ENTREVISTA

Juan Martínez Pott: Revelación de canto

Fue uno de los uruguayos que impactó en su presentación en La voz, el reality de canto de Telefé y Monte Carlo TV. Juan Martínez Pott (20 años) se fue a Buenos Aires hace menos de un año para continuar una formación en comedia musical y en poco tiempo logró suceso en teatro y TV. 

Juan Martínez Pott. Foto: Marcelo Bonjour
Juan Martínez Pott. Foto: Marcelo Bonjour

-¿Qué te decidió vocacionalmente por la música?

-Cuando era muy chico mis padres se separaron y fui a vivir con mi madre, que estuvo unos 12 años en pareja con Jaime Roos. Él tenía un especie de búnker donde ensayaba. Y se me fue impregnando todo eso. Me quedaba horas con él, escuchando su música. A partir de ahí, empecé a tener contacto con ese mundo maravilloso y creo que fue el puntapié inicial. El otro hecho importante ocurrió a los 14 años, cuando en el colegio fui seleccionado para protagonizar una representación de El fantasma de Canterville. Ahí decidí que la música o más bien la comedia musical era lo mío.

-¿Cómo era convivir con Jaime Roos?

-Era una locura. Al llegar, lo más normal era que estuvieran los hermanos Ibarburu o alguno de los Fatorusso tocando. Como persona, además, Jaime es de los más humilde y no sentías que estabas viviendo con una estrella. Era uno más. Los fines de semana íbamos a la casa de La Floresta y nos quedábamos conversando de cualquier tema largas horas.

-¿Conservás vínculo con él?

-Sí, sí. Hasta el día de hoy me aconseja y me guía. Lo tomo con un padrino artístico. Por más que hoy están separados con mi madre, siempre está al firme cuando necesito un consejo o un comentario. Fue muy loco vivir tantos años al lado de un grande. No sé si hubiera sido la misma mi vida si no hubiera vivido con él o si no hubiera hecho aquella obra en el colegio. Por algo se dan las cosas.

-Hace un año decidiste radicarte en Buenos Aires, ¿por qué?

-Si bien en Uruguay hay cada vez más oportunidades, el mercado es más chico y resulta más difícil. Decidí intentarlo en Buenos Aires. Me fui en febrero pasado y pensaba tomarme unos meses para comenzar los estudios e instalarme. Vivo con una tía. Pero las oportunidades aparecieron rápidamente. A la semana de haber llegado, me presenté al casting del musical Los Grimm. Quedé en la obra y no podía creerlo. Encima iba a estar tres meses en cartel y permaneció seis. El otro de mis objetivos era entrar a la escuela de Julio Chávez y por suerte también lo conseguí luego de haber dado la prueba de admisión.

-¿Cómo se dio tu incursión en La voz?

-Me enteré del casting, que lo hice aquí en Uruguay porque justo estaba de visita. Al mes me llamaron y de nuevo no podía creerlo. En tan poco tiempo en Buenos Aires había conseguido entrar a una obra, a la escuela y luego se dio la experiencia televisiva con La voz. .

-¿Qué recordás de la primera actuación?

-Me tocó el último día cuando ya algunos de los equipos estaban completos. Yo trataba de no pensar en nada y solo cantar y disfrutar. Canté un tema de Maroon Five, algo bien pop. Avanzaba la canción y ninguna de las sillas se daba vuelta hasta que por fin, Soledad (Pastorutti) me seleccionó. Era la que menos esperaba que se diera vuelta. Quizás mi canción era más para Tini o para Axel. Pero por algo fue ella: me compartió una cantidad de cosas increíbles.

-¿Qué te dejó la participación en el programa?

-El aprendizaje fue increíble; fueron semanas muy intensas de compartir muchas horas todos los días en el canal. El contacto permanente con Sole y el resto del equipo fue muy fructífero. Los coachs invitados también nos aportaron mucho, entre ellos Carlos Vives. Yo no podía creer; tenía que pellizcarme todos los días.

-¿Y a nivel de la devolución del público?

-Eso también fue increíble. La televisión permite un acercamiento masivo con la gente. De un día para otro, miles de personas saben quién sos y te empiezan a escribir por las redes sociales. O voy a un supermercado y me paran para sacar fotos. Me encanta. De alguna forma, ellos me van a acompañar en el camino que sigue.

-¿Cuáles son tus planes?

-Seguir formándome. Gracias a esto se han abierto puertas tanto en Argentina como en Uruguay. Hay posibilidades de empezar a rodar una tira con Telefé el año que viene. Quiero comenzar estudios en Química. También me encanta, pero por el momento me dedico más a lo artístico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados