrar lo económico con el contenido. No podemos hacer un programa y quedar endeudados. Me parece que fue una sana decisión no hacerlo. En lo personal, me ofrecieron ir a producir Masterchef en Colombia, pero la oferta implicaba radicarme seis meses allá y finalmente no acepté. De todos modos, analicé mucho el formato y está muy bueno. Es muy interesante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º