NOTA DE TAPA

Patricia Fierro, enamoradísima a los 39: "Volvería a ser madre"

La conductora de Punta 2020 (Canal 7) habla sobre su relación con el rugbier Rodrigo Silva (27 años), con quien no descarta tener un hijo. “Entendimos la diferencia de edad”, sostiene.

Patricia Fierro
Fotos: Daniel Ayala. 

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

—Comenzaste el año al frente del nuevo programa Punta 2020 (Canal 7), ¿es tu proyecto más personal?

—Sí, totalmente. Yo tomo las decisiones junto con Andrea Carseles, que es la productora. Punta 2020 es ese proyecto que estaba esperando que surgiera. Comenzamos con la temporada para tantear, pero esperamos poder seguir durante todo el año. Bajo un estilo descontracturado vamos a los eventos de arte, moda, lanzamientos, emprendimientos inmobiliarios, y mostramos la oferta hotelera y gastronómica del balneario. Tratamos de mostrar qué se puede hacer en Punta del Este. Es una producción independiente que va miércoles y sábados a las 21.30 horas por Canal 7.

—¿Cómo estás viviendo esta temporada en particular?

—Es una temporada intensa. Los que trabajamos de esto sabemos que hasta el 15 de enero hay que estar en todos lados cubriendo cosas de arriba para abajo, y después hay que buscar. A diferencia del programa que hacía antes, Punta 2020 no es un programa diario, entonces podemos seleccionar adónde ir y no andar a lo loco. Intento disfrutarlo, que es importante más allá de que uno está trabajando.

—¿Te costó aprender a disfrutar de la cobertura de la temporada en estos cinco años?

—Yo no conocía Punta del Este en verano. Mis veranos eran en Atlántida con mi familia. Venir a cubrir la temporada de Punta del Este hace cinco años fue algo muy distinto. Yo no sabía con lo que me iba a encontrar, y tampoco me llamaba la atención venir a Punta del Este en verano. Durante la primera temporada estuve aprendiendo los movimientos del balneario, y hoy lo tomo de otra manera. Me siento en casa y conozco mucha gente. Hoy lo hago con más seguridad y eso me permite disfrutarlo.

Patricia Fierro
Fotos: Daniel Ayala. Estilismo: Jorge Cruz. Agradecimientos: Bikini : Morgana / La Diabla / Pippos / Óptica Canaro / Sombraraa.

—Más allá de las dificultades del comienzo, ¿encontrás atractivo cubrir la temporada de Punta del Este? Vos no tenías un perfil vinculado a los eventos sociales…

—Tengo otro perfil y de eso no hay vuelta. Sigo sin ir a los eventos si no es para trabajar. Al principio era un desafío y era la parte que más me costaba, pero hoy por hoy ya me siento súper cómoda.

—¿Qué es lo peor de la temporada en Punta del Este?

—El tránsito en Punta del Este es un tema del 1 al 10 de enero. Hay que respirar hondo. Hay mucho tráfico. Como uno está trabajando tiene horarios para llegar a los lugares, y si no llega se pierde de la nota o llega tarde al evento siguiente. También pasa que una termina cansadísima de trabajar y quiere llegar al hotel y hay como una horita de viaje por las dificultades en la calle. Eso me afecta un poco al humor.

—¿Te ha escrito algún entrevistado para verse después de una nota?

—Sí, ha pasado. Con las redes sociales la gente se atreve a más. Hubo un caso que me sorprendió. Era un cantante. Yo no respondí.

—¿Cómo ves esta temporada en particular, teniendo en cuenta que había pronósticos preocupantes?

—Hay muchísima gente en Punta del Este. Miro para alrededor y todos los lugares están llenos. Decían que iba a ser una mala temporada, pero por ahora no se está notando. Hay que ver qué pasa después de la primera quincena. Veo mucha gente en los restaurantes y en las calles. A la noche uno sale a caminar por Golero y es impresionante la cantidad de gente que se cruza. Hablo con personas de los comercios y me dicen que por ahora están conformes.

—Llevás cuatro años y medio de relación con Rodrigo Silva, un rugbier 12 años menor. ¿Cuál dirías que es la clave que sostiene a la pareja?

