ENTREVISTA

Maia Reficco y el nuevo rumbo de una ídola teen

La actriz de la serie de Nickelodeon "Kally’s Mashup"  habla de su vida, su carrera y esta nueva etapa que comienza a transitar como cantante

Maia Reficco. Foto: Ivan Resnik
Maia Reficco. Foto: Ivan Resnik

Nació en Estados Unidos pero se crió en Argentina. Maia Reficco, es actriz y cantante, y muy conocida en el mundo ya que interpretó a Kally Ponce en la serie de Nickelodeon, Kally’s Mashup. Una vez que finalizó la serie juvenil, Reficco no ha parado de trabajar, haciendo teatro en Broadway y también componiendo canciones para su disco que espera lanzar el año próximo. Hace pocos días lanzó “Tuya”, la primera canción de esta joven artista que dice ser muy exigente consigo misma, y tiene los pies bien puestos en la tierra. Sobre su carrera, la cuarentena y trabajar en Evita, habló Reficco con Sábado Show.

—Lanzaste tu primera canción, “Tuya”. ¿Cuándo comenzaste a pensar en ese tema?

—Hace un año y medio que la teníamos lista, así que finalmente llegó el día de presentarla.

Maia Reficco. Foto: Ivan Resnik
Maia Reficco. Foto: Ivan Resnik

—¿Hace un año y medio que la tenías lista?

—Sí porque fue la primera que escribí en esta nueva etapa. En mi cabeza tengo etapas y esta canción fue la primera de este nuevo género y estilo. Ya tiene un año y medio. La cuarentena no ayudó para lanzarla antes.

—¿Cómo llevas la cuarentena?

—Ahí, pero me contaron que allá están re bien. Están despegados. Yo no puedo creer, son el mejor país del mundo. Me parecen increíbles y lo digo real. Frente a mis amigos uruguayos nunca lo voy a admitir, pero son una locura.

—Volviendo a la canción, ¿cómo fue trabajar con Andrés Torres, productor del gran hit “Despacito”?

—Fue una locura. La canción que hicimos con ellos es distinto a lo que venía haciendo y fue muy flashero. Estar en el estudio escribiendo con ellos, fue increíble y en un momento me pongo a pensar, ¿qué hice para estar con ellos? Es increíble su talento y energía y que me estén acompañando en mi carrera, no podía entender nada porque son personas que admiro mucho.

—¿Había mucha presión por poder trabajar con ellos?

—Sí, mucha. Le dije que me gusta cantar y aprender de la gente que sabe, y no podía creer lo que estaba sucediendo. Es la canción que mis amigas escuchan y están tres días tarareando la canción. Es un productor que sabe cómo hacer para que la canción se quede pegada una semana en la cabeza. Con “Tuya” también pasó eso. Yo la escuché tantas veces que ya se me pasó, pero tengo amigas que están todo el día cantándola.

Maia Reficco. Foto: Ivan Resnik
Maia Reficco. Foto: Ivan Resnik

—Has tenido una carrera de cero a cien en la televisión y ahora en la música hacés igual.

—Es loco, soy muy agradecida porque el viaje que viví fue una locura. Cumplí mi sueño siendo muy chica, el año pasado hice una obra de teatro pequeña y también he hecho cosas re zarpadas y por eso son consciente de ser agradecida. Creo que la gente no sabe que me manejo con la misma intensidad en todo, y hacer arte, como actuar, bailar o cantar es lo que más me nutre. Por eso llega un momento en el que no importa sin son 5.000 personas o soy sola frente al espejo, soy intensa y amo mucho lo que hago. Pasa por ahí y hay un montón de cosas que por suerte se pudieron dar, como trabajar en Broadway que me encantó hacer.

—¿Cómo fue trabajar en el musical Evita en Broadway?

—Si bien he vivido cosas re zarpadas, con Evita fue el primer momento en la vida que dije: wow, estoy cumpliendo mi sueño. Me acuerdo la primera vez que salí a dar el saludo final, lo recuerdo todo porque fue mirar el teatro enorme y pensar qué pasó, no lo puedo creer. Evita fue el fruto de todos los esfuerzos que he hecho.

Maia Reficco. Foto: Ivan Resnik
Maia Reficco. Foto: Ivan Resnik

—¿Es complicado o exigente trabajar en un musical así?

—Fue muy agotador porque era invierno en Nueva York y no te podés enfermar o tomar frío, y no había Covid todavía, sino imagínate. Pero así de paranoica estaba, y mis amigas me dijeron de visitarme y les dije que vinieran los últimos días porque no iba a poder salir antes. Del teatro a mi casa y del teatro a casa, no hacía nada más para no cansarme las cuerdas vocales, además de los ensayos. Como no soy bailarina profesional no tengo el nivel, pero tenía que bailar un tango muy difícil, y en todas las pausas ensayaba con los bailarines, aunque sea un corte de cuatro minutos. Muy zarpada la mentalidad de los integrantes de un musical.

—¿Cómo te llevaste trabajando en televisión desde chica para no abandonar la escuela?

—Trabajaba en la tira de Nickelodeon e iba al colegio, todo a la vez, y pude y me gradué. Como soy re nerd no quería bajar mi promedio, la disciplina fue lo que hizo posible que lograra terminar mis estudios.

—¿Se piensa en sacar un disco, o seguir lanzando canciones?

—Queremos hacer un EP de seis canciones, aunque no hay nada definido porque soy cambiante y el número puede variar. Estoy pensando para el año que viene, a inicios del año, seguir sacando temas para que a mitad del año que viene lanzar el EP, igual no se queden con esta idea porque todo es variante.

—¿Cómo fue hacer el disco a distancia estando vos en Buenos Aires y los productores en Colombia y Los Ángeles?

—Las únicas canciones del EP que no son de cuarentena son “Tuya” y una canción que todavía no tiene nombre. Esas son las dos canciones que no hice en cuarentena, las demás las compuse con mis compañeros de escritura. Fue con mucho Whatsapp. Creo que después de esto no hay excusas para seguir produciendo canciones. Antes pensaba que estando acá no podía estar pensando en un disco hasta que me junte con los productores o esté en el estudio, pero ahora no hay excusas o situaciones para ponerme barreras en mi mente. Eso lo vivimos todos y me pareció un aprendizaje de la cuarentena.

—Decías que sos de cambiar de planes y estar pendiente de todo, ¿sos muy exigente?

—Soy la exigencia en persona. Soy súper exigente, sobre todo conmigo y lo que quiero transmitir. En un proyecto no, porque la visión creativa y el mensaje dependen de otras personas, yo soy solo el canal para la serie. Me encanta aprender de todos, pero a la vez soy exigente, entonces tengo que encontrar el equilibrio entre lo que quiero y las ideas preconcebidas que tengo. Después es escuchar en los profesionales que saben. Pero en la letra, si puedo mejorarle, aunque sea una sílaba, voy a trabajar hasta lograrlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error