Entrevista

Mario Uberti habló del final de supersport

Después de 23 años al aire, el productor y conductor decidió terminar con el ciclo deportivo de Canal 4. Lo complejo de la publicidad en la TV abierta hizo que tomara esa decisión. Con más de tres décadas en el medio, Uberti fue pionero en transmisiones deportivas: desde clásicas emisiones de Fórmula 1 o NBA hasta partidos de bádminton. Estuvo en siete mundiales y juegos olímpicos. Aquí hace balance y habla también del futuro. “Hay que ser creativos”, dice.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mario Uberti

—Después de 23 años, Supersport no salió este año, ¿Por qué?—La parte comercial bajó muchísimo, tanto las inversiones de clientes privados como estatales. El programa estaba colocado en el horario de medianoche los domingos, así que por mejor voluntad que pudiera tener un anunciante, a muchos no le resultaba un horario atractivo. Cuando terminamos en 2015, me dio la sensación de que era un ciclo cumplido: fueron 23 años pero últimamente era como sostener una casa con las manos. Era muy difícil comercializarlo; creo que a todas las coproducciones les sucede lo mismo.

—¿Es un final definitivo?

—No lo sé. A lo mejor en un futuro se puede retomar, pero me parece que las condiciones para la TV abierta están cambiando día a día. Los auspiciantes tienen otras posibilidades de anunciar en la parte digital y la atención del televidente está repartida en una gama muy amplia de ofertas de entretenimiento. Yo hago TV hace 33 años, desde la época en que ni siquiera existía cable. La audiencia solo podía ver TV abierta y todas las marcas publicitaban ahí. Cuando empezó Supersport en 1994 tenía clientes en lista de espera.

—¿Lo considera un retiro personal de los medios?

—No. Tengo 62 años. Hice muchísimas cosas en TV. muchas más de las que me imaginaba en el comienzo. Tengo una excelente relación con Canal 4, con quienes estoy eternamente agradecido. Junto con ellos, estamos viendo qué se puede hacer. Hay que pensar ideas y ser más creativo que nunca. Las ganas están intactas.

—¿Cuánto afectó a Supersport no tener los goles del fútbol uruguayo?

—Era otro elemento. Debido al conflicto del canal con Tenfield, no accedíamos a los goles, ni al básquetbol, ni al automovilismo local. Lo hacía más cuesta arriba todavía.

—¿Desde cuándo el escenario de la TV empezó a ser otro?

—La historia de la TV empezó a cambiar con el cable, lo que abrió la posibilidad al fanático de un deporte de verlo en directo. Eso genera diversificación de intereses. Ahora estamos en la era de Netflix: la gente puede acceder al contenido cómo y cuándo quiere, lo que es algo imposible para la TV abierta.

—En 2013 dejó de hacer las transmisiones de Fórmula 1 luego de 30 años, ¿por qué?

—Porque la escenario de los derechos de TV de eventos deportivos es cada vez más complejo para pequeños productores y mercados como el nuestro. Entran a tallar jugadores muy grandes que compran y retienen para sí la transmisión. En aquel momento, la cadena PSN pagó por la Fórmula 1 tres veces todo lo que pagaba América Latina sumando los países. Nos quedamos solo con la posibilidad de transmitir en diferido, algo que hicimos durante un tiempo, pero luego en esas condiciones era imposible. Los eventos deportivos son hoy la batalla de las grandes cadenas: ESPN, Fox, DirecTV... en Uruguay somos muy chiquitos y no alcanzamos a jugar en esa liga.

—Lo mismo diría para Juegos Olímpicos o Mundiales...

—Sí. Yo estuve en siete Juegos y siete mundiales. Al último de Río de Janeiro no fui. En Uruguay los derechos los tenía Antel, que es otro nuevo jugador que se suma al tablero. Para los mundiales, los canales privados han comprado juntos no por una, sino por varias ediciones los que nos tiene un poco a salvaguarda de las grandes cadenas.

—¿Qué fue lo primero que hizo en los medios?

—Empecé en la prensa escrita. Era estudiante de abogacía y el dueño del estudio donde yo trabajaba era accionista de La mañana y El diario. Un día se necesitaba a un cronista de automovilismo y el dueño, sabiendo que desde chico iba al autódromo con mi padre, me ofreció ese puesto. Acepté. Lo que me forjó fue haberme dado cuenta de que no solo tenía que hacer bien la parte periodística, sino también, la comercial. En TV, nos presentamos un día en Canal 4 con Diego Lamas para la Fórmula 1. Ese fue el primer acuerdo. Después empecé en programas de todo tipo.

—¿Cuáles recuerda?

—Muchos están en la retina de la gente. La serie de Objetivo marcó a muchos. Hice ciclos como Trotamundos, donde visité a 10 jugadores de la selección y conviví con ellos. Seguí toda la campaña de (Gustavo) Trelles, también la de Gonchi Rodríguez. Transmitimos de todo: yo traje la NBA a la TV uruguaya. Pero también transmití badmington o béisbol o la Fórmula Electric, la Mercedes... bajo el puente han pasado muchísimas cosas. En lo personal no creo que haya en la historia de la TV alguien que produjera y locucionara tanta cantidad y diversidad de programas. Hicimos 23 salones del automóvil, también producimos eventos: de rally, de paddle, trajimos a los Globetrotters y hasta hicimos dos ediciones de la Reina de Punta del Este.

Supersport era el único programa deportivo local que no estaba centrado en el fútbol, ¿por qué tomó esa decisión?

—Porque a mí me gustan todos los deportes. Soy un fanático. Practiqué todos, aunque en ninguno me destaqué.

—¿Sigue siendo fanático como televidente?

—Sí, miro de todo.

—¿Cuál es su posición en el debate sobre el rol de Tenfield para el fútbol local?

—Nunca hablé de Tenfield, ni trabajé para ellos. Es una empresa que vio la oportunidad de hacer un negocio con el fútbol local y lo hizo. Eso fue bueno en muchos aspectos porque se creó un producto pero también malo: hay clubes que no tienen más remedio que ir a pedir dinero a esta empresa para subsistir. Entonces le deben favores y eso hace que el fútbol sea más débil, un fútbol que de por sí es milagroso. Nadie puede creer que un país tan pequeño tenga tantos jugadores y tantos clubes.

Motores En la WEB.

Mario Uberti (62 años), tiene tres hijos. Marcelo, uno de ellos trabaja con él en producción y en el sitio www.motormario.com, donde abordan la actualidad del mundo de los autos. El periodista también es muy activo en Twitter. "Tenemos que estar donde están los jóvenes".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error