viola davis en "viudas"

Más que ladrona

La actriz ha asumido el papel principal en la película de Steve McQueen donde interpreta a la mujer de un ladrón que ahora se encuentra obligada a sobrevivir sin él. Para lograrlo, debe de llevar a cabo un robo que él tenía planeado, con la ayuda de las viudas de sus compañeros. 

Viudas
Veronica intentará llevar adelante un robo planeado por su marido.

Hay pocas actrices en actividad con el talento y el carisma de Viola Davis. Para el director Steve McQueen, está a la par de las grandes primeras actrices de los años 40: es otra Bette Davis, Joan Crawford o Katharine Hepburn. Después de estudiar en la afamada Juilliard School, se creó un nombre sobre los escenarios antes de pasar al cine y trabajar en la TV, a fines de los 90. Tuvo su primera nominación al Oscar como Actriz de Reparto por La duda (2008), luego fue candidata como Actriz Principal por Vidas cruzadas (2011) y finalmente lo ganaría como Actriz de Reparto por Fences (2011). Por esta última película también obtuvo el BAFTA y el Globo de Oro, mientras que por su serie de TV, How to get away with murder, se llevó el Emmy, siendo la primera mujer negra en ganarlo como Mejor Actriz en horario central.

-¿Recuerda cuándo conoció a Steve McQueen?

-Me topé con Steve antes de esta película, en la época de Vidas cruzadas. Fue en una fiesta para tomar el té para los BAFTA (en Los Ángeles), en una de esas reuniones en donde él estuvo diciendo ‘”¿por qué no consiguen mejores papeles?”. Si conocés a Steve, sabés que no se mide con las palabras.

-Dice que la ve como Bette Davis, Joan Crawford, a ese nivel de estrellato. ¿Se lo dijo a usted?

-Sí, lo hizo, y también incluyó a Marlon Brando. ¡Tan solo trato de imaginarme lo que significa eso! Siempre trato de imaginarme la manera en que la gente me ve y en la que yo me veo a mí misma... lo cual pueden ser cosas opuestas. Desde luego, yo solo me veo como Viola, alguien sin maquillaje, que usa un turbante y vive dentro de una bata cuando está en casa. Pero me gusta que Steve me vea así, como mujer. Entonces sí, ¡acepto su comentario! (rísas).

-¿Qué fue lo que le atrajo primero de esta película?

-Steve vino a mi casa y me ofreció el papel, aún no había visto el guion. Me lo vendió, todo ese asunto de que se trataba de una película de un robo ejecutado por mujeres. Pero en lo que fue muy insistente fue en el otro tema, uno al que se quería dirigir dentro de la misma película. Especialmente con relación a los temas de las clases que trascienden a las razas. Por ejemplo, mi personaje y el de Cynthia Erivo son dos mujeres de color... tenemos a dos mujeres negras pero en dos niveles distintos. Es una narrativa distinta que muy pocas veces se ve en las películas. Quería decirle que todo esto me lo podría haber contado por teléfono y de todas maneras hubiera aceptado. ¡Se podrías haber ahorrado todo el viaje! Vi que era una aventura interesante y un gran proyecto en el que participaban personajes extraordinarios. Yo creo que McQueen tiene un gran ojo para el talento.

-¿Hubo algo en particular que la convenció o fue el gran cuadro que McQueen le presentó?

-Esto último. Yo diría que hubo algo distinto, algo mucho más específico. Tenés que entender que esto es algo novedoso para mí. ¡Hasta la manera en que empieza la película estando yo en la cama con Liam Neeson, con mi pelo al natural y mi piel oscura! He actuando durante 30 años, nunca antes me habían ofrecido algo así. No verás algo similar en ninguna película de este año, del año siguiente, del año que le sigue o el año que antecede. Por mucho que la gente encoja los hombros y diga “no me parece que sea la gran cosa” o “a mí no me impresionó, eso me pareció algo normal”. Pero si es tan “normal”, ¿por qué no se había hecho antes? Esa es mi gran pregunta. Steve me ofreció el papel principal, que no fue escrito específicamente para una mujer de color. Si yo hubiera rechazado el papel, se hubiera ido para una mujer caucásica.

-Cuénteme de Veronica.

-Cuando conocés a todas estas mujeres, te das cuenta de que están motivadas por la pena y la decepción de sus maridos. Es algo así como despertar al hecho de que la mayor parte de sus vidas ha sido una mentira. Yo la veo como una mujer que ha decidido dos cosas: recuperar su vida de alguna manera y vivir. Yo no creo que muchas mujeres que son madres pueden sufrir la muerte de su hijo y luego la muerte de su esposo, una tras otra, y no quedar bastante desniveladas. Creo que su siguiente paso es una gran incógnita. Pero yo la veo, siendo la mujer que se va a hacer cargo de este robo, como una metáfora para retomar su vida. La veo como alguien que se pone una máscara que indica que está a cargo, creo que ese es el caso con muchas mujeres. Algunas veces usamos esa máscara como una manera de echar a andar nuestras vidas y tratar de vencer la barrera de la timidez o la falta de autoestima. Veronica, Linda, Alice son mujeres cuyos maridos murieron durante el robo, pero eran hombres cuestionables. La siguiente pregunta sería “¿qué fue lo que nos atrajo a esos hombres?”. Esa es la pregunta mayor para la mujer que se ata a un hombre para ganar económica o socialmente pues siente que no lo puede lograr por su cuenta. Cuando tu marido es asesinado, te quedás sin nada. Lograr ser la dueña de tu vida no es algo agradable... no es una travesía agradable.

