NOTA DE TAPA

Natalia Camilo: "Me hicieron un Tinder trucho con mi cara y mi teléfono"

La actriz y conductora se reinventa como DJ en un verano sin salas teatrales y pocos eventos. En amores, confiesa que se encuentra “sola y muy bien”: “Me encantaría enamorarme, pero no es tan fácil”.

Natalia Camilo. Foto: Gabriel Parra
Natalia Camilo. Foto: Gabriel Parra

-En diciembre transitaste por la enfermedad COVID-19. ¿Supiste cómo fue el contagio?

-Nunca lo supe. No tuve contacto con ningún positivo identificado, mi me saltó en la aplicación, nada. Pero hoy por hoy, quizás pudo ser en el supermercado o en la calle... Lamentablemente, el virus está circulando y también es raro cómo se comporta. ¿Por qué algunos se contagian y otros no, estando igualmente expuestos?

-¿Cuál fue tu primera reacción al enterarte de que eras positivo?


-En el momento en que me enteré fue un shock. ¿Ahora qué me va a pasar? ¿Habré contagiado a mis hijos? Mi nene el chico es muy pegado a mí y sufre de bronco espasmo... Me hice la peor película. Empecé a llorar y sentía mucho miedo. Luego fui afrontando la situación.

-¿Tuviste síntomas?


-Lo único que me pasó fue que un día me levanté y no sentía el gusto del desayuno. Ahí se encendieron las alarmas. Me hicieron el hisopado, aunque me sentía bien. Me dieron el resultado el día de mi cumpleaños. Después hubo que esperar por los nenes: Joaquín, de 13 y el más grande, dio positivo y Juan Cruz, el menor, negativo. Era el que había estado más cerca mío. Por eso me parece raro el comportamiento del virus.

-O sea que tuvieron que estar aislados en la casa...


-Sí. Fue una odisea. Joaquín y yo pasábamos casi todo el día en el piso de arriba y Juan Cruz en el de abajo de la casa. Cuando bajábamos la escalera, avisábamos e íbamos de tapaboca y guantes. Yo cocinaba con tapabocas y les dejaba la comida. Teníamos miedo todo el tiempo. Por suerte, Juan Cruz no se contagió.

Natalia Camilo. Foto: Gabriel Parra
Natalia Camilo. Foto: Gabriel Parra

-¿Te vas a vacunar?

-Me da un poco de miedo por las cosas que uno lee. No se conocen los efectos. Vengo estudiando el tema y me preocupan los niños. Tampoco voy a ir en contra de lo que se establezca y que sea lo mejor para todos.

-Estuviste algunos días en Punta del Este. ¿Cómo visualizaste la temporada?


-Ha sido un verano complicado pero no me puedo quejar. Estuve tocando en el hotel Don Majestic en los primeros fines de semana de enero. Como no hay teatro y muy pocos eventos, me enfoqué en mi rol de DJ con sunset al aire libre y público reducido. Ahora en febrero tengo otros toques. No me puedo quejar.

-Luego de la reapertura de salas con protocolo, ¿no fuiste parte de ninguna obra de teatro?

-En octubre tuve una fecha con Wolsh Machín. Veníamos de estar cuarentena y ver la sala llena dentro de lo permitido me emocionó. Pero después no tuve otras oportunidades. La situación es complicada. Estaba en un proyecto de programa de TV para el verano que se cayó porque los sponsors no están apoyando tanto. Del programa de radio (“Nueva normalidad”) me bajé porque el horario (00:00 - 01:00) me estaba matando. Tengo esperanzas en que el 2021 vendrá con más posibilidades. De hecho, se está hablando de un proyecto de TV que viene con mucha fuerza. Esperemos que se concrete.

-Wolsh Machín fue muy criticado por algunos actores...

-Fue injusto lo que pasó con él. Se lo acusó de “casting sábana”. Lo mataron mal. Trabajé mucho tiempo con Wolsh y no conozco a ninguno de los actores que lo denunciaron. Él es un profesional de verdad. Tiene su carácter como todos los directores, pero siempre ha sido respetuoso. Me pareció horrible lo que hicieron con él. El tema está en la justicia.

-Con la música te gustaría profundizar...


-Sí. Me divierte mucho y no deja de ser arte. Hemos tocado con Cecilia Comunales y vamos a hacer una presentación juntas en los próximos días. Me encanta que las mujeres se sumen a este ambiente. Antes eran todos hombres los DJ y todavía se respira un poco de machismo en la movida. Me ha pasado de que un DJ hombre me maneje las luces, por ejemplo, y las deje planchadas para deslucir mi trabajo.

