Johana Riva

La Miss va por la hazaña

Miss Universo tendrá lugar mañana en Miami y la representante uruguaya aspira a hacer historia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Johana Riva

Mañana domingo, en la Arena de la Universidad Internacional de Florida (Miami), se desarrollará una nueva edición de Miss Universo. Unas 88 chicas compiten por la corona de la más bella de la Tierra y alrededores. La modelo Johana Riva, de 24 años, es la representante uruguaya en el certamen propiedad del magnate Donald Trump. Tranquila e ilusionada, la rubia llega al concurso luego de un año de preparación estética y aspira a un logro histórico. Desde 1985 que Uruguay no logra estar en el top 15. “Quiero ganar, pero si quedo dentro de las 15 me voy feliz”, asegura.

—Después de un año ha llegado el día, este domingo es la gran final...

—Sí, en realidad antes tenemos el concurso preliminar donde el jurado ya hace una preselección por la que quedan unas 15 o 16. El domingo hacemos todas la apertura y enseguida se anuncia quienes continúan. Si quedo en ese grupo sigo en carrera. Ojalá.

—¿Qué expectativas tienes?

—Me siento bien. Uruguay es un país con poca tradición y peso en Miss Universo y eso juega en contra. Desde 1985 no entramos entre las primeras 15 pero yo siento que tengo que romper la mala racha. Tengo esa meta. Quiero ganar, como todas, pero ya quedar en el top 15 sería un gran logro.

—Desde hace varios días, todas las concursantes están en Miami, ¿Cómo es la convivencia?

—Estamos todas juntas en el hotel. Somos 88 chicas y nos llevamos bien. Obviamente, por un tema de idioma y de afinidad hay más relación con unas que con otras. Con Perú y Paraguay andamos siempre juntas; hicimos una linda amistad. De todas formas, trato de comunicarme con todas.

—¿Cómo será tu presentación?

—Desfilamos en bikini, vestido de noche y traje típico, que en mi caso es hermoso. Tiene muchísimas plumas de faisán y otras aves y piedras preciosas. Representa a la diosa indígena del Uruguay.

—Por lo general gana Venezuela, Puerto Rico...

—Sí, hay países que tienen una tradición muy fuerte, que la Miss es una embajadora, son todos fanáticos de ella. Hay mucha diferencia. Al uruguayo no le importa mucho el concurso y yo creo que ese poco peso le quita posibilidades. No se explica de otra forma que desde 1985 Uruguay no haya quedado ni una vez entre las finalistas y han ido chicas muy lindas.

—¿Cómo te imaginas el domingo?, ¿nervios?

—Estoy bien. Llegué hace unos 10 días y no hemos parado de hacer ensayos y eventos. La preparación fue intensa. Pero estoy tranquila y disfrutándolo. Estoy segura de que aquí van a salir muchas propuestas así que vaya como me vaya, yo feliz. Quiero estar tranquila y dar lo mejor.

—¿Qué dicen tu familia y amigos?

—Me súper apoyan. Hace unos días llegaron mi madre y mi tía para acompañarme.

—Fuiste coronada en enero pasado, ¿cómo fue hasta ahora la preparación?

—Viajé muchas veces a Colombia, donde vive el empresario dueño de la franquicia de Miss Universo Uruguay y también a Miami. Tuve muchísimos cursos de maquillaje, peinado y pasarela. También hice tratamientos estéticos, diseño de sonrisas y mantuve una rutina de ejercicios y dieta.

—¿Cirugías?

—No, no hizo falta. No es que no esté de acuerdo con ellas, pero en mi caso no fue necesario.

—Y en cuanto a la dieta, ¿se puede decir que hace un año no comés un postre?

—No (risas), no es para tanto. A veces está permitida una excepción.

—Hace unos días hubo una polémica por la difusión de unas fotos tuyas que ciertos medios catalogaron como "para adultos", ¿qué fue lo que sucedió?

—Fue un acto de mala de fe de alguien. Yo soy modelo y hecho fotos sexies pero nunca nada pornográfico.

—¿Nunca hiciste un desnudo?

—No, jamás. Por suerte, todos entendieron que era una mala jugada la que me estaban haciendo y quedó todo en la nada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)