MIKAELA RIVERO

Mikaela Rivero, la uruguaya más bella de Corea

Tiene 19 años y la aventura define su vida. La uruguaya Mikaela Rivero está instalada desde marzo en Corea del Sur pero ya ha recorrido cuatro continentes con su impulso de viajar y conocer. Acaba de triunfar en un certamen de belleza del país asiático.

Mikaela Rivero
Mikaela Rivero
Mikaela Rivero
Mikaela Rivero
Mikaela Rivero
Mikaela Rivero
Mikaela Rivero
Mikaela Rivero

—¿Cuándo llegaste y qué te llevó a Corea del Sur?

La cultura asiática siempre la atrajo, así que se encuentra feliz en Seúl, donde acaba de ganar un premio del público en un concurso de belleza. Aunque no es modelo, su hermosura y el aspecto occidental hicieron que se dedicara a ello para obtener recursos mientras consigue un trabajo “como Dios manda”. Intrépida e independiente, su día a día en el país asiática consiste en buscar qué comer y dónde dormir cada semana. “Para algunos puede ser horrible, pero yo no lo cambio por nada. Diría que nunca fui tan feliz”, dice. Conocé su historia.

—Llegué el 21 de marzo a este maravilloso país. Siempre me fascinó la cultura asiática: desde el animé a la comida, este mundo me parecía intrigante y fascinante. Ahora lo estoy experimentando. Además, soy una chica bastante independiente y aventurera. Amo viajar por sobre todas las cosas y desde muy pequeña hasta ahora con 19 años he tenido la suerte de recorrer 4 continentes. Primero me había decidido a probar suerte en Japón, pero me di cuenta de que sería muy difícil vivir en una ciudad tan cara como Tokio, así que busqué otro destino. Seúl me pareció perfecto.

—Hace pocos días participaste de un certamen en el que representabas a Uruguay, ¿Qué características tuvo concurso?

—Quedé en la cuarta posición para el jurado y me llevé el primer premio por votación del público. El concurso es bastante famoso en Corea y se llama Miss Ikon. Se trata de un certamen de belleza convencional y en esta edición participaron 41 modelos.

—¿Cómo es tu día a día en Corea?

—Como cualquier día en la vida de un joven independiente en otro país. Trato de sobrevivir, comer y dormir en algún lugar. Aunque muchos piensen que es algo horrible, para mí es solo una fase para alcanzar mi objetivo y sinceramente no lo cambiaría por nada. Incluso he rechazado la ayuda de mis padres. Me lo pago yo todo solita, ya que irme fue mi decisión.

—¿Qué es lo que más y lo que menos te gusta de Corea?

—Me gusta es la sensación de sentirme como en casa todo el tiempo. Es mi lugar. Podría decir que nunca fui tan feliz. Lo que menos me gusta refiere al comportamiento de la gente en Corea. Los coreanos son personas que nunca se meterían en tu vida. Ellos hacen sus negocios y tú los tuyos. "Vive y deja vivir". Eso tiene su lado bueno, pero también malo: la sensación de calidez o de echarte una mano si necesitas ayuda, solo se da si eres cercano a ellos. En cambio, entre latinos nos ayudamos, como por ejemplo si cargas algo pesado o si alguien se cae en la calle.

—¿De dónde eres en Uruguay?

—Nací en Maldonado, pero no me considero de ningún país. Mi madre es española y a los dos años nos fuimos a vivir allí. Soy una persona del mundo. Eso si... en fútbol soy de la celeste.

—¿Cómo fueron tus comienzos como modelo?

—La verdad que lo de modelo lo saqué un poco de la manga. Al ser occidental, en este país es mucho más sencillo destacar haciendo trabajitos y pagan bien. No se puede decir que es una cosa que me guste, pero me resulta sencillo mientras busco un trabajo como dios manda.

—¿Has podido hacer amistades? ¿Un vínculo de pareja?

—Sí, tengo muchísimos amigos, incluso un novio coreano. Se podría decir que en cuatro meses tengo una vida entera construida de la nada. Hay que decirle a todas las personas que quieren irse y no lo hacen por miedo que lo hagan. Es fácil. Solo tú puedes convertir los sueños en metas.

—¿Cuánto y qué extrañás de Uruguay?

—Uruguay es hermoso pero solo extraño a mi familia y mi papá.

—¿Cuáles son tus planes?

—Estoy en esa fase joven que no tengo mucha idea de que quiero y cómo lo quiero. Eso desespera a mis padres. Lo seguro es que voy a por la tercera lengua que es el coreano y mi meta es ser multilingüe, ademas de dedicarme a algo para que pueda seguir viajando y viviendo aventuras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)