CHUMEL torres

"Tengo el mejor trabajo del mundo"

Un tuit lo hizo cambiar de casa, de profesión y de trabajo. Pasó de ser un anónimo ingeniero mecánico en Chihuahua, a vivir en Ciudad de México, ser el responsable de un canal de YouTube con casi dos millones de suscriptores y ser convocado por HBO para hacer Chumel con Chumel Torres. El primer programa de opinión y análisis con humor mordaz de América Latina está en pantalla desde el pasado 22 de julio, haciendo que su conductor sea cada día más conocido. Afirma tener “el mejor trabajo del mundo” y hasta cumplió el sueño de llegar al cine gracias a un perro salchicha.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Chumel Torres

Hace cuatro años, la vida de Chumel Torres cambió por completo. Vivía en su Chihuahua natal y se acercaban las elecciones presidenciales de 2012 en México. No se vislumbraban aún quiénes serían los candidatos, salvo uno: Andrés Manuel López Obrador (AMLO), precandidato del Partido de la Revolución Democrática. Fue entonces que este ingeniero mecánico, indignado con una de las propuestas del político, explotó haciendo uso de una de las herramientas más populares de esta época: escribió un tuit.

"AMLO propone la Secretaría de la Honestidad. Ojalá proponga pronto la Secretaría de dejar de Mamar Tantísima Ver…". Esos 140 caracteres se convirtieron en el trampolín que catapultó a Chumel del anonimato a los medios, de la ingeniería a la comunicación y de Chihuahua a Ciudad de México. Primero apareció en el noticiero del reconocido periodista Joaquín López Dóriga; luego, Mario de la Rosa, del periódico digital ADN, le propuso escribir una columna, y más tarde el propio Chumel se animó a lanzar su propio canal de YouTube. Así nació El Pulso de la República, un informativo de sátira política de renovación semanal que hoy cuenta con más de un millón y medio de suscriptores, cerca de 60 mil "likes" cada tres días, una comunidad de más de 300 mil seguidores en Facebook, y aplicaciones para todas las plataformas: Android, iOs, Windows Phone y Blackberry.

Este año, el fenómeno mexicano traspasó fronteras. HBO lo convenció de incursionar en la TV, un medio al que siempre le tuvo recelo por no brindar la misma libertad que Internet, y lo puso al frente de Chumel con Chumel Torres, el primer programa de opinión y humor político de América Latina de esta señal de TV para abonados.

La propuesta se estrenó el pasado viernes 22 de julio, tanto en América Latina como en los Estados Unidos, donde se emite por HBO Latino. "El primer programa estaba un poquito así como tenso o me podían notar nervioso", confiesa el propio Chumel en comunicación telefónica desde México. "Salía en YouTube, y de repente estaba en TV y en HBO… Ya en el segundo programa me aflojé un poco".

Chumel era feliz en YouTube, pero la propuesta de HBO lo convenció de hacer TV.
Chumel era feliz en YouTube, pero la propuesta de HBO lo convenció de hacer TV.

Lo que el mexicano hace cada semana en HBO es muy similar a lo que sigue haciendo en El Pulso de la República (ahora en su mes de vacaciones): toma temas de la realidad política y social, y los expone con mucha información, pero con una óptica mordaz e irreverente. En su canal de YouTube, el protagonista es México, país al que Chumel define como el gran guionista del programa. En Chumel con Chumel Torres, obviamente que los países guionistas se han multiplicado y, aunque los hermana ser latinoamericanos, cada uno aporta su propia realidad.

"El equipo de Chumel... es muy heterogéneo, hay gente de varias partes de Latinoamérica. Por ejemplo, Alvarito, uno de los escritores, viene de Venezuela, entonces está súper pendiente de Venezuela y Colombia. Tengo muchos amigos en Argentina que me cuentan lo que está pasando allí, tengo amigos en Panamá, en Chile, etc., que abren mucho más el espectro", explica el comunicador sobre cómo hace para poder abarcar ese nuevo universo que le abrió HBO.

"Somos seis guionistas escribiendo para la parte de comedia y tres periodistas para la parte de investigación", cuenta sobre un programa que termina de guionarse los martes, se graba los miércoles y se edita los jueves, el mismo día en que se empieza a escribir el de la semana siguiente. La emisión es todos los viernes, en Uruguay a las 23 horas. Si bien está todo guionado, "hay lugar para la improvisación", dice quien ama escribir comedia, "me gusta un chorro, es como hacer un pastel".

