MIRADAS

La noche que Mirtha no frenó a Jaitt

No es habitual que a Mirtha Legrand le ganen de local. Y fue lo que pasó con la verborrágica Natacha Jaitt. Pensar que la producción de la diva me había invitado a la "mesaza" de ese sábado en el que la polémica invitada hizo explotar la bomba atómica y la estrella de los almuerzos nunca pudo plantearse con firmeza ante su visitante.

POR LUIS VENTURA

Así se produjo el incidente que dejó a Mirtha tambaleante, conmocionada y culposa frente al alud de críticas y fustigaciones que le cayeron como consecuencia de lo que ocurrió en su mesa que tuvo una apertura en los tribunales argentinos frente a todas las denuncias escuchadas.

¡Menos mal que ese sábado no fui! ¡Qué momento difícil me hubiera tocado vivir! Algunos aseguran que la presencia de Natacha Jaitt en el programa de Mirtha fue la contrapartida a la de Silvia Süller en el ciclo de Andy Kutnezzof, por Telefé. Como combatir el fuego con más fuego. La verdad es que Natacha se instaló en la mesa de Mirtha, que sin utilizar su almuerzo del día siguiente para aclarar nada, en el que no se trató el tema, esperó una semana entera resguardada, sin emitir ninguna declaración, para lograr el pico más alto de rating del año el último sábado. Total tenía todo el tiempo para pedir disculpas sin perdones en una exposición que mucha gente aceptó pero no tantos digirieron.

Según la propia Mirtha: "Romay una vez me dijo que en televisión por un punto de rating se mata a la madre… y yo caí en eso". También dijo que en su programa siempre se aseguró la libertad de expresión, algo que se pone en duda cuando uno pasa lista de referentes kirchneristas que estuvieron en su mesa, que nunca se hicieron operaciones que favorecieran a ningún sector cuando todavía se recuerda que la señora en algún momento se jactaba al aire de haber colaborado con el presidente Mauricio Macri para que fuera electo en las últimas elecciones.

Pero lo que más llamó la atención es que Mirtha haya dicho que ella se oponía a que Natacha Jaitt fuese invitada y que la producción que encabeza su nieto Nacho Viale la convenció, sabiendo que "La Chiqui" es quien hace y deshace en sus programas. Mirtha metió dos programas de maravillosas mediciones, y de manera inentendible nadie se quiere hacer cargo de las mismas sin dejar claro cómo apareció Natacha sentada en la glamorosa mesa, cómo es que la conductora que estudia al dedillo la historia de sus convocados no sabía de lo que iba a hablar y qué va a pasar con todos aquellos que quedaron heridos por un programa explosivo que lo único que dejó claro es que la televisión no tiene corazón ni escrúpulos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados