MARTÍN PIÑA

La música como terapia y salvación

 Le hubiera gustado dedicarse al canto popular pero no le permitía “llenar la olla”, así que lo invitaron a sumarse a una banda de cumbia en Casupá, entró algo dubitativo, pero se quedó en ese género. Martín Piña planea lanzar un disco solista a mitad de año.

Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

En su casa de Río Branco siempre había una guitarra en la vuelta. El padre y el tío de Martín Piña habían formado un dúo amateur de folclore y cantaban en todos los eventos familiares. Él empezó a sentir atracción por la música desde ese entonces, con cinco años. "Mis primos y mis hermanos pasaban horas jugando a la pelota o la escondida, me venían a buscar pero no me movía nadie de al lado de la guitarra", recuerda. A los diez años su madre le regaló la primera viola, que conserva como una reliquia, aunque está sin cuerdas, y lo mandó a estudiar música con Germán Moreira. El profesor observó que lo llevaba en la sangre y tenía talento, así que empezó a colocarlo en festivales y eventos benéficos.

La primera vez que se subió a un escenario fue en la Escuela Industrial de su Río Branco natal. Tenía diez años, lo sentaron en un banco y los pies no le llegaban al piso. Lo que más recuerda de ese debut es lo mucho que le temblaban las piernas. "Pero zafé, la gente aplaudió y me di cuenta de que era lo que quería hacer".

Por la cuenta.

Dice que componer no es su "fuerte", pero sus primeras letras las escribió con 14 años. Iban dedicadas a algún amor adolescente. Ese "impulso" desapareció por un tiempo y ansía que le vuelva. Martín considera que para componer se necesita "un sacudón de sentimientos". Y hace dos años se desbloqueó pocos días después de la muerte de su madre. Le escribió un tema que no tiene nombre y decidió no grabarlo porque en formato de cumbia no le parecía prudente. "Es algo muy íntimo para ese género, pero voy a hacer algo especial".

Integró las bandas Ágata y La Dupla junto a José Miguel "Toto" Riva, pero hace poco tomó la decisión de lanzarse como solista. "La música es más una terapia que una pasión. Me ha ayudado a salir de asuntos cotidianos negativos, y por eso siempre quiero estar feliz con lo que hago en el arte. Últimamente no me estaba pasando eso en la banda que integraba y no me parecía bien hacer algo que no me llenara", explica.

El disco producido por Montevideo Music Group aún no tiene nombre pero Martín promete que estará pronto a mitad de año. Su idea es incluir temas de su autoría y covers de música brasileña, como la versión en cumbia de No voy a llorar, el caballito de batalla de su carrera solista, cuyo clip saldrá el 20 de febrero.

Causalidad.

Su padre era panadero así que Martín se crió "entre la harina". De lunes a viernes lo ayudaba en ese oficio y los fines de semana salía a tocar en una banda. Jamás se le pasó por la cabeza que iba cantar cumbia. No tenía prejuicios pero con su hermano habían armado un dúo de folclore, que se disolvió cuando los padres de Martín decidieron mudarse de Río Branco a Casupá. "Mi hermano era mayor de edad y yo menor. Él estaba enamorado y se quedó en Río Branco. Cuando llegué a Casupá la banda Karabel me ofreció cantar cumbia. Me habían escuchado en un evento a beneficio y les gustó, así que les dije, vengo de otro palo, no sé cómo me adaptaré al género, no prometo nada, pero pruebo". Así se coló en la cumbia.

—Hace poco grabaste dos canciones acústicas (No voy a llorar y Digo que te amo). Si bien tienen más de siete mil visualizaciones en Youtube, ¿pensás que es más difícil pegar un hit en ese formato?

—Sí, grabar algo acústico fue un gusto personal porque acá el género más popular es la cumbia. Hay mucho más trabajo porque hay bailes todos los fines de semana en cada punto del país. A mí me encantaría seguir en el canto popular pero es algo zafral, en verano es la etapa, en invierno no llenás la olla.

—Márama y Rombai están en pleno conflicto, ¿crees que es el fin de la cumbia pop?

—No estoy muy por dentro de cuál es el conflicto o qué pasó porque estoy muy concentrado en lo mío, pero espero que se llegue a un acuerdo porque son gurises jóvenes que han llevado muy arriba a la música uruguaya. Han sonado en toda América. Te puede gustar o no lo que hacen, pero es un gran mérito.

