ENTrevista

Nadia Fumeiro: "Me parece desacertado que los jugadores no den notas a Tenfield"

La periodista que se acaba de sumar al equipo de DirecTV Sport e integra el staff de Tenfiled y de Hacha y tiza, habla de su carrera y asegura que la medida de los futbolistas quita visibilidad a deportistas que podrían necesitarla y no afecta a la empresa. 

Nadia Fumeiro. Foto: Leo Mainé
Nadia Fumeiro. Foto: Leo Mainé

—¿Cómo nació tu su pasión por el fútbol?

—Desde siempre me gustó. Es raro porque a mi padre no le gusta el fútbol y mi madre es simpatizante pero solo de partidos de la selección. A mí, sin embargo, toda la vida me encantó. Con 8 años, le pedí a los Reyes una radio portátil para escuchar los relatos. Me acuerdo que escuchaba a Carlitos Muñoz. La primera vez que fui al estadio tenía 12 años. Fuimos con el padre de una amiga y desde entonces no paré. Cada vez que podía iba a a la cancha. 

—¿Llegaste a practicar fútbol?

—No. Siempre tuve claro que quería ser periodista. Me gustaba mirar todos los programas deportivos en TV. Leía El Gráfico y los segmentos deportivos de los diarios.

—¿Cuál fue tu primer trabajo en los medios?

—A Sport 890 entré cuando tenía 20 años. Estudiaba en el Ipep. Fui un día a ver un programa que se llamaba Tiempo de fútbol, con Ernesto Faría, Sebastián Giovanelli, Fabián Bertollini... Justo se generó una vacante y me dijeron para empezar a trabajar. Ahí empezó mi carrera en la emisora: trabajé 11 años en Sport, en especial como productora en los programas de la tarde y en las transmisiones. Como productora, no me sentía menos periodista y encontraba siempre motivación. Buscaba la mejor nota y armar el programa lo mejor posible.

—En 2010 llegás a Tenfield y al tiempo tomaste la decisión de dejar la radio para dedicarte a la TV. ¿Cómo fue dar ese paso?

—Trabajé cinco años en los dos lugares. Pero la jornada laboral era de 14 horas por día y en cierto momento me pareció que no estaba creciendo en ninguno de los dos lugares. A la hora de tomar una decisión, aposté por Tenfield porque me pareció el lugar donde podía tener un desafío. Y me salió bien. Quedarme en la radio era como elegir el camino seguro pero opté por apostar. Y desde entonces fue todo bueno. Comencé a salir en los noticieros, las transmisiones y en la columna de deportes en Día a día.

—En cuanto a la cobertura de campo de juego, sos pionera...

—Sí. Nunca había estado una mujer desempeñando esa función en transmisiones de TV para primera división. Me siento orgullosa por la confianza porque en el equipo de fútbol soy la única mujer. En básquetbol está Daiana Abracinskas. Era y es un desafío porque sentís que está la mirada puesta en vos.

—Desde el año pasado formás parte de Hacha y tiza ( Lunes, 22:00, VTV.) junto a Oscar Belo, Diego Miranda y Juan Pablo Taibo ¿Cómo definirías la esencia del programa?

—Somos cuatro amigos que cada semana recibimos invitados y buscamos pasar momento divertidos e interesantes con ellos. Se nota al aire la química porque se da con naturalidad. Es eso importante para un programa de estas características, más con invitados de fútbol. Por lo general, vienen siempre con el cassette y después se van soltando al entrar en confianza. Hasta el momento, tenemos todas devoluciones muy buenas y estamos felices con el programa. Nos ha pasado que todos los invitados se van contentos. Hasta los familiares mandan mensajes felicitándonos.

—Por ser mujer, ¿el periodismo deportivo te ha resultado una profesión difícil?

—El periodismo deportivo es difícil para todos. Porque vivimos en Uruguay y son pocos los medios de comunicación. No aparecen muchas oportunidades y hay que aprovecharlas cuando se vislumbran. En mi caso, hace 15 años que estoy inserta en el medio y nunca me faltó trabajo. Soy una privilegiada y una agradecida. Nunca me sentí discriminada como mujer por mis colegas o compañeros.

—¿Y por el resto del ambiente? ¿Jugadores o dirigentes?

