DEBUT EN LA TARDE EN CASA

Nano Folle: "Nunca busqué el knock out en las entrevistas"

El periodista asumió la conducción de La tarde en casa luego de la salida de Gerardo Sotelo. “Es un programa que disfruto y juego con la cámara”, asegura. Además, el comunicador ya le dio su importa al sacarle el saco a la conducción y en el tono de los diálogos.

Nano Folle
Aureliano Folle.

-Desde el 1 de julio está al frente de La tarde en casa (Canal 10) tras la salida de Gerardo Sotelo. ¿Cómo está viviendo esta etapa?

-Bien, muy contento. Es un programa de televisión típico, en vivo y de estudio. Me gusta y juego con la cámara. Muchas veces hago morisquetas para intentar ponerle un poco de humor. Abordamos muchas temáticas serias con un panel de tres miradas diferentes, como las que ofrecen Fernando Santullo, Collette Spinetti, Nicolás Lussich y panelistas invitados. Tiene visiones muy distintas sobre los temas y a veces se pica. Luego tenemos una entrevista central con uno o dos invitados con vinculación a algún temática de actualidad. En el móvil está Magdalena Correa, quien también sigue alguno de los temas del día.

-En año electoral, la campaña es tema ineludible. ¿Qué políticos estuvieron en piso?

-Tuvimos a Juan Sartori la semana pasada y al otro día de las internas, recibimos a Ernesto Talvi. Fue una linda entrevista. La idea es seguir en esa línea de recibir a los candidatos de cara a las elecciones. Si se quiere, es un programa fácil de hacer. Lo más desafiante es el lugar donde me paro para hacer la entrevista; es un lugar que estoy descubriendo todavía. Ya había hecho programas de entrevista, pero de otro tipo. Era nocturna, más intimista. Esto es más rápido, lo que no tiene por qué quitarle profundidad.

-¿Hay que hacer knock out en el primer round?

-Conceptualmente, yo no soy un entrevistador de knock out. Es más, sufro al ver ese tipo de entrevistas. Me siento incómodo. Más que nada, me gusta entrevistar y hacer que la persona se sienta lo suficientemente cómoda como para que diga lo que tiene para decir. No necesariamente hay que robarle lo que viene a decir o dejarlos en evidencia. Es un estilo de entrevista que no me gusta.

-¿Cómo visualiza el año electoral? ¿Qué característica tiene?

-Es una carrera electoral diferente. Creo que figuras como Sartori o Manini Ríos le dieron a la campaña un toque diferente. Les ha costado a los politólogos digerir las explicaciones de estos fenómenos. Movieron el agua. Creo que la votación de Oscar Andrade dentro del Frente Amplio también movió el agua. Luego vino la elección del vicepresidente que tuvo sus derivaciones políticas y ahora resta ver cómo se junta todo esto de cara a octubre. En un país que va a tener una realidad compleja y habrá que negociar porque posiblemente la mayoría parlamentaria se termine. Vamos a ver.

-Le tocó la cobertura de las elecciones internas desde varios ángulos, ¿qué le llamó la atención?

-Los jóvenes movilizados. El día de las internas vi a una serie de jóvenes que no habían visto nunca un acto político. Votaron sin haber ido a un acto. Nunca habían visto la emoción de un tipo con un micrófono celebrando un triunfo o amortiguando el golpe de una derrota. Me encantó ver eso porque eso es la política.

-¿Fue militante en algún momento?

-Nunca. Ni lo quiero ser. He votado indistintamente.

-¿Cómo decide el voto? ¿Con qué criterios?

-Es una mezcla de coyuntura con posicionamiento filosófico y a veces un candidato que merece una oportunidad. "A ver este tipo qué hace". Algunas veces he votado así.

-¿Para estas elecciones tiene decidido el voto?

-No. Está difícil decidirse. Creo que el debería ganar es la persona más seria. Para lo que viene, hace falta fuerza y seriedad. Que no sea un piecito de arena en el planteo de quien le toque. Después elegir bien los hombres del equipo. Los tres partidos que han pasado por el gobierno han tenido malas experiencias en ese sentido.

-Además de la labor en La tarde en casa, continúas en Subrayado, ¿Cambió su rol en el informativo?

-No. Solamente que por razones de horario me pierdo de estar en la calle unas horas. En la noche sí estoy con Blanca (Rodríguez) para la presentación de la información policial.

-¿Extraña la calle?

-Sí, un poco sí, aunque algunas salidas hago dentro de lo que me permite el horario. Policiales se hace en la calle. No se puede hacerlo desde un estudio. Lo miro igual y opino junto con los compañeros obviamente, estoy más lejano de lo que sucede en la calle.

-El antecedente de Gerardo Sotelo en La tarde en casa marca un poco el tono del programa. ¿Le pidieron que lo hiciera a su estilo?

-No. Por lo que tengo entendido, una vez que Gerardo se fue, me pidió la producción. Yo había hecho alguna suplencia y al parecer gustó. Después, la impronta del programa está dada por la temática y por mi estilo. A esta altura soy medio indomable. “Hágalo como le guste y como le salga”, fue un poco lo que me dijeron. Para empezar, le saqué el saco al programa. Salgo siempre de camisa.

-Los capítulos de Uruguayos en el mundo se están reiterando los domingos. ¿Va a ser un nuevo viaje próximamente?

-Por ahora estamos en un paréntesis. Es un programa que espero seguir haciendo y que el canal también quiere reponer. Quizás en los próximos meses nos podemos organizar para grabar nuevos capítulos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)