PAZOS PARA ADELGAZAR

Nancy Pazos tras su dieta: "Ahora recibo propuestas indecentes"

En su paso por Montevideo, la picante periodista argentina habla sobre la "dieta mágica" que le permitió bajar 25 kilos. Revela que participó del desayuno de ADM en el que disertó Danilo Astori, y no le gustó que asistieran tantos integrantes del gabinete uruguayo. "¡Laburen un rato!", exigió.

Nancy Pazos. Foto: difusión
Nancy Pazos presenta el libro "La Balanza Hormonal", que escribió con Sandra Molocznik. Foto: difusión

En poco más de un año, la periodista argentina Nancy Pazos pasó de “reivindicar a las gorditas” a ser la abanderada de la correcta alimentación al bajar 25 kilos con una dieta que define como mágica. Pero las transformaciones le sientan bien: ha sabido pasar una y otra vez del periodismo político a sus peleas mediáticas con Yanina Latorre sin escalas. Sobre estos y más temas habla una de las lenguas más picantes de la pantalla.

-Estás presentando el libro La Balanza Hormonal, que explica la dieta a través de la que bajaste 25 kilos. ¿En qué momento te empezó a incomodar tu peso?

-Yo me había habituado después de los 40 años a tener unos kilos de más, y sentía que reivindicaba el “extra large”. Andaba por la vida diciendo que no teníamos por qué ser todas flacas. Pero resulta que cuando terminé el Bailando me hice una consulta general con la Dra. Sandra Molocznik, y ella me hizo una devolución terrible. Fue ahí que me di cuenta de que más allá de reivindicar a las gorditas desde un punto de vista ideológico, los kilos de más estaban haciendo un deterioro muy fuerte de mi salud.

-¿Fue entonces que te decidiste a iniciar esta dieta?

-Sí. Me dijeron que las arterias se me estaban tapando y que la glucosa me podía convertir en diabética. La conclusión era que yo tenía un síndrome metabólico que tiene mucha gente post 40 años, que por sedentarismo empieza a funcionar mal. La doctora me propuso un sistema de alimentación muy diverso pero muy estricto. Le puse empeño y me dio resultados muy rápidamente. Me empecé a entusiasmar y eso me impulsó a seguir adelante. Después me fui de vacaciones, y al volver se me hizo imposible retomar la dieta. Ahí Sandra me explicó que yo no me tenía que adaptar a la dieta, sino la dieta a mí. Así que probé con otra que se llama cetogénica, que se basa en enseñarle al circuito corporal de digestión a sacar energía de la grasa. Con esta nueva dieta terminé de bajar los kilos que me faltaban. También bajé el colesterol, la glucosa en sangre…

-¿Cuánto te tuviste que familiarizar con los temas referidos a la nutrición para poder realizar el libro junto a la doctora?

-Tuve que informarme, pero yo soy muy curiosa. Los periodistas somos así: un océano de un centímetro de profundidad, sabemos un poquitito de cada cosa. Y el libro surgió porque la gente me empezó a pedir consejos. Se me ocurrió transformar eso en un libro y me senté con Sandra para preguntarle todo el proceso.

-¿El entusiasmo para seguir la dieta fue solo por los valores clínicos o te empezaste a gustar más frente al espejo?

-Cuando uno está metabolizando mal, se ve mal en todo su aspecto. Más allá de los kilos que me saqué, la dieta me devolvió energía, vitalidad, brillo en la piel, calidad de pelo. Obviamente soy mujer, y también está el tema de la devolución del otro. De más está decir que a todas nos gusta que nos digan más piropos y nos lleguen propuestas indecentes en las redes sociales.

-¿Te llegan muchas propuestas indecentes?

-De todo tipo. Los más jóvenes son muy osados y de manera casi burda. La cantidad de fotos de órganos sexuales masculinos erectos que llegan a mi teléfono es impresionante. Es muy tosco porque ninguna mujer va a dejarse llevar por eso.

-En tu breve paso por Montevideo participaste del almuerzo de ADM en el que disertó Danilo Astori, ¿cómo llegaste ahí?

-Viajé a Uruguay porque la Cámara Uruguayo-Americana es la que va a presentar el libro con Editorial Planeta en junio. El presidente de la Cámara estaba invitado al almuerzo y yo lo acompañé. Fue muy divertido. Me llamó la atención que había cinco o seis ministros del actual gobierno. Si yo fuera el presidente les diría que fueran a laburar. Una cosa es que haya ido Astori, que era el que hablaba, pero había otros colegas de gabinete sentados ahí en pleno mediodía. Señores: ¡laburen un rato!

-¿Qué te pareció la exposición de Astori?

-Me divirtió mucho. El pobre tipo para explicar que Uruguay no está tan mal comparaba todo el tiempo con Argentina, que es un horror. Yo estaba por levantar la mano (risas). Me hubiera encantado que ese discurso lo escuchara Macri.

-¿Cuál es tu evaluación de la situación argentina?

-Es de un nivel de desgracia absoluta. Viene de ocho años de debacle económica y hay muchas estadísticas que son comparables con las del 2002. En febrero cerraron 3700 comercios. Es terrible. Son muy pocos los sectores que se salvan.

-¿Considerás que Cristina Fernández puede volver a ser presidente?

-Hay gente en Uruguay que me pregunta cómo puede ser que haya tanta gente que vuelva a votar a Cristina. Los invito a ir un rato a Argentina. La gente dice “yo antes comía” o “a mí antes me alcanzaba para ir al cine o salir a comer una pizza con mi familia el fin de semana”. Con estos números yo me pregunto cómo hay gente que siga votando a Macri.

-Te hiciste conocida como una periodista política incisiva, ¿qué te pasa cuando te ves envuelta en cruces mediáticos?, ¿los disfrutás o los padecés?

-Me divierten. Yo no tomo nada demasiado en serio. Si la situación lo amerita, hay que opinar sobre Yanina Latorre. Los valores de la sociedad también están ahí.

-Has sido muy crítica con el programa Los Ángeles de la Mañana, el que te empezó a mostrar en ese perfil...

-Es un programa que se terminó convirtiendo en amoral. Su dinámica es la foto de lo peor de la sociedad argentina. No hay reglas.

-En las últimas semanas tuviste varios cruces con Ángel De Brito, el conductor. ¿Cómo está tu relación con él?

-Nosotros estamos bien porque siempre le he tenido respeto. A él no le gustaron algunas cosas que dije, pero la verdad es que los valores que representan su programa no me gustan nada. Yo se lo digo en la cara. Tengo amigos en común con él y hay gente que lo quiere y lo conoce de otro ámbito, que también está azorada de cómo se deja enroscar por la víbora, Yanina. Ángel cree que él maneja el programa, pero es una especie de marido dominado. Se convirtió en eso.

-¿Por qué no viniste a Punta del Este el verano pasado?, ¿te dejó una mala impresión el robo del año anterior?

-No dejé de venir por el robo de la otra vez sino porque con un dólar a $41 se hacía todo carísimo. Hasta el pasaje para venir a Uruguay es caro. Me terminé yendo unos días a Mar del Plata. Imaginate, un horror pasar de Punta a Mar del Plata (risas). Después fui a Pinamar, y viajé cinco días a Nueva York con un pasaje que me compré en 24 cuotas sin intereses. Ojalá pueda volver a Uruguay el año que viene porque lo adoro, y no solo Punta del Este: antes viajaba a Montevideo, Colonia, Carmelo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)