Cine

Las 10 películas del año

Es difícil elegir a los mejores films del año porque no hay nada más subjetivo que los gustos. Ciertos parámetros permiten armar un podio que, igual, sigue siendo arbitrario. En esta lista hay drama, animación, comedia, cine comercial e independiente, porque lo bueno y lo malo no están atados a géneros ni a presupuestos.

1 - Dos días, una noche.

Ante un planteo que parece sencillo a primera vista, los hermanos Dardenne muestran que no es tan fácil tomar partido cuando una decisión involucra la vida de tantas personas. Los empleados de una fábrica en crisis deben confirmar si despiden a Sandra -como ya resolvieran en una primera votación- o resignan un bono anual de mil euros. Sandra, que está saliendo de una depresión, tiene dos días y una noche para convencer a uno por uno de que necesita el trabajo. A primera vista quizás el espectador crea que no se discute ser solidario, pero caso a caso entenderá que un bono puede ser la solución de otros problemas urgentes. Marion Cotillard, candidata al Oscar, es fundamental para que la historia sea todo lo provocativa y excelente que es.

2 - Whiplash: música y obsesión.

Andrew consigue entrar a la orquesta de la Academia Schaffer, orquesta en la que todos los alumnos quieren estar por más que diariamente se los someta a las más grandes humillaciones de parte de su director. El joven baterista no será la excepción, pasando a ser uno de los preferidos del docente en un juego maquiavélico de amor y odio que llevará al espectador hasta límites psicológicos casi insoportables. J.K. Simmons (Oscar a Actor de Reparto) y Milles Teller protagonizan un duelo actoral no excento de suspenso y perfectamente delineado por Damien Chazelle. Invita a pensar.

3 - Force Majeure

Vacaciones en un centro turístico de los Alpes franceses. Familia almuerza en la terraza de un restaurante cuando ve que se acerca una avalancha. El padre corre con su teléfono, la madre abraza a sus dos hijos. Falsa alarma, nada ocurre. Todo parece volver a la normalidad, pero es un hecho que la forma cómo reaccionaron marido y mujer ante esta amenaza de muerte ha dejado una huella. Las repercusiones no serán explícitas, sino que se manifestarán en situaciones que parecen no tener nada que ver con lo sucedido. Habilidad del director y guionista Ruben Östlund para mostrar el quiebre a través de mínimos detalles, incluso apelando al humor negro para descomprimir un clima que es agobiante. Lo no dicho hiere más que lo que se dice. Obliga al público a preguntarse qué hubiera hecho en esa circunstancia. Y más aún, qué hubiera hecho si su reacción no hubiera sido la que imaginó. El film es tan bueno que no permite respuestas inmediatas.

4 - Birdman.

Fue la ganadora del Oscar a Mejor Película, galardón que reconoció varias cosas: la forma de contar (con cámara inquieta e incesante batería de fondo), el uso de las metáforas y grandes actuaciones. Michael Keaton interpretó a un actor que se le parece mucho: fue famoso en otra época gracias a un personaje y ahora intenta volver al candelero con una obra en Broadway. Los entretelones de ese estreno conforman este film nada masivo, con muchas aristas y mensajes para analizar. El mexicano González Iñárritu se hizo también de un merecido Oscar a Mejor Director.

5 - Intensa-mente.

Una animación no significa ni película de segunda categoría ni producto destinado exclusivamente al público infantil. Esta película de Disney-Pixar tiene bien ganado su quinto lugar entre las mejores metiéndonos en la mente de una niña. Allí interactúan cinco operadores que tiene todo ser humano: Alegría (con la voz cantante), Tristeza, Miedo, Disgusto e Ira. Un cambio en la vida de Riley hacen que Alegría y Tristeza salgan del centro de mando y todo lo que sucede en el cerebro empiece a correr serio peligro. Hay mucho humor, un necesario toque de nostalgia, y una gran dosis de aventura y suspenso. Ganó Oscar de Animación. Vale destacar que no fue la única animación destacada del año, Shaun, el Cordero sobresalió por su simpleza, diseño artesanal, ternura y llegada a pesar de no contar con diálogos.

