ENTREVISTA

Pablo Karslian sobre su salida de Oriental: "Fue por diferencias económicas"

El comentarista se despidió del aire de la 770 AM luego de 21 años en la emisora. En entrevista, explica los motivos y habla de los tiempos "complicados" para el ejercicio del periodismo deportivo.

Pablo Karslián
Pablo Karslian. Foto: Archivo. 

—Después de 21 años, no renovaste el vínculo con el equipo de Javier Máximo Goñi en Radio Oriental, ¿Qué pasó?

—El viernes pasado me despedí de la audiencia. Fue muy emotivo. Hace un par de años le había planteado a Máximo ciertas cosas que tenía con que ver con lo económico y por un motivo u otro se iban dilatando y ahora, luego de la renovación del vínculo con la radio, entendí que era hora de ajustar también el convenio mío. No fue así y tomé la decisión de dar un paso al costado. Agotado el diálogo, no hubo otra opción.  

—¿El motivo es únicamente económico o hay algo más?

—Solamente. No hay otros componentes. El tema es que cuando pedís una cosa y pensás que es justo, y luego se posterga y se posterga, llega un momento en el que comenzás a trabajar en un estado de ánimo que no es el mejor. Para los vocacionales como nosotros lo fundamental es ir a trabajar contento y tranquilo. Cuando perdés la alegría, tenés que replantear las cosas.

—¿Cómo definirías la relación con Máximo Goñi luego de este desenlace?

—Muy buena. Terminamos en excelentes términos. Yo pedí algo que Máximo entendía que no estaba en condiciones de brindar. Ahí entendí que era el momento de poner fin en el vínculo laboral. Pero no quedamos enemistados. Todo lo contrario: hay una relación de muchos años que no se va a deteriorar, espero yo, por esta decisión.  

—¿Qué análisis hacés de las repercusiones de tu salida?

—Muy buena. Me llevé una linda sorpresa, porque no solo hubo repercusiones a niveles más íntimos, con familiares y amigos, sino que luego de la despedida, recibí a través de las redes sociales muchísimos mensajes de personas que no conozco pero que estaban allí, al tanto de mi trabajo, siguiendo mi carrera desde hace muchos años. Me siento tremendamente reconfortado y me di cuenta de que había mucha más gente atenta a lo que hacía de lo que uno se imagina.  

—¿Cómo imaginás el futuro? ¿Hay algún proyecto para volver al ruedo en 2019?

—Me imagino trabajando porque no tengo la vida solucionada, ni nada que se le parezca. Tengo la intención de seguir trabajando. Ahora dependerá de que algún medio se interés en mis servicios.

—Además de comentarista, fuiste por dos períodos presidente del Círculo de periodistas deportivos, ¿cómo evalúas estos tiempos para la profesión?

—Complicados, como para todo el periodismo. Son tiempos en los que la parte comercial juega un rol muy importante. Hay gente con mucha capacidad sin avisos que no trabaja y personas sin tanta capacidad, pero con avisos, que tiene trabajos importantes. El concepto del viejo broadcaster ha desaparecido. Algunas radios son un lugar donde se alquila un espacio. Les llamo las “Radios quilombo”, porque uno va, paga, hace lo suyo y se va. Nadie hace un control de calidad de los productos que salen al aire.  

—¿En tu caso has pensado en incursionar también en la venta de publicidad para solventar un espacio...?

-Por el momento no. El otro día le decía a un amigo medio en broma: voy a ver si alguna empresa se interesa en mis servicios, sino incursionaré en el rubro del youtuber.  

—¿Volverías al relato como ejerciste durante varios años?

—Sí. Pienso que es una materia pendiente incluso. Ahora, entre los mensajes que recibí, mucha gente me decía que vuelva al relato en TV. Pero eso no es una voluntad mía. Me lo propuse a mí mismo hace mucho tiempo pero no han surgido las oportunidades. Es la única actividad dentro del periodismo que dejé de hacer sin proponérmelo. En 1999, cuando llegó Tenfield, Javier De León y yo, fuimos los únicos que quedamos afuera en el cambio. Fuimos material de descarte en su momento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados