ENTREVISTA

Nicolás Estades, el productor de la música urbana que más se escucha en nuestro país

Entrevista con el productor musical Nicolás Estades, responsable del éxito de artistas uruguayos como Agus Padilla, Valeria Gau y Nicolás Blanco

Nicolás Estades. Foto: Difusión
Nicolás Estades. Foto: Difusión

Es uno de los productores musicales uruguayos más jóvenes y exitosos de la escena musical. Nicolás Estades, ejecutivo de la productora Nes tiene un oído prodigioso que lo ha llevado a consagrar artistas emergentes de nuestro país como Agus Padilla, Valeria Gau o Nicolás Blanco de Marka Akme que suman millones de reproducciones en las distintas plataformas. Fanático de los autos, Estades cuenta en esta entrevista con Sábado Show sobre sus inicios en la música, su sueño frustrado de ser jugador de fútbol, sus viajes en ómnibus para conseguir que ejecutivos de las radios uruguayas pongan sus canciones al aire y cuál es el sonido o la canción del verano.

Nicolás Estades junto al cantante colombiano Sebastián Yatra. Foto: Nicolás Estades
Nicolás Estades junto al cantante colombiano Sebastián Yatra. Foto: Nicolás Estades

El único vicio que tengo son los autos, dice Nicolás Estades, productor musical y uno de los responsables de la productora NES que representa a artistas locales de la talla de Agus Padilla, Peke 77, Valeria Gau, Marka Akme, Miway, The La Planta y Luciana. También representa en Uruguay a artistas argentinos como Bizarrap, Dj Alex, Ecko y Papichamp; y artistas internacionales como Sebastián Yatra a quien trajo por primera vez a Uruguay con entradas agotadas, Beret y Bad Bunny entre otros. Su vínculo con la música comienza en 2009 cuando con unos amigos deciden empezar una banda mientras estaba en el liceo. Uno cantaba, otro tacaba la batería, yo el piano y así se formó un grupo de barrio cuando tenía 18 años y empezó a producir ese grupo. “Me puse a armar los temas a grabarlos vía internet en ese momento y ese grupo pegó en Uruguay”. Grabaron tres temas que tenían que sonar distinto a lo que se escuchaba la cumbia en nuestro país. “Logré eso y en ese momento era muy fuerte las radios, entonces sabía que tenía que llegar al gerente de la radio que era el que ponía el tema. Fui 20 veces, para eso tenía que tomarme tres bondis para ir a la radio y nunca me daba bola nadie de la radio hasta que di con el responsable, con pocas ganas escuchó el tema y cuando lo escuchó dijo: esto está bueno”. Las cosas de la vida hicieron que ese hombre hoy sea el socio de Estades en Nes. “Esa persona hoy es mi amigo, mi socio y viajamos juntos y tomamos las decisiones juntos. Él es más sabio, tranquilo y yo más impulsivo”, dice Estades.

El gusto por los autos, “para mí que es desde chico”, dice. Siempre vivió en Manga, en Belloni antes de llegar a Los Céspedes, y “cuando era chico veía pasar las naves y siempre quedaba asombrado, y de ahí me quedó el gusto por los autos. Creo que es un vicio bueno, es caro, pero cada dos o tres años cambio de auto”. Actualmente tiene una camioneta única en nuestro país.

—Así que la vida de productor musical, rinde.

—No te creas. Pasa que hay que laburar día a día. Pasa que mi trabajo no se ve.

—Pero un poco es la función de un productor musical.

—Sí, pasa que no me gusta el escenario.

—¿Siempre quisiste estar vinculado a la música?

—No, quería ser jugador de fútbol, nada que ver. Hasta los 18 años llegué hasta cuarta y cuando me di cuenta que no estaba jugando en primera a esa edad decidí terminar el liceo, tenía una beca en la ORT para estudiar turismo y en ese momento se dio el éxito de la banda, empecé a tener otra, llegué a tener seis bandas producidas por mí y les plantee a mis padres que tenía que dejar la facultad.

—¿Y tus padres?, porque tenías solo 18 años.

—Mi madre es la típica que dice que hay que estudiar. Mi hermano mayor estaba terminando para ser economista y yo en segundo año les estaba diciendo que no quería seguir; pero se lo tomaron bien y me apoyaron. Eso creo que fue fundamental para que me pudiera meter de lleno a esto. Con los años fui aprendiendo sobre la imagen de los artistas, pensaba que todo era musical y entendí que hay que trabajar mucho el marketing, la personalidad y buscar lo que a la gente le pueda interesar. También ahí entendí que cada uno es diferente, si bien mis primeros grupos eran muy similares, si escuchabas se notaba que todos estaban producidos por la misma persona, entendí que había que buscar la personalidad de cada artista para que suene distinto.

—¿Cómo vas viendo la imagen de un artista para que no se pierda su esencia?

—Desde el principio me di cuenta que no todo lo que le puede gustar a la gente es lo que me gusta a mí, ese fue mi primer paso. Entonces fui más abierto para ver qué puede tener el artista para llamar la atención. Después cada artista tiene algo que no puedo describir, pero que llama la atención del resto, por eso llegan a donde llegan y los demás no. Muchos llegan con mucho trabajo e insistencia y otros casos, como el caso de Agustina, Valeria o Nico Blanco, que pegaron desde el inicio.

—¿Cuál es el ritmo o sonido del verano?

—Este año no hay un tema del verano. El año pasado fue “Leña para el carbón” de DJ Alex que levantabas una piedra y sonaba. Creo que este año hay muchos temas de reguettón que se escuchan en Spotify que no son hiper hits.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error