CAMBIO EN PANTALLA

Mercedes Guinle: la nueva gerente de Canal 4

Monte Carlo Tv renovó sus autoridades este año. El experto argentino Gustavo Yankelevich asumió la gerencia del canal y designó a Mercedes Guinle de su empresa RGB Entertainment para hacerse cargo de la programación.Guinle viajó entonces a Montevideo, donde vive desde hace seis meses, y trabaja día a día en el canal planificando estrategias para posicionarlo frente a la competencia. En su primera entrevista en Uruguay, la gerente realiza un balance de los primeros meses de gestión, anticipa las novedades y responde a la polémica que generó el estreno de la telenovela Esposa Joven, una de sus principales apuestas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mercedes Guinle. Foto: Fernando Ponzetto

—¿Qué lineamientos tienen desde la gerencia de programación desde su llegada?

—En estos seis meses hicimos bastantes cambios en el canal, algunos perceptibles y otros no tan visibles desde el lugar de la audiencia. También hubo una etapa de diagnóstico porque teníamos que saber desde qué canal partíamos y hacia dónde queremos ir. Todo esto avalado por un directorio que por suerte viene apoyando las iniciativas que tenemos con Gustavo (Yankelevich). Los cambios fuertes se van a ver desde el año que viene.

—¿Qué cambios planifican?

—Hay formatos para programas nacionales que estamos evaluando de realizar con figuras del canal y también con otras que podamos incorporar. También estamos pensando en un formato totalmente novedoso, algo que nunca se hizo en la TV uruguaya. En paralelo hacemos un análisis muy exhaustivo de qué quiere nuestra audiencia, no solo con las mediciones de rating, sino por otras vías como redes sociales. Tenemos una audiencia bastante intensa en cuanto a sus devoluciones. Hay que escuchar todas las voces. Estamos planeando la mejor televisión posible para Uruguay.

—La trama de Esposa joven, reciente estreno del canal, generó una polémica con INAU y otras organizaciones, ¿esperaba una repercusión así?

—No. Yo creo que la novela tiene un mensaje atrás que no se está leyendo. Lo que hace esa ficción es denunciar una situación. No es un apología del maltrato o el abuso infantil o hacia la mujer. La semana pasada tuvimos una nota con uno de los protagonistas y él explicó la realidad social del país. En Turquía, el matrimonio es legal luego de los 18 años, pero hay zonas donde por tradición cultural se obliga a las niñas a casarse. Esa es la realidad que Esposa joven denuncia. Solamente tuvo problemas la novela en Turquía y ahora aquí. En Ecuador, Paraguay, Argentina... y en los demás países donde se estrenó no tuvo problemas porque se tomó como una historia que denunciaba esa situación. Nosotros la compramos con ese interés, no el de la apología.

—¿Le pareció excesivo que el INAU y otras organizaciones solicitaran quitarla del horario de protección al menor?

—No, ellos son los responsables de velar por los derechos de los menores y tendrán sus motivos. Nosotros accedimos. La habíamos previsto para las 21:30 y no tuvimos problema en cambiarla para las 22:00 en virtud de esa solicitud. Tampoco hacemos promociones, salvo una placa que solamente dice el horario. En todo accedimos porque ellos son la autoridad.

—¿Cómo le va de rating a la novela?

—No le va mal. Yo invito a la gente a que la mire y que encuentre el verdadero mensaje que transmite. Puede haber quien no le guste la situación de maltrato, pero lo que tiene que quedar en claro es que no fomenta esas prácticas. En Argentina la pasan a las 18:00 y es éxito total.

—¿Crees que se hizo alguna diferencia con Monte Carlo TV en este caso cuando hubo y hay productos de otros canales que muestran realidades parecidas?

—No sé. Es llamativo, sí. Pero trato de engancharme en eso. Quiero creer que esos organismos que nos pidieron cambios a nosotros evalúan también lo que pasa en otros canales. Y si no solicitaron cambios similares, será porque no ameritan. No lo sé.

—En concreto, ¿qué se puede adelantar para 2017?

—Va a ver muchos cambios en el canal. La programación va a tener ficciones turcas que la gente consume un montón. Ya compramos Wounded Love, que es una súper producción con los protagonistas de Las mil y una noches y está ambientada en la primera guerra mundial. También vamos a tener El comandante de Sony, sobre la vida de Hugo Chávez. En cuanto a ficción, tenemos algunas otras opciones y sobre formatos, lo que te dije: estamos evaluando unos tres para hacer aquí en Uruguay. Y uno muy novedoso. No puedo decir más...

—El canal resolvió dar de baja el programa de humor Sé lo que viste, ¿a qué se debió?

—Consideramos que había cumplido un ciclo. Es probable que tengamos algún otro proyecto con Álvaro (Navia) para el año que viene. No lo hemos conversado, pero él es muy querido en Uruguay y en canal.

—¿Qué características tiene el mercado uruguayo?

—Somos diferentes. De hecho el humor uruguayo es totalmente diferente al porteño. Eso condiciona también posibles decisiones en la programación. El uruguayo tiene mayor gusto por lo retro; por algo es tan exitosa la Noche de la nostalgia. No digo que lo vaya a hacer pero si repongo Benny Hill, seguramente funcione.

—¿Cómo es tu día a día?

—No sabría decirte cuándo paro. Trabajo en el día en el canal y después trabajamos con Gustavo (Yankelevich), con muchas charlas de intercambio de ideas, además estoy pendiente del rating real time. Más allá de lo adictivo, es una herramienta para ver los cambios de conducta de las audiencias.

—¿Cómo valora las mediciones hasta ahora?

—Hay una tendencia positiva a nuestro favor desde hace unos meses. Estamos igualmente en una etapa muy primaria de nuestra gestión y yo creo que el gran cambio lo vamos a ver desde el año que viene.

—A nivel conceptual, ¿cuál es su objetivo?

—Una grilla más variada y la identidad del canal de la familia. Son los valores históricos del 4. Que la TV congregue a la familia en un momento, ese es el objetivo.

—¿Le sorprendió el éxito de El sultán, que comenzó con mediciones algo bajas y después repuntó?

—Sí, pasaron seis meses de El Sultán, que estuvo en un número y desde mayo repuntó increíblemente. Fue raro. Pero es una historia atrapante y uno de sus mayores atractivos es que uno se puede enganchar en cualquier momento.

—¿Cuántos capítulos le quedan?

—Pocos... Le queda este verano y se termina. Ya tenemos un buen reemplazo. Es una ficción también, pero no la voy a decir.

—¿Los programas nacionales que están al aire siguen en 2017?

—Sí, siguen.

—¿En verano habrá cambios?

—Empieza Por amarte así, una novela de Telefé. Seguramente en enero empiece la telenovela de Mariano Martínez, Amar después de amar, que va a reemplazar a Educando a Nina. Y puede haber algún otro cambio en la tarde.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error