ENTREVISTA

Nicolás Furtado se vuelve a poner en la piel de "Diosito"

El actor uruguayo, de 30 años, vuelve cada tres meses a su país para recargar energías. Se reúne con su familia y amigos y vuelve a Buenos Aires, donde se ha destacado con personajes en El MarginalEducando a Nina. Aquí habla de su carrera y de su visión del éxito y del fracaso.

Nicolás Furtado. Foto: La Nación
Nicolás Furtado. Foto: La Nación

—Llevás varios años instalado en Buenos Aires, ¿cada cuánto volvés a Uruguay?

—Cada tres meses, en algún fin de semana libre. Me gusta mucho volver. Paso el día con mi familia y y junto a todos mis amigos para hacer un buen asado. Recargo energías y regreso. Hace seis años que estoy en Buenos Aires y si bien tengo mi grupo de amigos allá, se extraña a la gente de acá, sobre todo a familiares y amigos de toda la vida.

—¿Qué crees que sucedió en tu carrera para que de un tiempo a esta parte te hayas convertido en un actor de referencia en Argentina?

—Creo que mucho trabajo y esfuerzo, muchas horas invertidas en mi formación y un golpe de suerte, como siempre. Pero la suerte viene y a veces uno no está preparado. Yo lo estaba. Buscaba la oportunidad y como buen uruguayo, metí garra y siempre para adelante.

—¿Cuál dirías que fue tu golpe de suerte?

—Creo que ir dando con las personas indicadas. Fue todo muy gradual. Desde mis comienzos en Uruguay, con los castings, un papel en tal película o en otra. Entonces justo me conoció un productor argentino y entré allá con un papel chiquito y luego uno más grande. Así fui creciendo.

—Has estado en producciones muy exitosas, como Educando a Nina o El Marginal, pero también te tocó estar en proyectos con bajo suceso de público, como Fanny la fan. ¿Cómo procesás las dos cosas, el éxito y el fracaso?

—Los proyectos son los proyectos y yo soy yo. Ojalá que todos los proyectos en los que esté tengan éxito. Pero eso no va a ser así. Todos tenemos éxitos y fracasos. Como actor, individualmente, siempre atravieso por los momentos con la frente en alto, sin creerme mucho el éxito y tampoco el fracaso. Son sensaciones y uno debería estar al margen de eso.

—¿Te sorprendió la repercusión de El Marginal?

—Salió por la TV Pública (Argentina) y luego en Netflix ganó una masividad que nadie esperaba. Nos sorprendimos hasta nosotros mismos.

—Tu personaje tuvo mucha repercusión. ¿Cómo te llevás con "Diosito"?

—Me llevo bien. Siento que el personaje ocupa un lugar importante en mi vida. A la gente le genera algo particular: en la calle me hablan y me saludan como si fuera Diosito. Pero no. Soy el actor que hace el personaje. Voy llevando eso como puedo. Es lindo en el fondo porque la gente lo quiere.

—¿Por qué crees que sucedió eso con "Diosito"?

—No sé. Pegó como pega una canción que no te explicás por qué. Por mi parte, traté de hacer un trabajo importante, complejo. Me tomé el tiempo de ensayar, imaginar y probar. El resultado estuvo buenísimo.

—Grabaron en una cárcel, con expresidiarios, ¿cómo valorás la experiencia de la serie?

—Nos nutrió mucho como actores. Trabajamos con expresidiarios o gente de la villa, con distinto tipos de realidades. Todos aprendimos uno del otro.

—¿Qué se puede saber de la precuela, que será la segunda temporada?

—Tendrá 8 capítulos, pero con mucha acción. Hay más violencia y es más oscura. El Marginal es un policial pero a la vez un drama. La psicología de los personajes y sus relaciones son muy importantes.

—Tanto en El Marginal como en Educando a Nina te sometías a caracterizaciones físicas muy notorias para interpretar a los personajes, al punto que no era fácil identificar que se trataba del mismo actor. ¿Eso te ha ayudado?

—A mí me divierte mucho la composición, y los productores con los que trabajo entendieron que para mí es mejor si puedo ir para ese lado. Eso ayuda para que como actor me vayan llegando propuestas bien distintas. Y el desafío más lindo es poder hacer personajes que estén alejados a lo que soy yo. 

—También estuviste en Uruguay a fines del año pasado rodando la película Porno para principiantes, ¿de qué se trata este proyecto?

—Es una película muy divertida que estoy esperando para ver. Me divertí mucho leyendo el guión y después en el rodaje. Es una comedia a full. En el Río de la Plata no hay tantas películas que sean "comedia, comedia". La recomiendo porque me encantó. Fue un muy lindo proyecto que rodamos  en Montevideo con actores uruguayos y argentinos.  

—¿Cómo sos como consumidor de televisión?, ¿mirás televisión abierta o preferís las nuevas plataformas?

—No miro mucha televisión, ni convencional, ni Netflix. Voy más al teatro.

SU PASO POR MONTEVIDEO

Nicolás en MOVE

El actor participó el fin de semana pasado del evento MOVE, dedicado a la innovación en telefonía móvil y organizado por Movistar. Contó a los presentes su experiencia de éxito en Buenos Aires.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º