"Killing Eve": la serie de TV del momento

Obsesionadas

Cinco nominaciones de la Asociación de Críticos de Televisión de los Estados Unidos, entre ellas la de Programa del Año, es la primera gran pista de que Killing Eve es una de las grandes sorpresas de 2018.

Killing Eve
Sandra Oh y Jodie Comer protagonizan uno de los estrenos del año.

Récord de audiencia y confirmación casi inmediata de una segunda temporada, demuestran que la serie de BBC America pisa fuerte y seguirá conquistando crítica y público. Sandra Oh y Jodie Comer son las protagonistas de una nueva versión del juego del gato y el ratón que aún no tiene definido por qué canal la conoceremos en América Latina. Si seguimos el destino de las producciones de la BBC, seguramente esté desembarcando en Netflix y en una fecha en la que ya habrá varios ansiosos esperándola.

¿Qué más se puede hacer con el juego del gato y el ratón? Está comprobado que muchas cosas, entre otras razones por la muy sabia frase de que "el público se renueva". Pero no todo termina siendo igual de bueno o conquistador. No es precisamente lo que sucede con Killing Eve, la serie que BBC America estrenó este año y viene posicionándose como la preferida del público y de la crítica.

Por estos lados, aún no hay forma "legal" de verla, se cree que la misma llegaría de la mano de Netflix. Pero mientras esperamos y rogamos para que ello ocurra-, podemos ir familiarizándonos con este nuevo drama televisivo en el que Sandra Oh (Greys Anatomy) y Jodie Comer (Doctora Foster) son una nueva versión de cazador y presa en uno de los juegos más viejos que existen.

La primera es Eve Polastri, una oficial administrativa del MI5 que un día encuentra un motivo para escapar a su aburrido trabajo. Advierte que en Europa andaría suelta una peligrosa asesina a sueldo que mata a nombres claves de la escena geopolítica. Eve no tiene experiencia de campo, pero sí es dueña de un muy buen olfato detectivesco, algo que no pasa desapercibido para Carolyn Martens (Fiona Shaw), una miembro del Servicio de Inteligencia que resuelve montar una investigación no oficial con Eve a la cabeza.

El objetivo es Villanelle (Comer), una psicópata obsesiva, cruel y muy inteligente a la que le encanta ver morir a sus víctimas. Pero también es una mujer sofisticada y elegante, que se preocupa siempre por estar a la moda. Hasta el momento nadie ha probado ser capaz de dar con ella, pero aparece Eve y Villanelle empieza a sentir que la pisada está cambiando. Eso la lleva a obsesionarse con la agente británica… pero no es un sentimiento exclusivo de la asesina, la obsesión será mutua.

Comenzará entonces una relación enfermiza entre gato y ratón, entre cazador y presa, que hará que ambas se obsesionen con encontrarse y verse las caras. Ninguna de las dos imaginó nunca que les pudiera suceder algo así.

La responsable.

Detrás de esta apasionante historia se encuentra Phoebe Waller-Bridge (hoy cumple 33 años), una actriz y guionista que ha demostrado ser una de las más interesantes del Reino Unido en la actualidad. Comenzó a destacar en la comedia dramática Fleabag (Amazon Prime), por la que ganó el BAFTA a Mejor Actriz, pero antes creó Crashing y hoy se la puede ver como parte del elenco de Han Solo: Una historia de Star Wars. Algunos le han puesto el mote de "la nueva Lena Dunham (Girls)", pero ella ha sabido encontrar su propio camino con, en el caso de Killing Eve, personajes femeninos y situaciones que, si bien se basan en muchos clichés, los reproduce de una forma que escapa a lo tradicional, sumándole un excelente manejo del humor negro.

En Killing Eve, Waller-Bridge adaptó la saga literaria de cuatro partes Codename Villanelle (2014-2016), de Luke Jennings, y la convirtió en una miniserie de ocho capítulos que, cuatro días antes de su estreno el 8 de abril de este año-, ya tenía confirmada una segunda temporada para 2019. El resultado es una ficción que combina drama, thriller, comedia y el más oscuro humor negro.

Público y crítica la recibieron con mucho entusiasmo y elogios. El primero fue creciendo con cada capítulo, pasando de 423 mil televidentes el día del estreno a 892 mil en el cuarto episodio. De esta manera se convirtió en el único drama emitido en una señal con publicidad que logró estos números en los Estados Unidos en más de una década. Y no estamos contando la cantidad de personas que se fueron sumando luego, cuando el boca a boca llamó la atención sobre esta serie. En las plataformas digitales de BBC America, se ubica como la serie número uno, con más de un millón de espectadores, y su capítulo estreno como el más visto en la historia de la cadena.

En cuanto a la crítica, Killing Eve estuvo nominada en la primera edición del Canneseries, sección del Festival de Cannes dedicada a la televisión. Y más recientemente consiguió cinco candidaturas en los TCA Awards, los premios de la Asociación de Críticos de Televisión de los Estados Unidos: Programa del Año (compite con Atlanta, The Americans, The Good Place, The Handmaids Tale y This is Us), Drama (con The Americans, The Crown, The Good Fight, The Handmaids Tale y This is Us), Nueva Serie (con Barry, Counterpart, Glow, Mindhunter y The Marvelous Mrs. Maisel) y Actuación en Drama (para Jodie Comer y Sandra Oh, que compiten con Darren Criss, Elisabeth Moss, Matthew Rhys y Keri Russell). En esta última categoría no se distingue entre hombres y mujeres.

Pura química.

Si bien la mano de Waller-Bridge es clave en el éxito de Killing Eve, está claro que esa responsabilidad se comparte con sus dos protagonistas, dos actrices que han generado una química entre ambas que todo lo puede.

La canadiense Sandra Oh ya había demostrado su magnetismo cuando dijo "acá estoy" en una película como Entre copas. Pero lo que la hizo amarla fue su personaje de Christina Yang en la serie Greys Anatomy, en la que dejó un gran vacío al decidir abandonarla. Meredith Grey (Ellen Pompeo) se quedó sin su mejor amiga y los fans sin uno de los mejores personajes. Christina era malhumorada, competitiva, exasperante… pero todo eso la hacía muy querible, lo que se reforzaba con su gran lealtad y amistad con la protagonista de esta ya legendaria serie de médicos que emite Sony.

En tanto la británica Jodie Comer es menos conocida, pero ha sabido irse ganado su lugar de a poco. Lo más reciente que conocemos de ella fue su participación en Doctora Foster, serie dramática inglesa presente en el catálogo de Netflix. Allí es la nueva pareja del ex marido de la protagonista, que es una médica que, al saber de la traición de su marido, se transforma al punto de llevar adelante actos que nunca se hubieran esperado de ella. Algo al estilo Atracción fatal que el personaje de Comer ha padecido, aunque no tanto como el ex de la doctora.

En Killing Eve, Oh y Comer han sabido construir personajes muy atractivos y llenos de matices. Por lo leído de quienes han visto la serie, el peso de la historia lo lleva Comer, manejando muy bien la gestualidad, con lo que logra transmitir a la psicópata que encarna. Mientras que Oh parece tener un personaje menos lucido, pero que la actriz rescata aportando un costado cómico a sus características.

Eve tienen una fiel asistente, Elena, encarnada por Kirby Howell-Baptiste. Tanto el personaje de esta última como el de Fiona Shaw (Carolyn, la jefa de Eve) aparecen en el libro de Jennings como hombres. El reparto se completa con David Haig (integrante del MI5 que acompaña a Eve al MI6), Sean Delaney (ex hacker reclutado por el MI6), Owen McDonnell (esposo profesor de Eve), Darren Boyd (supervisor de Eve en el MI5) y Kid Bodnia (jefe de Villanelle).

Eve y Villanelle son dos personajes bien distintos, dos opuestos que se atraen, dos mujeres obsesionadas una con la otra. Y, a pesar de que está claro que una está haciendo el bien y la otra el más perverso mal, están retratadas de manera tal que el público simpatiza con ambas. Al fin y al cabo cada una, dentro de su lógica, está cumpliendo son su deber.

Phoebe Waller-Bridge

La creadora de la serie es actriz, escritora, y showrunner. Su unipersonal Fleabag, que escribió y realizó, ganó el Premio Fringe First en el Festival Fringe de Edimburgo de 2013. La adaptó a la TV como una serie de seis capítulos de la BBC, que luego emitió Amazon, consiguiendo premios y nominaciones. Entre ellos el BAFTA a Mejor Actriz de Comedia para Waller-Bridge.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)