Natalia Román

Natalia Román, la vedette glam de Punta

Natalia Román, bailarina, coreógrafa y pelirojísima uruguaya, será la vedette de la temporada en Punta del Este. El próximo 7 de enero en el Teatro Nogaró estrenará ImproGlam, el espectáculo de revista que ideó junto a Jorge Vidal y equipo y que tiene además, la presencia estelar de Natalie Yoffe.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Natalia Román

—¿De qué trata ImproGlam?

—Es un espectáculo de revista. Un homenaje a todas revistas del mundo y la parte de actuación es improvisada. Por primera vez en el género juntamos lo mejor de la revista, el glamour, las plumas, mucha piel pero mostrada con fineza y el teatro espontáneo. Creemos que somos los primeros en hacer esta fusión. Es un espectáculo nacional, pero también for export. Y sobre todo, es un gran sueño.

—¿Cómo se gestó?

—Hace dos años. Le mandé un mensaje a Jorge Vidal, mi maestro en esto. Y le dije: "me cansé, vamos a hacer una revista". No, estás loca. Ahí comenzamos el largo camino hasta ahora. Yo soy la directora artística, la vestuarista y la vedette. Como buena uruguaya, hay que hacer de todo. Por suerte he pasado por todas esas funciones a lo largo de mi carrera, así que feliz. Al final, lo único que nos faltaba era la sala y tuvimos una reunión con Diego Sorondo, que aceptó ser nuestro productor y se copó con la idea. Él fue el que nos propuso a Natalie Yoffe como figura del espectáculo. Jorge es el capocómico, Victoria Vera es la dramaturga y Emiliano Duarte está en la dirección de actores. Andrea Ghidone y Martín Inthamoussú son los padrinos.

—¿Cuánta piel hay en el espectáculo?

—Hay, pero se muestra con arte. En el espectáculo no hay topless. Me parece que Uruguay no la necesita y si en algún momento fuera necesario, yo soy la primera en hacerlo. Con respecto a eso, no tengo problema. No hay mucho para mostrar, pero lo muestro (risas) No, tratamos de trabajar más el estilo del Lido de París, que son mujeres naturales, no son mujeres operadas.

—¿Cuándo empezaste en la danza?

—Desde niña. A los cinco años ya competía en patín artístico y en otras disciplinas. Después crecí, fui especializándome y me hice gran amiga de Andrea Ghidone. Tomábamos clase de danza juntas con Jorge Vidal, que está en la dirección general de Improglam y con él nos especializamos.

—También hiciste carrera en Buenos Aires...

—Sí. Hubo un momento en mi carrera en Uruguay en que sentí que había hecho de todo y me fui a Argentina. Mi sueño era estar en una compañía de tango y en una revista. Por suerte cumplí los dos. Trabajé para compañía de tango Medeatango y luego, con Andrea, trabajé en la revista Bravísima, que dirigía Carmen Barbieri y Santiago Bal. Con ellos fui coreógrafa y bailarina. También fui la coach personal de Andrea en el Bailando por su sueño. Fueron casi cuatro años espectaculares en Buenos Aires.

—¿Por qué decidiste regresar?

—Por amor. Y también porque el ambiente en Buenos Aires es complicado. El manejo, la presión. Llegué hasta donde podía manejarme sin tranzar con nada. Lamentablemente, hay mucha manipulación porque la exposición es extrema. Hay que estar siempre en personaje. Si bien se dan posibilidades de pelear y salir a la palestra, nunca me pareció bien cultivar ese perfil. Igual no me arrepiento de nada: ni de haber ido, ni de haber vuelto. Con Carmen (Barbieri) mantenemos hasta ahora el vínculo. Es una mujer excepcional y que siempre me dio oportunidades.

Si no puede ver las fotos, haga click aquí.

—¿Cómo se sienten a pocos días del estreno de ImproGlam?

—Estamos felices. No sabes con el amor que trabaja todo el grupo. Natalie Yoffe nos ha sorprendido: enseguida tomó la onda del espectáculo. Yo soy la vedette porque ella no quiso mostrar y alguien tenía que hacerlo. La abogada es así. Igual, estamos encantados con ella y su frescura. Es súper creativa. No sabés las cosas que suceden cuando improvisamos. Es una genia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)