Entre ídolos y sueños.

Reconoce que Chacho Ramos y Lucas Sugo fueron los pioneros. Ellos abrieron las puertas para que la cumbia "charanga" o del interior se metiera en la capital y se hiciera "más nacional que territorial". Es amigo de ambos y tiene uno de los mejores recuerdos asociados a ellos: "Tuvieron un gesto que quedará grabado en mí para siempre. Cuando se hizo un festival a beneficio de mi madre que estaba enferma ellos vinieron a tocar gratis. Se los voy a agradecer toda la vida". Con Lucas Sugo, además, grabó a dúo el cover Aquí te espero, de Abel Pintos, otro de sus grandes referentes.

—Fuiste telonero de Abel Pintos en Mercedes y cumpliste un sueño. Él te tocó la puerta del camarín para que cantaran un tema a dúo, ¿cómo fue esa charla?

—Fue uno de los regalos que me ha dado la música. Mientras probábamos sonido uno de los músicos y el propio Abel nos felicitó por lo que había escuchado. Nos dejó de boca abierta. Minutos antes de actuar, estábamos afinando detalles, golpean la puerta, abro, y aparece el flaco (Abel Pintos) con la guitarrita que me dice, "¿qué te parece si hacemos una canción juntos?" Yo quedé en shock porque lo admiro. Hice un silencio y le contesté, "¿en serio o es una joda?" "En serio, ¿qué tal si hacemos Zamba por vos, de Zitarrosa? Yo ese tema no lo sabía, y él me dijo, "no te hagas drama, lo ponemos y lo lees". Probamos y salía precioso, pero yo sabía que no iba a poder ni leer porque los nervios me iban a traicionar. Entonces le confesé, "te voy a ser sincero, conozco la admiración que sentís por Zitarrosa, pero me sé más tus canciones que esa". Él no podía creerlo. Cuando le nombré El mar le gustó para hacerla y la cantamos a dúo.

Días atrás Edinson Cavani publicó una historia de Instagram donde aparecía yendo a entrenar y escuchando a Martín Piña. Lo arrobó y el músico uruguayo hizo captura de pantalla para compartirlo en sus redes con un "gracias hermano querido". También es amigo del "Cebolla" Rodríguez.

—Soy de Peñarol y por ahí lo conocí. Me llamó para que cantara en una fiesta que hace cada diciembre a beneficio de escuelas e instituciones de Juan Lacaze, quedamos en contacto, y he ido a su casa a varias comidas, a su campo. Conocí a su familia y se armó una linda amistad. Me ha llevado a concentraciones de Peñarol e incluso al Complejo Celeste. Vi a los tigres (Suárez y Cavani) de al lado y me quedé helado, pero no saqué fotos. En todas las concentraciones donde está El Cebolla se prende un fueguito y me llevó junto a un compañero para pegar una guitarreada. (Diego) Godín se acercó y saludó.

—Fuiste finalista del Soñanado por cantar, ¿por qué te presentaste al reality de Mariano Iúdica?

—Eso fue más que nada un impulso de mi familia. No creía que fuera a quedar entre todos los participantes, pero me insistieron y fui al casting en Canal 12. La fila daba vuelta la manzana. Entrabas a una pieza grande, te daban un número de participante, en el medio había un coach y te hacían cantar el estribillo de una canción. Yo elegí Contigo en la distancia. En ese tiempito donde seleccionaban me puse a rezar para adentro, y me eligieron. Había varios filtros. La siguiente etapa fue grabar un video con dos canciones y después esperar que te avisaran si habías quedado elegido o no. El 9 de mayo de 2011 me llamaron. Recuerdo que en ese entonces yo vivía en Minas, salí eufórico rumbo el Cerro del Verdún y lo subí corriendo en agradecimiento.

Rumbo al disco.

En la adolescencia alternaba la música con su labor de panadero. Integró la banda Ágata de Minas y cuando se estaba por despedir de este conjunto pudo arreglar "un sueldito" para poder vivir de la música. Tenía toques todos los fines de semana por el interior del país y así logró sobrevivir. Luego fundó La Dupla junto a "Toto" Riva y pegaron un par de temas, entre ellos Dos y uno, que les abrió las puertas para tocar en todo el país y llegar a la capital. Su plan es lanzarse como solista y grabar un disco a mitad de año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)