ELECCIONES 2019

Nery Pinatto: "El próximo presidente será de la oposición"

"La oveja negra” de los encuestadores se la juega nuevamente con un pronóstico para los comicios nacionales: el Frente Amplio no volverá al gobierno. Pinatto tiene columnas en varias radios en Montevideo e Interior pero se declara “censurado” para los grandes medios: “Me condena mi sinceridad”.

Nery Pinatto. Foto: Marcelo Bonjour
Nery Pinatto. Foto: Marcelo Bonjour

-¿Quién va a ser el próximo presidente?

-Sale de estas posibilidades: Sanguinetti o quien gane la interna blanca. No busques en el Frente Amplio porque de ahí no sale el próximo presidente. Las encuestas dan a la oposición varios puntos por encima del oficialismo. Además, ninguno de los factores objetivos que podrían mejorar la intención de voto del Frente tienen posibilidades de revertirse. ¿La seguridad va a mejorar en estos meses que queden hasta las elecciones? ¿La situación de desempleo? ¿El costo de vida? ¿La desilusión de la gente en general con el proceso político va a mejorar? Yo no creo. Hoy, los únicos factores políticos que tienen algo de prestigio en la gente son los gobiernos de más cercanía, que son las intendencia y las alcaldías. Y dos terceras partes de esos gobiernos están en manos de la oposición, principalmente del partido nacional.

-Montevideo, sin embargo, está en manos de Daniel Martínez, uno de los precandidatos del oficialismo...

-Es verdad, pero está entre los gobernantes peor valorados a nivel departamental. Yo acabo de terminar la encuesta nacional de MPC y de las 15 administraciones más valoradas, 13 son de la oposición. Entre las cuatro “peores” está la de Daniel Martínez. La izquierda no tiene un candidato fuerte porque Mujica y Tabaré Vázquez no pueden estar. Y los que asuman como favoritos que asoman tienen muchos puntos débiles. La gestión de Carolina Cosse en Antel nos dejó un déficit de 170 millones de dólares y el Antel Arena. Y Daniel Martínez fue el que inició la gestión más bochornosa de Ancap. Aunque él se ha desmarcado muy hábilmente, pero pienso que la oposición cargará duramente sobre la responsabilidad de Martínez en esa gestión. Fue la mayor estafa de la historia del país.

-¿Y cuál es su análisis de la oposición?

-Ahora se ha visto potenciada y diría que asumiendo su verdadero rol con la aparición de Sanguinetti. Antes, la oposición era muy poco opositora. Al menos, así lo percibía la población en general. La gente sentía que el Frente era gobierno y oposición al mismo tiempo y no le dejaba un escenario cómodo a la verdadera oposición.

-¿Y en qué cambió eso Sanguinetti?

-Sanguinetti potenció a la oposición porque es una figura resistida para el frenteamplista y se metió en la competencia golpeando. Rápidamente golpeó a los gremios de la educación, juntó en una reunión a Lacalle Pou con Larrañaga y generó un escenario en que la gente divisaba al gobierno por un lado y a la oposición por otro. Eso es bueno porque estamos ante la posibilidad real de un cambio político, que sin duda se va a dar. Si las elecciones fueran por estos días, el Partido Nacional probablemente votaría por encima del FA en primera vuelta. Hay un porcentaje alto de indecisos y quien dice va a votar en blanco y anulado. Rondan el 30%, así que hay más de 750 mil electores que no tienen definido el voto, especialmente los más jóvenes. Ellos tienen además una apatía hacia la política. A nosotros, en nuestra generación, nos parecía una cuestión de honor participar en política. Hoy a los jóvenes, especialmente los más preparados, lo único que le interesa es emigrar como consecuencia del tipo de país que le están dejando las administraciones políticas.

-¿No es una cuestión generacional más que política?

-Sí. Muchas veces pienso en el país de nuestros padres. Un Uruguay que fue campeón del mundo de fútbol, que fuimos ejemplo en América en comunicadores, científicos, escritores, poetas... nombrame hoy un científico, un escritor. Dimos grandes políticos, que eran ejemplo en el mundo, Batlle y Ordoñez, Luis Batlle, Wilson Ferreira, Luis Alberto de Herrera, como Líber Seregni o los grandes intelectuales de la izquierda. ¿Quiénes son sus sucesores? Creo que este contexto explica por qué Sanguinetti ha vuelto tan fuerte al escenario político. De todos modos, creo que lo más preocupante de nuestro país es que es un país de mentira.

-¿Te referís a la estadística?

-A muchas cosas, pero también a la estadística. Los números que el gobierno transmite y que los medios repiten como loros sin actitud crítica. ¿Quién cree que la inflación anual de este país es un 7%? Pregúntele a Doña María y Don José si el aumento del costo de vida y de lo que necesita para vivir todos los meses sube un 7 % por año. Es una mentira aberrante porque el gobierno usa esa cifra para darle “aumento” a los trabajadores y jubilados, cuando en realidad les quita poder adquisitivo. Nos mienten también sobre el desempleo. Para el gobierno si en las últimas semanas hiciste una changa de dos horas, sos ocupado. ¿Qué concepto más antojadizo de trabajo es ese? También son mentira los números sobre pobreza. ¿7,9% de pobres? ¿Quién cree eso? La propia Universidad de la República, que nadie puede tildar de antigobierno, hizo un estudio que determinó que el 49% de los niños viven en hogares con pobreza? O sea que para el gobierno solamente los niños son pobres, los padres no.

-En el año electoral, ¿piensa volver a la TV?

-Está entre los proyectos, pero es complicado. En 10 años, nunca un canal de TV abierta me convocó como invitado. Soy un poco la oveja negra de la estadística porque digo lo que pienso. Me condena mi sinceridad. En radio estoy muy bien. En este momento estoy en Radio Carve, en Radio Oriental y con mi programa Estado de situación en Radio Fénix. Además, hago columnas de análisis político en decenas de emisoras del Interior.

-¿Cuál es su relación con los colegas encuestadores?

-No tengo relación. Están desesperados por votar una ley en contra de Nery Pinatto. Han ido por todos los partidos para ver si consiguen apoyo. Lo que deberían explicar es por qué tienen tantas diferencias entre ellos. Por ejemplo, la suma de Novick y Mieres le da 3% a uno y otro 13%. Un 10% de diferencia en partidos chicos es improbable. Algunos de los dos está mintiendo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados