"PEAKY BLINDERS"

Mafiosos violentos y elegantes

Es una de esas joyitas que se esconde en Netflix y para la que es necesario que alguien la recomiende para saber que está. Claro, no es una serie original del servicio de streaming, sino un producto de la BBC que ya emitió cuatro temporadas y que exige esperar hasta 2019 para que llegue la quinta.

Peaky Blinders
Tres de los hermanos Shelby: Arthur, John y Thomas.

En la época de los atracones de series, hay algunas que se recomienda no consumir un capítulo tras otro. Es que cuando fueron concebidas, se las pensó para entregarlas en dosis semanales. Cada episodio tiene demasiada información, demasiados detalles, o quizás lo opuesto, un poco de cada cosa, pero de forma tan intensa que merece que el espectador se tome un tiempo para digerirlo.

Peaky Blinders es un claro ejemplo mencionado tanto por seguidores como por expertos en series. Steven Knight, su creador, la imaginó como una clásica serie de la BBC que se vería una vez por semana. Así pasaron cuatro temporadas, de seis capítulos cada una, sin que el realizador pudiera aventurar que terminaría siendo parte del menú de Netflix, el servicio de streaming que invita a las maratones sin pausa.

Pero gracias a Netflix, por estos lares pudimos conocer una de las mejores series de época y gánsteres que se ha visto en lo que va del siglo. Peaky Blinders cuenta la historia de la familia Shelby, mafiosos de la ciudad de Birmingham que dominan el mundo de las apuestas ilegales, el tráfico de armas y las carreras de caballos. Pero son de esos mafiosos que están empeñados en pasarse al mundo legal, es decir, hacer el dinero suficiente de forma sucia para luego montar una empresa limpia y dedicarse a vivir como una familia respetable.

Al menos esa es la idea de Thomas Shelby (Cillian Murphy), un veterano de la Primera Guerra Mundial, de la que llega perseguido por los fantasmas derivados de su participación en la sangrienta batalla de Somme, en territorio francés, lo cual no le permite conciliar el sueño si no es ayudado por las drogas. No es el mayor de su familia mitad irlandesa mitad gitana, pero sí es el que manda, apoyado mucho en su tía Polly (Helen McCrory), una mujer de gran ascendencia y carácter fuerte. Porque si hay algo que caracteriza a esta serie es que, aunque se hable de principios del siglo pasado, los personajes femeninos tienen voz, voto y gran influencia.

La familia Shelby está inspirada en una familia de criminales que existió realmente y que, entre otras cosas, se caracterizaba por esconder hojas de afeitar en sus elegantes boinas como armas letales que les servían en sus múltiples enfrentamientos con otras bandas. En realidad, las armas habrían sido sus cinturones o botas con puntas de acero, ya que las hojas de afeitar estuvieron disponibles en el Reino Unido recién después de la guerra y eran muy caras de conseguir. Los Peaky Blinders tuvieron su influencia en Birmingham desde fines del siglo XIX hasta la década de 1910.

Knight ha contado que su familia fue parte de esa pandilla, aunque no se apellidaban Shelby sino Sheldon. "Una de las historias que realmente me hizo querer escribir Peaky Blinders es una que mi padre me contó. Me relató que cuando tenía ocho o nueve años, su padre le dio un mensaje en un pedazo de papel y dijo ve y entrégaselo a tus tíos. Sus tíos eran los Sheldon, que eventualmente se convirtieron en los Shelby", confesó a HistoryExtra.

Basándose en ellos, Knight, que fuera guionista de la muy buena y violenta Promesas del Este de David Cronenberg, imaginó una familia de cuatro hermanos varones y una hermana mujer que debieron cuidarse a sí mismos tras la muerte de la madre y el abandono del padre. Dos de los hermanos fueron a la guerra y la pasaron muy mal, pero a su vuelta decidieron cuidar el imperio familiar y consolidarlo como los reyes de la ciudad.

