ENTREVISTA

Patricia Fierro y Stephanie Delay; las anfitrionas del verano

Las modelos y conductoras Patricia Fierro y Stephanie Delay le ponen el cuerpo a la temporada estival. Están a cargo de la cobertura del verano: dejan sudor y hasta lágrimas en un verano atípico que comienza a bajar el telón. 

Patricia Fierro
Patricia Fierro y Stephanie Delay. Foto: Gabriel González Sapriza. 

El reloj marca la medianoche en Punta del Este. La zona del puerto exhibe gente, música, autos, ruido. El balneario más famoso del cono sur está en plena temporada y eso se nota en la calle. Patricia Fierro y Stephanie Delay se saludan en un hotel de esta zona en el que está alojada la primera. Patricia llega al lugar luego de realizarle una nota a Agustín Casanova, y Stephanie viene de otro evento de la península.

Las modelos y comunicadoras Patricia y Stephy cubren la temporada de Punta del Este, y por lo tanto cargan con la responsabilidad de mostrarle al resto del país y al mundo lo que ocurre en el principal balneario uruguayo. Su apretada agenda apenas les liberó el horario de trasnoche para la cita en el hotel, que tiene como objetivo dialogar con Sábado Show sobre los entretelones de la zafra estival. Ambas le imprimen su estilo a la cobertura, y aseguran que son muy distintas entre sí. “Somos el agua y el aceite”, ríen en una distendida conversación.

La primera diferencia que asoma entre ambas es el vínculo con el balneario. Patricia conoció Punta del Este trabajando. Fue hace cuatro veranos, cuando comenzó a cubrir para Siete Sentidos de Canal 7, donde continúa hasta hoy. Antes, prefería quedarse en Atlántida, donde veranea el resto de su familia. Con el paso de los años, le fue tomando cariño a Punta. “Este trabajo me hizo conocer Punta del Este para vivirla de la manera que uno quiera” explica.

Stephy recorrió el camino inverso. Vacaciona en su casa de Punta del Este desde que tiene memoria, y este año fue convocada por primera vez para realizar las notas de verano. La propuesta fue la de salir al aire en el canal argentino Fox y generar contenido que se replica en todo Latinoamérica. “Estoy copada. Son cosas lindas de vivir y se pasan buenos momentos”, indica con entusiasmo.

Stephy lleva una carga horaria más liviana que la de su colega. Es que al trabajar para Fox, solo interesan actividades y figuras que tengan atractivo para el público argentino. Eso le permite intercalar con mayor facilidad la rutina laboral con pasar tiempo con su familia y amigos. Su día comienza a las seis y media de la mañana, pese a que es verano y sus hijos están de vacaciones. A esa hora sale a correr por las coquetas calles de la península frente al soñado amanecer, y al regreso desayuna con su familia. Enseguida llena de protector solar la cara de sus cuatro hijos y parten en grupo hacia la playa. La hora de trabajar suele llegar después de las cinco de la tarde.

Patricia Fierro
Foto: Gabriel González Sapriza. 

Patricia lleva una agenda más apretada. Ella trabaja en los mismos eventos que Stephy, pero suma todas las actividades locales y entrevistas a figuras de la farándula uruguaya. Aun así, también aprovecha la mañana para ir a las zonas más alejadas de la playa mansa en busca del silencio y la paz que no encuentra en la frenética actividad televisiva. La rutina laboral comienza en general sobre las cuatro de la tarde y se extiende hasta las nueve de la noche, cuando la conductora se recluye en su hotel.

El diálogo entre Patricia y Stephy deja a la vista la complicidad y química que traen desde los tiempos en que compartían pasarela. Aseguran que ese buen relacionamiento es moneda corriente entre los periodistas que realizan este trabajo de temporada. Los noteros suelen pasarse “piques” para ponerse al tanto sobre las actividades y famosos de la vuelta: “¿adónde van ahora?”, “¿qué hicieron hoy?”, “me faltó tal dato”, “andá porque Fulano se va a quedar hasta tarde”, son algunas de las frases que Patricia revela que suelen intercambiar los comunicadores que van detrás del ajetreado calendario de verano.

La blonda también advierte que no todo es tan grato al momento de trabajar. En varios eventos, decenas de noteros pueden abalanzarse sobre la figura del momento y es entonces cuando no se pasa del todo bien. “Es una locura”, se queja. Ante esas situaciones, su estrategia suele ser “dejar que todos hagan las notas que quieran y quedarme para el final”.

Algo que sí le pone los nervios de punta a Patricia son los recurrentes embotellamientos en el tránsito esteño. Y ella no es de quedarse callada si identifica que un auto comete una infracción que la perjudica. “Es parte de mi personalidad explosiva y pasional”, justifica.

La comunicadora recuerda que apenas un par de días atrás tuvo un encontronazo por una situación en el tránsito. Ocurrió justo cuando hacía la fila con el auto para ingresar al Centro de Convenciones por una presentación de Gabriel Rolón. La fila se demoraba más de lo habitual, y un auto se cruzó para entrar por adelante de ella. “Señora, ¿puede hacer la cola?”, le dijo. Y la mujer le respondió a los gritos desde adentro del auto. La situación no terminó ahí porque Patricia buscó a la señora entre el público del evento hasta encontrarla. “Señora, si hay una cola, usted tiene que respetarla”, la increpó.

Pero si de malos tragos se trata, no hay ninguno como el que tuvo que superar Stephy los primeros días de enero. La notera se sintió maltratada por el tenista Pico Mónaco luego de una entrevista, y partió en llanto. La situación fue tan comentada que llegó a replicarse en los medios argentinos.

“Hicimos la nota normalmente y yo le agradecí, pero después quedé helada por la reacción que tuvo”, recuerda Stephy sobre Mónaco. Ella le consultó por su relación con Pampita, y al finalizar la nota, el mediático extenista montó en cólera y se quejó con el productor por el tipo de preguntas que le realizó la uruguaya. “Yo me sentí mal. Me dio la sensación de que eran dos personas: una al aire y otra con la cámara apagada”, relata. Y finaliza resignada: “Andá a saber qué le pasaba al pibe por la cabeza para hablarme así”.

Balance. Al momento de pasar raya de lo que va de la temporada, Patricia y Stephy tienen opiniones encontradas. La conductora de Siete Sentidos sostiene que “el mal tiempo no ayudó para que la temporada explote”, pero la flamante notera de Fox la interrumpe y afirma que Punta del Este ofreció el mismo clima de todos los veranos. “Siempre son tres días lindos y uno feo. Hubo solo dos días en todo el verano en los que yo no pude ir a la playa”, arremete. Patricia reafirma que hubo “más de dos días feos”: “el tiempo no ha sido como otras temporadas en las que la gente llenaba las playas y disfrutaba”. 

Patricia añade que en cuanto a los turistas y a las actividades, Punta del Este tuvo gran movimiento al comenzar el año, pero a los pocos días se limitó solo a los sábados y domingos. “No fue como en los últimos años en cantidad de gente y eventos”, lamenta. Su colega asiente y agrega que el mal momento económico que atraviesa Argentina se tradujo también en la poca farándula porteña que cruzó el charco. “Han venido menos personalidades que otros años y las que vinieron se fueron los primeros días”, concluye Stephy. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados