ENTREVISTA

Karina Vignola se suma a la política en apoyo a una lista del Partido Nacional: "No cambié en nada"

La comunicadora se integró al equipo del candidato a alcalde por el Partido Nacional para el municipio E, César Raimondo y como la referente para el barrio Malvín.

Karina Vignola
Karina Vignola nació, se crió y vive en Malvín. Foto: Leo Mainé. 

—¿Cómo se dio este paso de incursionar en la actividad política?

—Es la primera vez que me invitan a participar de un trabajo social desde la política. César Raimondo, candidato a alcalde del Partido Nacional para el municipio E, es amigo nuestro de hace muchos años y fue quien me convocó. Sabe de mi amor por Malvín, el barrio donde nací y donde vivo. Cuando a él fue propuesto por la senadora Gloria Rodríguez como candidato a la alcaldía, lo que hizo fue buscar a un referente de cada barrio. Yo represento al barrio Malvín, tenemos a una representante del Carrasco y también en Buceo. Ese es el diferencial que creo que él tiene como candidato. Armó un equipo para cada barrio, con personas que todo el mundo lo conoce.

—¿Qué te decidió?

—En esa invitación me sentí contenta y protegida. La política abarca muchas cosas pero yo nunca me había relacionado con ningún partido y no era algo que estuviera en mi mente. Siempre me gustó el trabajo social. No veo la política como una lucha de ideas o de ideología. Esta invitación es para escuchar y para poder gestionar asuntos que importan al barrio y a los vecinos. Eso me motivó mucho. No hay que olvidar que la alcaldía es el primer contacto de la gente con las autoridades.

—¿Cuál es tu historia con Malvín?

—Nací acá, en una casa en Orinoco y Michigan. Después he pasado por otras casas, siempre en Malvín. El único momento en que no viví en el barrio fue cuando me mudé a Argentina y unos meses que estuve en Punta Carretas. Extrañé mucho mi barrio en esos tiempos. Este es un lugar que conserva las características del barrio que añoramos de antes. Es común salir a pasear el perro o andar en bicicleta y encontrarse con la gente de Malvín de toda la vida o en la calle Orinoco, que es nuestro “centrito”. En Punta Carretas, yo no conocía a nadie. Más allá de que era nueva, la gente no se conoce entre sí. Con la inseguridad, por ejemplo, hay un grupo muy unido de vecinos que nos escribimos para alertarnos de posibles amenazas. Después está el corso y las comparsas. Malvín es un barrio con mucha identidad.

Karina junto a alcalde para el municipio E por el Partido Nacional, César Raimondo.
Karina junto a alcalde para el municipio E por el Partido Nacional, César Raimondo.

—Estamos en campaña electoral, ¿cómo te lleva el ritmo de trabajo?

-Me estoy adoptando. El trabajo en campaña es súper demandante, pero al mismo tiempo disfrutable. Voy a las distintas actividades con César, con Gloria Rodríguez, con Gustavo Penades... Nos acompañamos con los equipos de otros candidatos de diferentes municipios. Hace unos días organicé un evento en Malvín para presentar a César y por suerte fue mucha gente. Era como una prueba de fuego para mí y como primer acto, nos fue muy bien.

—¿Hablaste?

—Sí. Fui la maestra de ceremonia y le puse mi impronta, con algún chiste inclusive. También hablé como representante de mi barrio. Me sentí muy contenta. Yo soy la misma de siempre. No cambié en nada. Sigo hablando de la misma manera y comportándome igual. Si nos toca ganar, desde ese lugar de igualdad voy a trabajar en la parte social para mi barrio. Ahí me siento segura. Voy a escuchar los planteos y problemas de los vecinos y ser un vehículo para solucionarlos.

—¿Nervios en ese primer acto?