Con ese objetivo como motor, durante cuatro temporadas han tenido que enfrentar a mafias compatriotas, italianas, judías y hasta rusas. En cada caso, hubo algún negocio o asunto que resolver, mezclado con los evidentes enredos propios de toda familia numerosa. Como que la joven Ada Shelby (Sophie Rundle) se involucre con un revolucionario comunista de peso. Si bien se trata de un amigo de la infancia de Thomas, sus ideas políticas complican a los Shelby y más cuando Thomas debe negociar con un implacable inspector de policía Campbell (Sam Neill)- que está empeñado en acabar con las mafias, incluso haciendo tratos con ellas para que les permita alcanzar objetivos de corto plazo. Terminar con los comunistas puede ser uno de ellos y así congraciarse con Winston Churchill.

La violencia y las luchas de poder dominan la historia, pero por supuesto que hay lugar para el romance. El muy duro y frío Thomas Shelby será flechado por Cupido muy a su pesar, claro está que la responsable Grace (Annabelle Wallis)- no será una mujer fácil. Al contrario, aparecerá en su vida como agente encubierta al mando de Campbell. Dos personajes muy fuertes que terminarán vencidos por el amor. Pero a no confundir, no hay nada de novela rosa en Peaky Blinders.

Fans famosos.

El viaje a principios del siglo veinte está perfectamente diseñado, se ha cuidado hasta el mínimo detalle. Las escenas se han rodado en Birmingham, Liverpool, Bradford, Dudley y Leeds. Hay una fuerte presencia del ferrocarril y para recrearlo se utilizaron máquinas del Museo Ferroviario Ingrow, propiedad de Vintage Carriages Trust, además de otras pertenecientes a Lancashire & Yorkshire Railway Trust. Y pasan cosas como que el callejón de Birmingham donde tiene su sede la pandilla fue rodado en Liverpool, con fondo de grúas reproducido de forma digital.

El vestuario es otro punto alto, propio de una excelente producción de época con el sello BBC. Destacan muchos los elegantes looks que lucen sus protagonistas, al punto que Knight terminó creando Garrison Tailors, una línea de ropa inspirada en la serie.

Pero quizás lo que más llame la atención por su toque moderno y, por momentos, anacrónico para lo que se está contando, es la sumamente disfrutable y espectacular banda de sonido. Empezando por el tema musical que identifica a Peaky Blinders, Red right hand, balada responsabilidad de Nick Cave & The Bad Seeds que en otras temporadas ha sido interpretada por P.J. Harvey en clave más sombría. También hay canciones de Arctic Monkeys,Tom Waits, The White Stripes o Johnny Cash.

La banda sonora ha llamado incluso la atención de expertos en la materia, como David Bowie, un fan de la serie que pidió que se incluyera un tema suyo (capítulo tres). Cuentan que el rockero pasó los últimos días de su vida viendo Peaky Blinders, y que Cillian Murphy, el actor que encarna a Tom Shelby, le regaló su gorra. En la tercera temporada se le hizo un homenaje a Bowie colocando a Tommy en una cama de hospital muy similar a la del video musical de una canción del músico, Lazarus.

Y no es el único famoso que admira esta historia, Brad Pitt, Leonardo DiCaprio, Tom Cruise y Steven Spielberg se encuentran entre sus seguidores, además del futbolista del Real Madrid, Sergio Ramos. Este último ha copiado el look de los Shelby y hasta usado autos de época un 600 rojo- emulando la serie. Por lo menos así apareció un día en su cuenta de Twitter, explicando que el auto era un regalo por adelantado de su hermano por su cumpleaños.

También Koke, jugador del Atlético de Madrid, cayó bajo el influjo de esta ficción. Organizó su despedida de soltero con Peaky Blinders como tema. Sus amigos lo acompañaron disfrazados como personajes de la historia, se sacaron una foto y la subieron a Instagram.

Además, el músico Snoop Dogg se reunió durante tres horas con Knight para hablar de la cultura de las bandas. En entrevista con Esquire Townhouse, el realizador dijo que pasaron ese tiempo en el Hotel St. Martins Lane y que Snoop Dogg le contó "cómo la serie le recuerda cómo se metió en la cultura de las bandas".

Enorme elenco.