-¿Piensa que ella realmente amaba a Harry o se trataba más de lograr cierta seguridad?

-No creo que la película funcione si uno no cree que ella amaba a este hombre. Es por eso que siento que Steve abrió la película con esa imagen de amor.

-Ese momento es una pieza muy bella de narrativa visual, logra comunicar muchas cosas.

-Sí y si yo estoy en una relación en cualquier película, por lo general solo escuchás que nada más hablo de ella (risas). Usualmente no hay mucho espacio para que yo toque a demasiada gente, con excepción de mi programa de televisión, How to get away with murder, pero eso se debe a Shonda Rhymes y la manera en que ella ve a las mujeres de color además de ser una persona progresista. Yo sí veo que hay mucho de progresista en esta película, hay muchas escenas que jamás has visto antes. Ahí está Colin Farrell y Molly viajando en auto y enfrascados en una conversación mientras recorren distintos barrios, desde un pobre vecindario hasta llegar a una gran y bella casa, lo cual constituye un grave señalamiento hacia las clases y la pobreza... a eso hace alusión. Además, es algo refrescante y liberador para mí interpretar una mujer que tiene ese nivel de sexualidad en el hecho que estoy en la cama con Liam Neeson, considerado un galán y persona sexualmente muy deseable. No es mi amo, no me está pegando. Este hombre está enamorado de mí y yo estoy enamorada de él. Eso conduce a la audiencia a hacerse todas esas bellas preguntas que muy pocos se hacen con relación a la gente de color en las películas. Nuestra presencia se presta para pensar a un nivel más profundo. Uno se pregunta “¿en dónde se conocieron? ¿cómo se enamoraron? ¿por qué? ¿él le hizo eso a ella y ella lo ama?”. Nos tenés que ver como personas. Eso es algo revolucionario.

-¿De alguna manera va estableciendo lo que ha sido la vida de su personaje hasta este punto?

- ¡Sí! De manera absoluta. Esa es la única manera de convertirse en actriz. Cuando estás preparando a un personaje, estás preparando a un ser humano. No querés construir un personaje a partir de un mensaje social, no estás funcionando como actriz cuando hacés eso. Cuando la gente se sienta a ver distintas historias, ve cómo se van desenvolviendo los seres humanos... no ve cómo se desenvuelven las ideas. A menudo eso no se representa del todo bien con la gente de color. Steve McQueen lo hace... esa es una de las grandes razones por las que me decidí a hacer esta película.

-¿Cuál fue su reacción cuando las otras tres viudas se unieron al proyecto?

-Soy una mujer de mujeres, así que las amé a todas. Fui muy, muy, muy, curiosa con Michelle Rodriguez. Es una de esas personas a las que les antecede su reputación y su energía, así que estuve muy intrigada con ella. A Cynthia Erivo ya la conocía de Broadway, y de Elizabeth Debicki no sabía absolutamente nada, tan solo que era una gran actriz. Algunas veces tenés que luchar para lograr la química y otras simplemente está ahí. Para nosotras simplemente estaba ahí. Todas estábamos luchando contra un estigma social, cosas que la gente nos atribuía que en ocasiones resultaron debilitantes. Elizabeth, por su altura y por la manera en que luce. Cynthia, sí, es una chica negra, pero del Reino Unido, con todo tipo de piercings y tatuajes, y con un cabello rubio-platinado. Es como una chica tipo “pandillera”. Y Michelle Rodriguez por su imagen de Rápido y Furioso.

-Es una de las pocas personas en la película que interactúa con todos los hombres. ¿Ellos representan las viejas fuerzas que han controlado el mundo de estas mujeres?

-Absolutamente. Si yo pudiera articular cómo me sentí en todas esas escenas con Colin Farrell, Brian Tyree Henry, Daniel… literalmente me estaban intimidando, lo cual me pareció una gran metáfora para la relación entre los hombres y las mujeres actualmente. Ese es el fundamento para #MeToo y #TimesUp, el hecho que cuando estás en presencia de un hombre, a menudo la dinámica es casi igual a la de un depredador y su presa, a la de una fuerza dominante y un eslabón débil, y, Santo Dios, como mujer, siempre sos el eslabón débil. Lo que no quería hacer en esta película, aun cuando Veronica es la líder, era apagar ese temor. Amo las películas en donde las mujeres patean traseros. ¡Mujer Maravilla es mi película favorita! Pero en mi vida no me siento como la Mujer Maravilla... No siento que estoy a cargo, pero sí sé que podría patear algunos traseros. Así que quiero que las mujeres se sientan menos aisladas con ese sentimiento. Les quiero mostrar que eso es posible, que podés ganar el derecho a ser dueña de tu vida, aunque sea a través de la ansiedad y el caos. No les quiero vender la fantasía de lo que significa vivir una vida en este mundo siendo mujer... si eso tiene algún sentido.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)