Hablar con Chumel o verlo en El Pulso de la República, es someterse a una ametralladora de giros y expresiones mexicanas a las que hay que acostumbrarse. Admite que para el noticiero de HBO ha debido ampliar el vocabulario e incorporar expresiones de los distintos países a los que llega, algo que no le resulta complicado porque está rodeado de gente de distintas partes de América Latina. "Entonces se me hace padre porque, de repente palabras que no ubicas, pues te las aprendes. Además, creo que hay que hablar como hablamos y ya. Si se entiende, está bien; sino, no pasa nada. Básicamente nos entendemos entre todos, vas aprendiendo las palabras".

Sin censura


Está claro que la libertad de expresión que se disfruta en Internet es difícil de encontrar en otros medios de comunicación. Por eso Chumel creó su canal de YouTube. ¿Por qué aceptó entonces hacer un programa en la TV para abonados? HBO es gran explicación de su decisión, no le pone traba alguna ni le censura temas. "No me ha dicho un hasta ahorita, no ha habido un solo tema que no le haya parecido bien. Yo precisamente no quería hacer TV porque no me gusta que me vigilen, que me digan qué decir, pero ellos se han portado a todo dar en ese sentido. No ha habido un solo tema que sea tabú, al contrario, incluso me piden más investigación. Cuando aparece un tema que parece bueno, me dicen escarbale a eso porque puede ser que encontremos más cosas", destaca.

De todas formas, tanto en El Pulso de la República como en Chumel..., hay temas que el comunicador tiene por regla no tocar, pero por un tema de seguridad personal. Es así que los narcos y el crimen organizado quedan fuera de sus guiones. "Por ejemplo, cuando empezamos a investigar para hacer guiones sobre los Juegos Olímpicos, surgió el caso de los deportistas del Congo que pidieron asilo en Brasil, dos judocas que contaron que cuando perdían los encerraban en jaulas. Es una noticia, ¿pero qué tanto nos agrada escucharlo? Porque hay que recordar que esto es entretenimiento, no es un programa de noticias. También hay que ver que le interese a la audiencia y a la vez tenga un poquito de denuncia", señala.

Destaca que HBO no le censura absolutamente nada, incluso le sugiere ir por más.
Destaca que HBO no le censura absolutamente nada, incluso le sugiere ir por más.

Para que una noticia sea tema de Chumel... tiene que haber un desdoblamiento. "Si una semana Nicolás Maduro dice que los que no tienen trabajo en las fábricas deben irse al campo, hay que ver qué opinan las empresas o qué dicen los trabajadores. En ese momento es cuando muerdo la información". Por eso mismo es que la mención a Uruguay aparecerá en cuando exista una noticia que repercuta o interese a los demás países de la región. "Tenemos presente las noticias de su selección, que son líderes en gobierno electrónico en Latinoamérica o los asuntos del Mercosur. Pero hay que esperar que los medios exploten para que sea algo como sabrosito para todos. Es necesario que la noticia, sea del país que sea, se desdoble para los demás, que sea interesante para todos", apunta al tiempo que manifiesta que le llamó la atención el anuncio de que el Parlamento uruguayo terminaría con la exoneración de aportes para las empresas que hicieran donaciones a las universidades privadas.

En cualquier caso, sea El Pulso de la República o Chumel con Chumel Torres, el mexicano subraya que siempre termina por hacer el programa que a él, como espectador, le gustaría consumir. Lo llama aplicar "la filosofía Walter White", haciendo referencia al protagonista de la famosa serie Breaking Bad, que elaboraba metanfetaminas para comercializar. "Produzco lo que consumiría", en este caso no se trata de drogas, sino de entretenimiento. "Yo no pienso lo que digo, sino que digo lo que pienso, pero también lo que la gente piensa de las noticias y esto es lo que van a escuchar aquí", había dicho al momento de presentar en sociedad el programa de HBO. Y eso se palpa claramente en Chumel con Chumel Torres.