6 - Misión rescate.

Esta atrapante aventura de ciencia ficción devolvió al Ridley Scott que se extrañaba. Tras una tormenta en Marte, un astronauta (Mark Wahlberg) es dado por muerto y sus compañeros abandonan el planeta sin él. Pero Mark está vivo, el problema es que la próxima misión llegará en cuatro años. Deberá ingeniárselas para sobrevivir y tratar de comunicarse con alguien que lo vaya a rescatar. Un héroe solitario que apela a sus conocimientos botánicos y al humor para hacer frente a situaciones que a otros los desalentarían al segundo. Por el nervio y el suspenso recuerda a Gravedad. Para ver sentado al borde del sillón.

7 - El capital humano.

En vísperas de Navidad, ciclista muere atropellado por camioneta todoterreno que se da a la fuga. Para develar al culpable, Paolo Virzi se vale de tres puntos de vista que le permiten analizar a una sociedad enferma, donde la moral y la ley cambian de acuerdo al cristal con que se miren. La película tiene la virtud de enganchar con dos anzuelos: por un lado, el misterio a revelar, y por otro, el retrato de tres personajes que pintan, con algún cliché, miserias humanas muy propias de esta y también otras épocas. Fue la gran triunfadora de los últimos premios David di Donatello -el Oscar italiano- alzándose con siete estatuillas de las diecinueve a las que aspiraba. Entre ellas están las de Mejor Película, Actriz (la siempre excelente Valeria Bruni Tedeschi), Actores de Reparto (Fabrizio Gifuni y Valeria Golino) y Guión.

- Ida.

Oscar a Film Extranjero, la película polaca cuenta la historia de una novicia que, a punto de tomar los hábitos, descubre que es judía y que sus padres fueron asesinados por esa razón. Se lo revelará su tía, su lado opuesto en esta trama en la que chocan dos mundos y formas de vida. Pawlikowski eligió reflejarlo hasta en la elección estética, apelando al blanco y negro y un encuadre cuadrado (aspiró al Oscar de Fotografía), nada casual para concentrar todo en lo que sienten dos almas opuestas. Gran labor de sus actrices (Agata Kulesza y Agata Trzebuchowska).

9 - Star Wars: el despertar de la fuerza.

Una de las películas más esperadas del año, sobre todo para los fanáticos de la saga de George Lucas... ahora sin Lucas. J.J. Abrams (Lost) llegaba con un currículum probado para hacerse cargo de la historia y no defraudó. Supo rescatar la esencia de la saga, demostrando ser un estudioso de los films anteriores, y le sumó todo lo que el paso de los años le ha brindado al cine: nuevas tecnologías, nuevos efectos especiales y una forma de contar que ya no es la misma. ¿El resultado? Una película que tiene todo para convencer a conocedores de la historia como a públicos nuevos, porque hace guiños a las dos trilogías previas pero permite que los nuevos espectadores puedan sumarse sin necesidad de haberlas visto.Dato no menor: encontró en Daisy Ridley una heroína a la altura y un gancho importante para lo que se viene.

10 - Dios mío, ¿qué hemos hecho?

Porque las comedias también importan y son muy elegidas a la hora de ir al cine, este film francés sobre un matrimonio conservador y católico que ve cómo sus cuatro hijas se casan con descendientes de emigrantes (musulmán, judío, chino y afro) conquistó merecidamente al público. Comedia costumbrista con mucho humor interracial y buenas actuaciones, sobre todo del elenco veterano, que demuestra que la gente sabe reírse de las diferencias en armonía, sin los trágicos desenlaces a los que el mundo de hoy nos tiene acostumbrados. Buen mensaje con un arma tan efectiva y entradora como el humor.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error