—Siempre me sentí tratada con respeto porque yo también los trato así. De todas formas, creo que es la sociedad la que te mira distinto. Cuando ven a una mujer hablando de fútbol, se ponen en alerta y escuchan atentamente. “ A ver qué va a decir esta chica”. Para nosotras, el error vale doble. Si un periodista hombre se equivoca y le dice Juan Abreu a Sebastián Abreu, se lo dejan pasar. Pero si lo hace una mujer, enseguida aparecen los comentarios: “Mirá qué burra” o “andá a lavar los platos”. A pesar de que se avanzó mucho, estamos lejos aún de aceptar que una mujer puede hablar de fútbol con propiedad. Lo otro que noto es que se banaliza mucho el trabajo de la mujer en el fútbol. A veces veo entrevistas a colegas a quienes lo primero que le preguntan es si los jugadores de fútbol las invitan a salir. Y eso me parece súper banalizador...  

—Justo era la próxima pregunta: ¿cuántos jugadores te invitaron a salir? El pueblo quiere saber...

—Mi respuesta sería que el día que falte esa pregunta a una periodista mujer que trabaja en el fútbol voy a pensar que estamos un poco más evolucionados. No veo que a los periodistas hombres se les consulte si los entrevistados/as los invitan a salir o no. Tampoco vi que le pregunten a una senadora, por ejemplo, si sus colegas la quieren seducir. Pero para las periodistas deportivas, es la pregunta cantada...

—¿Cuál es tu visión del “proceso” Tabárez?, ¿Cómo evalúas su forma de comunicarse con los periodistas?

—Creo que el proceso de Tabárez es un ejemplo a seguir, ha marcado un camino que se ve reflejado en la selección mayor y en el gran trabajo que se viene haciendo en juveniles. Uruguay en los últimos años recuperó el prestigio a nivel internacional. La adhesión de los jugadores a la selección es admirable y eso es un mérito de Tabárez. Con respecto al trato con los periodistas en lo personal cada vez que tuve la oportunidad de realizarle una pregunta en las conferencias siempre me respondió con el respeto y la educación que lo caracterizan.

—Desde hace más de un año los jugadores mantienen un conflicto con Tenfield y decidieron no otorgar notas a periodistas de esa empresa. ¿En qué medida te perjudica esa determinación?

—El conflicto es un tema empresarial y económico. No me pondría en contra de un grupo de trabajadores que defiende su plata y tampoco en contra de la empresa donde trabajo. Lo que me gustaría es que se solucione de la mejor manera posible. Sobre la medida de no dar notas, me parece desacertada. Los futbolistas de la selección no lo necesitan. Pero de repente para un chico de 20 años que debuta en un equipo menor, la difusión es importante en un momento en que el marketing es todo. Creo que al no dar notas pierden más ellos en visibilidad que la empresa, porque Tenfield igualmente transmite y hace sus programas. En mi caso, yo hacía las notas postpartido a los futbolistas para Pasión y ahora seguimos haciendo notas pero a dirigentes o hacemos preguntas a los jugadores en las conferencias de prensa. Lo que no hacemos más son mano a mano.  

—La animosidad que hay en muchos contra Tenfield, ¿te ha afectado en algún momento?

—No. En general la respuesta hacia mi trabajo ha sido buena y si en algún momento recibo alguna crítica lo atribuyo a que no a todo el mundo le tiene porque gustar lo que haces o tus opiniones. El programa Hacha y Tiza ha tenido repercusiones muy positivas y en general los comentarios que recibo son con buena onda.

—¿Revelarías en este momento de qué cuadro sos hincha?

—No. La realidad es que cuando trabajás en el periodismo deportivo, se pierde el fanatismo por un equipo o por lo menos a mi me pasó eso. Suena a frase hecha pero pasás a ser hincha de tu trabajo. Nunca dije por cual equipo simpatizo porque el hincha del fútbol en general es muy radical y suele pensar que las informaciones u opiniones se condicionan de acuerdo al equipo del que sos hincha. 

En DirecTV

La periodista se acaba de sumar al equipo de DirecTV Sport. Integra el equipo de Sucesos, un programa dedicado a los hitos del fútbol uruguayo y que también componen Federico Buysan y Sebastián Giovanelli. “Formar parte de este nuevo emprendimiento es un gran desafío profesional”, asegura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)