Su objetivo es seguir la línea de programas como los de Jon Stewart y John Oliver, no tanto los de Jimmy Fallon o Jimmy Kimmel, "porque ellos son más show, más espectáculo. Lo nuestro es más noticia, y lo otro es espectáculo mezclado con otras cosas", apunta el mexicano. "Puedo llegar a incorporar invitados, pero siempre enfocados en la política o temas de interés. Hay que conservar el espíritu de que sea como un noticiero".

Aplausos y reclamos


Si bien los primeros programas sonaron muy mexicanos, venezolanos o incluso estadounidenses, con muchas referencias a los presidenciables Donald Trump y Hillary Clinton, la idea es que el abanico se vaya abriendo con el correr de los meses. Igual, las repercusiones no se han hecho esperar. "Hay mucha gente que le gusta, pero fue algo muy raro porque luego del primer programa, toda Venezuela me volvió loco. Porque hablamos mucho de Maduro, dijimos que era un estúpido, y la gente empezó ¿qué te pasa?, ¿por qué criticas al pueblo?. Fue raro. Está bien, no pasa nada, no estaban acostumbrados a ese tipo de humor", señala.

Lo mismo le ocurrió con el segundo programa, pero por la positiva. En él, se ocupó del tema de las jubilaciones y el retiro laboral, poniendo especial hincapié en el sistema mexicano por ser el que más conoce. "Pasó que recibimos muchos comentarios de Perú y de Chile diciendo que ahí está igualito todo el desmadre. Es un poco como que Latinoamérica siente lo mismo, que es todo casi casi igual. Entonces es más digerible una nota que, aunque sea de un país, se aplica para todos los demás".

Chumel con Chumel Torres se extenderá hasta diciembre, momento en que se evaluará si la propuesta sigue, que es lo que obviamente su responsable espera.

Voz de perro


A sus 34 años, Chumel es soltero con compromiso, ya que tiene novia. La ingeniería mecánica quedó definitivamente en el pasado, pero no la olvida, aunque sabe que no la va a retomar. "¡Me encanta la ingeniería! Estoy enamorado de la Física y de los números. Cuando sea viejito quiero ser maestro de Física. Soy maestro por mis profes de Física". Mucho antes de eso, planea escribir un libro de historia de México, pero en clave de comedia, fiel a su estilo mediático. Y mucho antes aún, le gustaría hacer una especie de South Park a la mexicana. "Estamos pensando en hacer una caricatura, pero no es para naaaada infantil", aclara.

Confiesa no mirar TV abierta, "que en México es bastante mala", dice. Prefiere series como "House of Cards, Game of Thrones, Breaking Bad, The walking dead, The Newsroom… programas más de Netflix o de redes".

También ha incursionado en el stand up. "Desde que estoy en YouTube, he hecho conferencias en las universidades y diferentes escuelas, explicando cómo puedes vivir de un programa que no se transmite en la tele pero que le pega a los ratings de los programas que se transmiten en la tele. Mucha gente lo encuentra interesante. Y aparte hago stand up con otros fines, más personales".

Y si de actuación o ramas cercanas hablamos, es la voz del perro salchicha de la versión doblada al español de La vida secreta de tus mascotas, animación de reciente estreno. "¡Estuvo padrísimo! Fue increíble, como un sueño hecho realidad porque soy muy nerd, entonces que te inviten a ser una voz de caricatura… Desde el momento que me lo propusieron, respondí sí, claro que sí. Es la primera vez que lo hago y estaba muy emocionado, estaba babeando. No sabes lo divertido que es".

<i>Chumel con Chumel Torres</i> va hasta diciembre, ahí se resolverá si continúa.
Chumel con Chumel Torres va hasta diciembre, ahí se resolverá si continúa.

Tan divertido como la actividad que desarrolla desde hace cuatro años, la que califica como "el mejor trabajo del mundo". "Lo que hago ahora es un trabajo más divertido, pero más cansador. Trabajo más ahorita que cuando era ingeniero. Pero es una chamba divertida, más emocionante. Escribir tonterías todas las semanas y grabarlas, que tus estupideces sea el trabajo de alguien más y que a la gente le guste lo que haces, es genial. Hace cuatro años que cambié absolutamente de todo: de casa, de profesión, de trabajo". Y todo gracias a un tuit.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)