ENTREVISTA

Patricio Giménez: "Tuve dos novias uruguayas"

Con guitarra al hombro, Patricio Giménez quiere recorrer el interior uruguayo y llevar su nuevo tema Una noche cualquiera a pueblos que no haya pisado antes. "Lo hago porque me siento parte de Uruguay", afirma el músico y hermano de Susana.

Patricio Giménez. Foto: Leo Mainé
"La gente ve que yo hago mi propio camino a fuerza de caminar", asegura Patricio Giménez. Foto: Leo Mainé

-¿De qué se trata la gira por el interior de Uruguay para presentar tu nuevo tema Una noche cualquiera?

-Es un espectáculo íntimo en el que estoy yo con mi guitarra. Aprovecho el formato acústico que tiene la canción para cumplir el sueño de conocer todo el interior de Uruguay. Ese sueño lo tengo cada vez que voy en la ruta de Colonia a Montevideo o de Montevideo a Punta del Este y veo muchos pueblos en los que me gustaría detenerme. Estoy armando la gira con Alfredo Etchegaray y amigos. Y no necesito un teatro, sino que si una persona tiene un restaurante grande en un pueblo del interior me puede escribir al Instagram personal (@patogimenez), porque yo tengo ganas de ir con mi guitarra hasta ahí.

-¿Qué es lo que te motiva a emprender ese desafío sin que exista una necesidad comercial?

-Yo debo haber pasado como 100 veces por Nueva Helvecia y nunca me había detenido con una razón. Eso es lo que me motiva: tener una excusa para conocer todo Uruguay, del que ya conozco bastante. Le tengo amor a Uruguay de toda la vida, me siento parte. Tengo pensado venirme a vivir a Uruguay en un futuro, y no necesariamente a uno de los sitios más conocidos.

-¿Cuáles son tus principales recuerdos en Uruguay?

-Empecé a venir cuando tenía nueve años. En aquel entonces los veranos duraban dos meses y medio, y no una semana como ahora. He tenido proyectos de temporada en Uruguay, y he vivido un año en Carmelo. Me acuerdo también de mi primer show en Uruguay, en Café Misterio. Estaban Raúl Taibo y Ante Garmaz. Me acuerdo de un montón de anécdotas. Tengo un hermano que vive en Montevideo, una hermana menor que vivió en Montevideo, y a Susana que pasa la mitad del tiempo acá. También tengo muchos amigos, y he tenido novias importantes en Uruguay. Fueron amores que significaron mucho en mi vida. No quiero ahondar en el tema...

-¿Llegaste a convivir con alguna de ellas?

-Sí. El motivo para independizarme e irme de la casa de mi mamá fue porque una de ellas se fue a vivir a Buenos Aires conmigo.

-¿La música te ha ayudado a la hora de seducir?


-Yo pienso que la música suma en el sentido de que la mujer lo ve a uno como un hombre sensible. No pasa por el hecho de la música en sí, sino en la sensibilidad del artista. A la mujer le gusta sentir que del otro lado hay una persona que la puede entender.

-¿Ahora estás en pareja?


-Ahora estoy haciendo una nota (risas).

-¿La música siempre fue tu pasión o la descubriste con el tiempo?


-La música es lo que soy. En un momento armé una empresa de marketing y publicidad, he hecho cosas comerciales con Susana, y tengo proyectos inmobiliarios. Pero haga o lo que haga, mi vida siempre va a ser la música. Yo me levanto con ganas de tocar la guitarra. La música siempre fue mi motor y por suerte pude vivir siendo músico.

-Llegaste a ganar Cantando por un Sueño, ¿te sirvió a nivel de popularidad?

-Sí, significó tener mucha exposición. Gané y recibí muchos votos de Uruguay, por más que competía con Álvaro Navia. Eso lo agradezco mucho. En su momento entendí que me estaba exponiendo porque yo soy cantante y me iban a juzgar por cómo canto. Era un riesgo, pero me fue muy bien.

Patricio Giménez en Cantando 2011.
La noche que Patricio Giménez se coronó campeón de Cantando por un Sueño 2011. "Recibí muchos votos de Uruguay", asegura. Foto: archivo.

-¿Cómo manejás el hecho de ser para algunos “el hermano de”?

-Eso ya no es mío. Hace 25 años que toco la guitarra y siento que eso ya pasó. La gente ve que yo hago mi propio camino a fuerza de caminar. Y el que no lo vio hasta ahora no lo va a ver. Estoy hace años trabajando, yendo a radios a difundir lo que hago y tomando fuerzas para enfrentar nuevos desafíos todos los días.

-¿Se te ha abierto alguna puerta gracias a tu hermana?


-No me lo planteo porque hay puertas que se pueden abrir, pero hay otras que se pueden cerrar, hay prejuicios, gente que te saluda por eso y gente que no saluda por eso. No es un diferencial al evaluar una carrera.

-¿Se acerca mucha gente por ese motivo?, ¿tenés que lidiar con alcahuetes?


-No, yo soy muy simpático y me gustan las relaciones públicas, pero en mi núcleo íntimo somos mis dos perras, yo, y apenas entra alguien más.

-¿Cómo fue hacer el sketch con ella para la apertura del programa?


-Quedó muy buena. Me tocó hacer de vicepresidente con la fórmula Giménez-Giménez. Ojalá nos hubieran votado más (risas). Me sentí muy halagado de poder estar ahí acompañándola. Fue muy lindo.

-¿Te sorprendieron los resultados de la elección real?

-A todo el mundo le impactó. Yo no soy político. Lo que me da pena es que hay mucha gente que quiero que está atada a las decisiones de los gobiernos. Yo puedo agarrar mi guitarra y ser libre, pero hay personas que tienen tres hijos y no pueden elegir su rumbo. Hay cambios muy abruptos, una volatilidad permanente y una falta de honestidad que le hace mal a mucha gente. Eso me pone mal. No podemos ser tan inconstantes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)