—Sí. Yo siempre tengo ese nerviosismo antes de estrenar al teatro o programa de TV. Pero en este caso hacía mucho que no me ponía tan nerviosa. Por suerte, la gente estuvo y salió todo bien. Hablé de mis sentimientos que tengo por el barrio y por qué me involucré en esto. A los invitados le gustó. Muchos me felicitaron y me dijeron que había sido un acto diferente, sin tanta formalidad. Me parece que el desafío es que los políticos se muestren como gente común y corriente y que en ese contexto demuestren su capacidad para gestionar. Porque a veces la gente los ve como muy lejanos. Incluso yo misma, como comunicadora los veía como muy lejanos. Pero hoy que estoy con ellos, los veo como personas normales. Con Gloria, por ejemplo, me siento que es como hablar con cualquier amiga.

—¿Cuando decís "no cambié en nada" es una referencia a que usualmente eras votante del Frente Amplio?

—Yo voté varias veces al Frente Amplio, sí. Lo sabe todo el mundo. Pero lo que me hizo involucrarme con este proyecto en el marco del Partido Nacional, más allá de los partidos, fue el candidato y sus propuestas para el barrio. César es un amigo de muchos años. Vive en Malvín Norte desde hace mucho; sé lo comprometido que está con su barrio, sé que es buena persona. Entonces no tengo nada que dudar ni que explicar. Cuando me presentó a Gloria Rodríguez, que también es de Malvín Alto, la vi una persona súper sencilla y humilde. Me sentí muy identificada con ella porque la peleó y la luchó siempre. Así que esas son las cosas que yo valoro, más allá de los partidos: humildad y empatía. Siento que este equipo tiene todo eso.

Karina Vignola. Foto: Leo Mainé
Karina Vignola. Foto: Leo Mainé

—¿Te costó tomar la decisión?

—Sí. En febrero me llegó la propuesta y la evalué mucho. Porque hay mucha violencia en el política, como en el deporte. Yo conté que era de Peñarol y recibí insultos. Son dos actividades que generan mucha pasión y cero tolerancia. Así que sabía que me podía costar caro en cuanto a redes sociales. Pero estoy preparada. El año pasado pasé por momentos muy difíciles a nivel personal y este proyecto me parecía muy motivante para dejarlo pasar por esos temores.

—¿En este caso te ha pasado de recibir críticas?

—Todavía no. Pero cuando acepté este trabajo, sabía que hay personas que están ciegas y saca su agresividad con los que piensan diferente políticamente.

—¿Cómo es tu día a día en campaña?

—Es pura adrenalina. Se planifica durante la semana los puntos a donde vamos a ir a militar y a escuchar los planteos de la gente. Cuando va Gloria se llena de gente, sobre todo en Malvín norte. Dividimos los puntos y vamos con banderas, hacemos caravana... Es divertido, lindo, colorido, con mucha alegría. Con todo el grupo de trabajo nos vemos tan seguido que siempre hay algo para hacer. El grupo es muy variado en edad y se generó un lindo vínculo. Es una experiencia que me está encantando.

—La lista apoya a Laura Raffo, que es la candidata única de la coalición. ¿La conocés?

—La conozco de los medios de comunicación y tenemos una linda relación. Nos reencontramos hace poco en una recorrida. Fue gracioso. Porque al saludarnos nos reímos de ese punto en común que tenemos. Las dos nos conocimos como comunicadoras y ahora estamos las dos en este camino de involucrarnos y trabajando para el Partido Nacional. Quedamos en contacto para acompañarnos ya que estamos muy conectadas las mujeres del Partido Nacional.

—Este año te sumaste a Consentidas, ¿cómo te has sentido en estos primeros meses de la temporada?


—Muy bien. Consentidas es un grupo humano maravilloso. Todos en el equipo me recibieron de brazos abiertos. Me hizo muy feliz que me llamaran para integrarme y hoy estoy contenta con mi trabajo allí. Consentidas es un grupo humano muy especial y eso también fue determinante para que me sumara. Ellos tuvieron su granito de arena para que yo saliera de momentos complicados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados