ENTREVISTA

María Gomensoro: "Quienes vivimos en barrio privado no estamos aislados de la sociedad"

La comunicadora asumió la conducción en solitario el programa Recalculando (Radio Carve) luego del alejamiento Emilia Díaz.  A los 44 años, se declara en un gran momento. Vecina de Luis Lacalle Pou en La Tahona, Gomensoro opina sobre la polémica de los barrios privados que se instaló en la campaña.

María Gomensoro
Fotos: Leo Mainé. Make uo y pelo: Leticia Vales. Indumentaria: Agnes Lenoble ,Sierra Mora,  Actitud Sur

—Para la temporada 2019 de Recalculando (Radio Carve, lunes a viernes, 14:30-16:00) asumiste la conducción en solitario. ¿Qué significa esa desafío para vos?

—Es un desafío lindo, estoy muy feliz. Emilia (Díaz) tenía otros proyectos que le iban llevar su tiempo y tomó la decisión de bajarse. Yo lo evalué y junto con la productora general María Estela Moreno rearmamos un poco el formato y salimos. No iba a estar yo sola hablando todo el tiempo, así que reforzamos la propuesta con columnista y espacios con invitados. Quedó un programa muy dinámico y yo amo la radio. Vengo feliz todas las tardes a hacer el programa. Es un orgullo para mí que una radio como Carve nos dé este espacio de una hora y media.

—¿Cuál es la esencia del programa?

—Tratamos de aterrizar los temas de la agenda y al mismo tiempo, reflejar esos asuntos que van un poco por fuera pero también hacen a la construcción social. Por ejemplo, tenemos un espacio de “Gente en obra” para conocer desde una iniciativa individual que lleva a cabo una obra social o ambiental hasta proyectos como el Liceo Jubilar, con los testimonios de sus protagonistas. Después tenemos un segmento de entrevistas a personas de la farándula y los medios y también hacemos notas a los políticos bajo el título “Hablemos de otra cosa”. Son preguntas que quizás no entren en un formato periodístico tradicional. En Recalculando, tratamos de enfocar la nota desde otro lugar. Preguntamos sobre su historia familiar, su vida cotidiana, sus amigos. A la gente le gusta saber quién es la persona detrás del candidato y no solo su opinión sobre los temas de la agenda.  

Múltiples voces

El equipo de Recalculando (Radio Carve, lunes a viernes a las 14:30) está integrado por María Estela Moreno (productora general) Manuela Priasti y Germán García. Los columnistas son: Rosana Pombo y Ruben Campero (sexualidad), Manu Rivoire y sus 8 recomendados con la movida cultural,  Luciana Lasús (nutrición). Nicolas Lussich  (economía)  y Martín Reyes (Cultura). También hay una columna  de psicología variable según el tema. 

—¿Qué dirías de este momento tuyo como conductora?

—Es el momento de capitalizar 19 años en los medios en un espacio como este para poder volcar todo lo que aprendí. Siempre estuve formando equipo y aquí también hay uno, pero al aire estoy sola. Está bueno también el ejercicio para conocerse una misma. Te desafías a vos misma y cada día aprendo más.  

—Llevas casi 20 años en los medios. ¿cuáles han sido los avances para la mujer y cuáles los obstáculos que aún se mantienen?

—Estamos en los medios y cada vez somos más. Un micrófono para una mujer es un capital para todas las mujeres. Yo soy feminista pero al decir esto sé que el lector o la lectora le va poner su propia carga a esa palabra. Porque es un término que hoy está en la picota y en juicio. Pero yo sigo diciendo que soy feminista porque brego por los derechos de la mujer, me paro desde un filosofía liberal - progresista, me identifico con la despenalización del aborto y la plataforma de lucha de las mujeres. Me identifico con el trabajo de la mujer como constructora del cambio cultural en su casa.  

María Gomensoro
Foto: Leo Mainé. 

—¿Fuiste a la marcha del 8 de marzo?

—No. Soy muy vehemente para defender estas ideas, pero nunca voy a la marcha. La respeto y siento que es una cédula viva. Soy feminista en mi casa y cuando me preguntan, pero no formo parte del movimiento feminista. Como comunicadora, me gusta estar fuera de los movimientos para tener la capacidad crítica y construir opinión ciudadana limpia. Me parece perfecto que existan los movimientos y las ideologías, aunque yo prefiero no ser parte de nada para ser libre. Eso ante todo.  

—¿Crees que el feminismo debe ser de izquierda como sugirió Fabiana Goyeneche?

—Ella no dijo tanto eso. Dijo que en la derecha puede haber un feminismo incompleto. Y lo comparto. Si dividimos las cosas en izquierda y derecha, cosa que a mí no me gusta, debemos entender que el Frente Amplio ha sido quien más abrazó y puso como plataforma la agenda de derechos de género y de la mujer. No pasa lo mismo con los partidos tradicionales.  

—Luego de la marcha, uno de los titulares principales fue la pintada de la Iglesia del Cordón. ¿Qué sentiste al leer esa noticia?

—Soy feminista y católica. No estoy de acuerdo con escrachar ningún templo o monumento de cualquier tipo. Pero entiendo que a la Iglesia le falta mucho. En la iglesia que yo me imagino puede entrar una familia ensamblada, con padres divorciados, una pareja gay o lesbiana. Vivo la religión como algo que me conecta con mi espiritualidad y no debe tener nada que ver con la elección sexual, ni como yo conforme ese núcleo familiares mientras se rija por valores cristianos. Me parece importante que eso lo pueda entender la iglesia algún día y se vea reflejado en sus bancos.

—Sos también productora rural. ¿Has ido a los encuentros de Un solo Uruguay?

—No voy tampoco. Comparto algunos de los planteos, conozco el peso del costo país pero también entiendo que hay desconocimiento mutuo muchas veces. Desde la ciudad puede ser difícil entender el campo y al revés sucede lo mismo. De todos modos, nunca participé de Un solo Uruguay porque no soy camisetera de nada. Creo que el mejor lugar para entender las cosas es por fuera, siendo observadora lo más objetiva posible. Hay verdades en los dos lados y no deben existir las imposiciones.  

—Comenzó el año electoral, ¿con redes sociales en el medio, crees que va a ser más agresiva que nunca la campaña?

—Es probable. También está el problema de la desinformación. Circulan bolazos, malos entendidos, tergiversaciones o golpes bajos, como le pasó ahora a Oscar Andrade con las fotos de su hija. Me parece importante que nosotros como ciudadanos asumamos la responsabilidad de informarnos mejor y decidir qué queremos consumir.  

María Gomensoro
Foto: Leo Mainé. 

—Uno de los primeros temas de la puja electoral ha sido el de los barrios privados. Carolina Cosse y María Julia Muñoz lanzaron críticas más o menos directas a Luis Lacalle Pou por vivir en La Tahona. ¿Qué opinás?

—Es mi vecino Luis. Vivo en el mismo barrio. En 2006 llegué yo y él también por esas fechas. En ese momento, era una opción económica para quienes teníamos hijos. No era lo que es hoy. Hay un concepto erróneo de que vivimos apartados de la sociedad. No es cierto. Para empezar, viviendo en cualquier parte y condición, uno puede estar apartado dentro de su propia realidad. Cada vez vivimos más puertas adentro. No conocemos a nuestros vecinos, ni vamos a la plaza del barrio. Ya no existe más el Uruguay en que el obrero vivía al lado del empresario y los hijos iban a la misma escuela. Eso lo perdimos en todo el país hace mucho tiempo. Cuando alguien viene con el preconcepto del barrio privado, yo le pregunto donde vive. Entonces me dicen “Pocitos”, por ejemplo. “¿Y conocés a tus vecinos?”, le pregunto. La mayoría de las veces no tienen ni idea de quién vive en el apartamento de enfrente. Bueno, yo conozco a todos los vecinos de mi cuadra y un poco más. Si yo tengo un problema, si me faltan huevos o azúcar para hacer una torta, me van a ayudar. Hay un sentimiento de comunidad. ¿Se pierde la heterogeneidad de convivencia entre estratos sociales? Sí. Pero está en uno aislarse o conectar más o menos con el resto de la sociedad. Como sucede en todos lados.  

—¿Lo sentiste injusto el comentario de Cosse?

—Fue una picardía política y no está bueno. Ella vive en Punta Carretas. Yo le preguntaría si conoce a sus vecinos o si va a la plaza del barrio a hacer comunidad. Entiendo que lo que dijo fue un chascarrillo político como para ensuciar un poco la cancha. No está bueno generar esa fractura. Nosotros como ciudadanos tenemos que entender que fue un chascarrillo y de pronto exigir a los políticos otra responsabilidad. Que levanten el nivel.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)