—Nos complementamos muchísimo. Yo soy muy intensa y él todo lo contrario. Él es mi cable a tierra. Tenemos una relación muy sana, muy linda y nos apoyamos en todo.

Patricia Fierro
Patricia Fierro y Rodrigo Silva. 

—Honestamente, ¿al comienzo apostaste a que fuera una pareja a largo plazo o pensabas que sería un vínculo del momento?

—Me costó unos días saber la edad de Rodrigo cuando lo conocí, no fue algo que me enteré enseguida. Sabía que era un poco más chico que yo, pero no que había 12 años de diferencia. Cuando lo supe, empecé a preguntarme y replantearme un montón de cosas. De todas formas la relación empezó de una manera muy fuerte y no nos separamos más. Son esas vueltas de la vida que uno no espera.

—¿Cómo recordás ese proceso de los primeros meses?

—Fue un tiempo de muchas preguntas que no tenían respuesta. Yo no soy de dejar fluir, sino que soy mucho más pasional. Pero las cosas se fueron dando y nos fuimos equilibrando cada uno en su etapa de vida. Uno tiene que apretar el acelerador y el otro aflojar un poco. Así vamos bien.

—¿Atravesar etapas distintas de la vida nunca fue un motivo de conflicto en la pareja?

—No, él tiene una personalidad muy tranquila. No es el estereotipo de persona de su edad. No tiene vida nocturna. Si bien las etapas de vida son diferentes, nunca fueron un problema. Lo que es cierto es que al principio me lo planteé un montón de veces. Entre los dos entendimos bien las diferencias de edad.

—¿Cómo fue la reacción de tu hija Valentina cuando se lo presentaste?

—Tardé un tiempo en contarle a Valentina. Mi hija es súper compañera, pero me daba miedo decirle que yo estaba con alguien que solo le llevaba cinco años a ella. Se lo conté nerviosa, pero su devolución fue muy adulta. Me dijo que me iba a acompañar en todo. Ella ahora tiene una relación muy buena con él. Y ahora cada día que me levanto, me pide un hermano.

—¿Volverías a ser mamá?

—Sí, lo haría. Si todo da a que biológicamente se pueda, diría que sí. Antes no lo había pensado, pero ahora estoy en una relación en la que mi pareja no tiene hijos así que si en un momento eso se da, no sería un problema.

Patricia Fierro
Patricia Fierro. Foto: Daniel Ayala. 

—¿Estás embarazada?

—No, todavía no (risas).

—Hace un tiempo revelaste un trauma referido al mar, vinculado a un episodio en la infancia. ¿Seguís sin entrar al agua?

—Me encanta el mar, lo amo. Me tranquiliza muchísimo. Cuando estoy muy nerviosa, me siento en la arena a contemplarlo. Pero no entro al agua ni loca. Y eso se debe a que cuando tenía 12 años me salvé de milagro de no morir ahogada. Estaba con mis primitos en la playa de Atlántida y se fue mar adentro una pelota inflable. Yo salí a buscarla. Me tiré, nadé y cuando quise acordar estaba en el medio de la nada. En un momento, no di pie y empecé a ahogarme. El próximo recuerdo que tengo es el del salvavidas haciéndome respiración boca a boca en la arena. Desde ahí le tengo terror al agua. Solo me mojo los pies. Ojalá que en algún momento pueda trabajar ese sentimiento y perderle el miedo. Este verano, tenemos de notero a Nicolás Culela, que es un nadador profesional uruguayo. Él me dijo que me iba a dar algunos tips para perderle el miedo. Vamos a ver si sucede en esta temporada. Ojalá.

—¿Qué playa preferís de Punta del Este?

—Hice muy poca playa en lo que va del verano. Me gustan las playas bastante solitaria. Voy a la 32 de la Mansa o en la bajada del Chileno, porque me encanta.

—¿Qué esperás del 2020 a nivel profesional?

—Quiero seguir con Punta 2020. También volvemos en marzo con Alguien tiene que hacerlo bajo la producción de Trimax, y con Auvo Tv en el autódromo de El Pinar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)