59” 

Mariana Lobo

"Desde hace años solo actúo cuando puedo poner el corazón en el proyecto".

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mariana Lobo. Foto: Agustín Martínez

-¿Cómo presentarías Miedos privados en lugares públicos (Teatro del Anglo; viernes y sábados, 21 horas, y domingos, 19 horas. Con: Julio Calcagno, María Mendive, Mariana Lobo, Ileana López, Emilio Pigot y Pepe Vázquez. Dirige: Jorge Denevi. La obra baja de cartel en junio)?

-Como una comedia un poco triste y muy cinematográfica, de gente que no es capaz de comunicarse sinceramente y en profundidad con el otro, que no es capaz de mostrar quién es en realidad.

-¿Cuál es tu personaje?

-Imogen, una mujer que guarda un secreto para con su hermano, y que busca enamorarse y que la quieran.

-¿Conocías el material del autor, Alan Ayckbourn?

-Sí. Es un muy conocido dramaturgo inglés que Jorge Denevi ha puesto en escena varias veces. En particular recuerdo la obra Las cosas que hacemos por amor, con la Comedia Nacional, y Las conquistas de Norman, presentada en el Teatro El Galpón.

-¿Preferís el drama o la comedia?

-Me gustan mucho los dos géneros. Y me gustan las obras donde se entremezclan, que son como una montaña rusa emocional, tanto para el actor como para el espectador.

-¿Cómo ha sido tu carrera actoral?

-Linda y rara, porque desde hace años solo actúo cuando puedo poner el corazón en el proyecto, y a veces eso es visto como antipatía o soberbia. Pero yo lo siento como sinceridad: si no estoy enamorada, prefiero no estar y dejarle el lugar a alguien que sí se enamore.

-¿Cómo viene tu 2015?

-Por ahora, tranquilito. No tengo propuestas concretas aún. Si no aparece nada, me dedicaré a esta obra, a mis locuciones y a estudiar.

-¿Tenés un sueño o un objetivo especial en la profesión?

-Mi sueño es un teatro que nos abra caminos nuevos, que invente futuros. Un teatro que nos muestre más allá de todo lo embromado del ser humano, la belleza y la maravilla de la vida, y la hermosura de la que también somos capaces, y que es nuestra única esperanza como especie.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error