Identificado con personajes inquietantes en el cine, varios de ellos villanos, Cillian Murphy entrega en Peaky Blinders una gran interpretación como Tommy Shelby. Está al frente de un elenco de destacados actores, todos los cuales parecen encajar perfectamente con el personaje que encarnan. Arthur Shelby, el hermano mayor, está a cargo de Paul Anderson, un actor que parece haber nacido para ser ese bueno para nada, violento, borracho y siempre a la sombra de Tommy.

Otro destaque es la actriz Helen McCrory, que hace de la tía Polly, que preparó su acento de Birmingham viendo videos "interminables" de Black Sabbath. O Annabelle Wallis, otro de los roles femeninos fuertes en la piel de Grace. Y ni que hablar Sam Neill, como el inspector empeñado en dar captura a Tommy Shelby y compañía, y no solo por un interés laboral sino también romántico.

A todo esto hay que sumar los talentosos y premiados actores que se han incorporado en las distintas temporadas. Como el candidato al Oscar, Tom Hardy (El Renacido), que hace del comerciante judío Alfie Solomons, o el ganador del Oscar, Adrien Brody (El pianista), que encarna a Luca Changretta, un italiano en busca de venganza. Y dicen que Jason Statham (El transportador), con quien Knight trabajó en Redención (2013), pudo haber sido parte del elenco, pero otros compromisos laborales se lo impidieron.

Más que TV.

Una serie como Peaky Blinders, con tantos fanáticos, siempre termina traspasando la pantalla. En setiembre de este año, tendrá lugar en el Reino Unido un Festival basado en esta historia. En el Black Country Living Museum, en Dudley, se recrearán las calles de Birmingham, el negocio de chatarra de los Shelby o el bar The Garrison, que Tommy le compró a su hermano Arthur, donde se servirán bebidas. También se podrá disfrutar de una noche de música, shows y entretenimiento al estilo años 20. La invitación reza: "Entra en el tenebroso submundo de Peaky Blinders a medida que descubres su oscura historia".

Knight reveló además que la compañía de danza más antigua del Reino Unido le ofreció crear una versión en ballet de las andanzas de los Shelby.

La idea es ir matizando la espera, porque recién en 2019 estará llegando la quinta temporada, que no será la última. Knight ya confirmó que habría hasta séptima temporada, que llegará hasta cuando esté por comenzar la Segunda Guerra Mundial. Y no es para menos, máxime luego de llevarse este año el premio BAFTA a Mejor Drama de TV. El galardón se suma a BAFTA anteriores, como el de Dirección (Otto Bathurst) o Fotografía, o el premio de la Academia Irlandesa de Cine y Televisión a Mejor Actor Principal (Murphy). Y sin descuidar el nada menor dato de que la cuarta temporada batió récords de audiencia en el Reino Unido.

Larga espera.

De la quinta temporada no es mucho lo que se sabe, pero ya se han adelantado algunas cosas. Según Deadline, el director será Anthony Byrne quien, siguiendo la mecánica de la serie, desempeñaría este rol en los seis capítulos que dura la temporada. Tal fue lo que ocurrió con David Caffrey, Tim Mielants y Colm McCarthy, en las tres últimas temporadas, mientras que Otto Barthurst y Tom Harper se repartieron la primera. El elenco principal se mantendría "siempre que el guión siga siendo bueno", han dicho.

"La idea durante mucho tiempo ha sido terminar en la quinta temporada, pero la recepción y el cariño hacia la serie parece estar creciendo exponencialmente, y eso nos ha hecho pararnos a pensar antes de tomar una decisión", manifestó Knight.

Según cómo terminó la cuarta temporada, existe la posibilidad de que los Shelby desembarquen en los Estados Unidos. "Sería épico verlos llegando a América", ha señalado Harry Kirton, quien interpreta a Finn, el menor de los Shelby. "Quiero ver a los hermanos allí. Llamando a las puertas de América y simplemente diciendo ¡vamos!", agregaba.

Además, Thomas Shelby cerró esa serie de seis episodios devenido un parlamentario, una carrera política que sus hermanos no pretenden seguir. "Una cosa está clara: ¡Arthur no será político! Y dudo mucho que Tommy realmente lo sea", bromeó Knight al respecto, dejando más incógnitas que certezas para las historias que vendrán.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º