-¿Cuál es tu situación amorosa?


-Estoy sola y estoy muy bien.

-¿Es una elección? ¿O no hay candidatos?

-Candidatos hay... Pero no sé lo que les pasa a los hombres. Yo no soy eso que ven en las redes sociales. Fuera de ellas soy una chica normal que cocina, limpia y soy muy noviera. Me encanta. El tema es que con el paso del tiempo y de las relaciones, uno empieza a poner límites de qué acepta y qué no en el otro. Ahí empezás a seleccionar y cuando querés acordar no queda nadie... Estamos en Uruguay y encima con las fronteras cerradas.

-¿Son mejores los candidatos internacionales?


-(risas) Bueno se amplía el espectro. El año pasado estuve en contacto con un DJ italiano, salimos, pero luego vino la pandemia y no nos vimos más. Lo admiro y seguimos en contacto.

-¿Qué debe tener el hombre ideal?


-Tiene que ser 100% atento. Va por el lado de que se interese y te cuide y esté pendiente de vos. Antes uno miraba otras cosas. Obviamente que todo entra por los ojos pero todo es subjetivo. Alguien puede ser hermoso pero si no puedo sentarme a tener una charla interesante, no me interesa. Al ser mamá, hay gente con la que estoy en diferente sintonía. Me gustaría estar de novia con alguien que me entienda y me dé mis tiempos. No me gusta que me absorban mucho porque los nenes demandan un montón. Así que eso hay que respetarlo. Después de leer esta nota, no sé quién se me va a acercar... Aunque yo no estoy cerrada a enamorarme. Al contrario: me encantaría.

-Sentís que luego de lo que pasó con Nicolás Albarracín, que terminó con denuncias por violencia, ¿te cerraste un poco más?


-Sí, un poco sí. En otras relaciones uno permite cosas que hoy ya no permitiría. Si salgo con un chico y veo una actitud muy celosa o si subo una foto un poco provocativa y me comenta: “mirá la foto que subiste”. Ahí ya no. Mejor cortarlo de raíz. Soy una persona que me gusta lucir llamativa pero también puedo andar de entrecasa con un jean resuelto. El chico que esté conmigo tiene que saber que yo trabajo con exposición.

-¿Por las mujeres te sentiste respalda en momentos en que estalló el caso de violencia en tu contra?

-Sí, muchas mujeres me respaldaron en las redes sociales por ejemplo. Creo que ven en mí esa naturalidad. Puedo estar en una producción de fotos súper llamativa y después me ven andando en skate con mis hijos. Le gusta ver tu lado de madre y de ama de casa. Pero en cuanto a lo que me pasó, siempre hubo apoyo.

-¿No es cierto que se defiende más a unas mujeres que a otras?


-Puede pasar que te vean con un perfil más sexy en redes sociales y hay quienes piensan: “Quién sabe lo que hizo” o “se la buscó”. Pero luego de que me conocen cambia esa idea. En el fondo soy muy sensible y vulnerable.

-¿Extranás la vida en pareja?


-Sí. Me encantaría tener una relación pero no es así.

-¿Aceptás proposiciones por redes sociales?


-Nunca me pasó de conocer a alguien por las redes. Es difícil responder sin saber bien quién está del otro lado. Pero nunca se sabe. No lo descarto.

-¿Tenés Tinder?


-No. Me hicieron uno trucho con mi foto y hasta mi teléfono. Un día me levantó y me empezaron a llegar mensajes. Pero no. Tinder no me interesa.

-¿Qué tal te cayó Fer Vázquez, con quien cultivaron buena onda en el verano?


-Fer es un amigo. Nos divertimos. Tenemos un grupo de amigos que estuvimos en el hotel divirtiéndonos. Realmente, fueron días de entretenimiento. El video que subimos fue algo espontáneo, cantando uno de los temas del verano. Fue solo eso. Nada más.

-Judicialmente, ¿la denuncia contra Albarracín tuvo una resolución?

-No sé. Soy una agradecida de la vida que tengo y volver a eso, me parece regresar a un lugar oscuro. Yo cerré ese círculo y fue algo totalmente pasado. Nos hemos juntado con mi abogado por otros temas y cuando me lo menciona, le digo que mejor no hablemos. La causa está abierta pero me saca la energía buena.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados