ENTREVISTA

Jorge Blanco, un galán con luz propia

El cantante y actor mexicano estuvo en Uruguay para acompañar a Tini Stoessel y charló con Sábado Show

Jorge Blanco. Foto: Difusión
Jorge Blanco. Foto: Difusión

Llegó para acompañar a su “hermanita”, Tini Stoessel en el Antel Arena, el sábado 7 de setiembre. Con Tini compartió varios años en la serie Violetta de Disney, donde interpretaba a León, el protagonista de esa tira adolescente. El mexicano Jorge Blanco habla rápido, dice “hijole” todo el tiempo y una carrera solista que lo ha llevado a viajar por todo el mundo. En esta entrevista con Sábado Show, Blanco cuenta cómo fue despedirse de su personaje en Disney, su carrera solista, las redes sociales y cómo se mantiene una relación en la industria de la música.

Jorge Blanco. Foto: Difusión
Jorge Blanco. Foto: Difusión

—¿Se imaginaban el éxito de Violetta?

—-No, fue un éxito impresionante. Imagínate que nosotros hicimos el rodaje de toda la primera temporada, tuvimos tres meses de vacaciones que fueron las únicas decentes, y cuando empezamos a filmar la segunda había gente en las plazas, como audiencia. Habíamos hecho una temporada tranquila, sin esperar este éxito.

—Y ahora te reencontraste con Tini, fuiste su telonero en el concierto del Antel Arena.

—Sí y es lindo además venir con mi propio proyecto.

Jorge Blanco. Foto: Difusión
Jorge Blanco. Foto: Difusión

—¿Costó mucho despegarse del personaje de León?

—No mucho porque las redes sociales nos ayudaron a separar el personaje de nosotros. Ya los fans, al menos los que tenían edad para tener redes sociales, ubicaban las diferencias y muy orgánicamente hicieron la transición. Pero incluso desde Violetta quería tener una comunicación directa con mis fans, y mostrábamos cómo nos divertíamos fuera de la pantalla. Eran unas tonterías que a todos les gustaban.

—Siempre fueron los adolescentes el público de ustedes.

—Sí, y por eso no empiezas de cero cuando decides lanzarte como solista.

—Una carrera bastante alejada de lo que era el estilo de la serie de Disney.

—Sí, es otra cosa. Acá eres tú y yo decido qué va y qué no. Eso está bueno.

—¿Te molesta que te sigan preguntando por Violetta?

-No, porque fue clave, un pico importante para nosotros. Se me hace raro cuando hay celebridades que bloquean parte de su vida o su carrera. Tal vez algunos no la pasaron bien, pero fue el escalón por el que eres conocido. No reniego de mi pasado y para mí fue un crecimiento enorme porque a los 19 me fui a vivir a otro país, y fue un crecimiento personal. Yo lo viví como una salida definitiva del nido y tuve que arreglármelas solo.

Jorge Blanco. Foto: Difusión
Jorge Blanco. Foto: Difusión

—Pero ya tenías varias series con Disney antes de Violetta.

—Sí, pero fue lindo porque con Violetta fue la primera vez que me seleccionaron sin hacer casting, fue bonito que me llamaran directo y que pensaran en mí.

—También tenés una fuerte presencia en las redes sociales.

—Sí, es un trabajo de 24 horas, hay que estar ahí porque cada plataforma tiene lo suyo.

—¿Manejas tus propias redes o tienes un equipo que te ayuda?

—Sí, soy yo. Hubo un tiempo en el que estuve probando, pero no es lo mismo. Y me cuelgo con las redes, puede que una semana esté muy activo y por semanas me desconecto. Ahora estoy más activo, agarrando la rutina para mostrar al menos un ratito de tu día para los fans.

—Y tienes una carrera solista muy exitosa. Tu nueva canción, “Me voy contigo” tiene menos de dos semanas y varios millones de reproducciones en Youtube.

—Es una locura. Estoy muy contento con cómo la gente reacciona bien a eso. Y estoy feliz porque es mi voz, soy yo defendiendo mis letras y mensajes, y que la gente reacciona así, es woow. Es un flash, pero feliz de volver y presentarlo en vivo.

—Ahora que estas con un ritmo más urbano que antes, ¿pensás en colaboraciones?

—Sí, me gusta que se hagan muchas colaboraciones porque se crea una comunidad linda. Hay un apoyo que antes no había tanto. Antes era todo más como de competencia, era raro, antes era un ambiente más tenso. Y ahora mientras más colabores más compartes público y estilos, salen temas buenos. Entonces sí, hay ideas de colaboraciones, y ayer saqué una nueva canción junto a Drake Bell. Justo con Tini hablamos los otros días, y dijimos ya es hora de hacer algo nuevo. Todavía no nos sentamos a escribir, pero está la idea de hacer algo juntos de nuevo.

—¿Y con Yatra?

—Justo a Yatra lo conocí el año pasado porque abrí unos shows suyos en México. No sé cómo hace, cuándo duerme, de dónde saca energía. Le dije armemos algo, y me dijo que sí, entonces cuando tenga tiempo para poder armar, salimos de una. Y cuando me enteré que estaban juntos, me dije listo, mi amigo y mi “hermanita” están juntos, listo.

—¿No has querido volver a hacer televisión?

—Mi interés es la música al 100 por ciento. Pero también he hablado con un par de directores. Necesito algo que sea flexible, porque no me puedo meter en algo que me lleve ocho meses y descuidar mi carrera. Sería muy hipócrita conmigo mismo, trabajando tantos años en mi proyecto, y frenarlo. Pero si surge algo flexible, me sumo.

—¿Te ha pasado de llegar a un país y preguntarte qué hago acá?

—Me pasó con Violetta, que llegamos a Polonia, donde hicimos un show para 30.000 personas. Eran 30.000 polacos cantando en español y nos preguntábamos cómo pasa esto. También me pasó con mi proyecto solista, hace unos dos años, abrí el concierto de un grupo, y el mejor show que tuvimos fue en Praga. La gente estaba con todo, era una locura y se sentía la energía de la gente. Fue increíble que el pico de esa gira fuera en Praga. Pensé que por el éxito Violetta, el mejor destino podía ser en Italia, pero terminó siendo Praga. No sé, fue rarísimo pero muy lindo, porque además es un lugar hermoso.

—¿Con tanta gira, te da el tiempo para conocer los lugares que visitás o vas del hotel al escenario y de vuelta al hotel?

—Un poco de las dos. Hay veces en las que llegas molido, no hay tiempo ni energía, y te quedas en el hotel para dormir. Pero cuando hay más energía, como en esa gira en Europa, pasamos de show al motorhome, y así. Pero había días que decíamos hoy no importa nada, nos vamos a pasear, porque hay destinos que tienes que conocer sí o sí. Y para aprovecharlo también, para que no sea todo trabajo.

—Tiene que ser desgastante estar tanto tiempo de gira, ¿no?

—Es agotador, pero uno se hace un poco adicto a eso. Y me pasa que hay veces que estoy dos semanas en casa sin hacer nada y me vuelvo loco. Me agarra una ansiedad que quiero empezar a hacer algo.

—¿Cómo te ves dentro de cinco años?

—Siguiendo igual, sin parar, buscando a ver qué hago. Porque hago lo que me gusta, eso es una bendición. Para mí no es trabajo. Justo un maestro mío que tuve en High School Musical me decía, “prefieron cansarme de hacer lo que me gusta a cansarme por no poder hacerlo”. Y si un día de tu vida quieres parar, te retiras, te dedicas a tu familia, y listo.

—Justo que me decías de tu familia, ¿se puede tener una pareja con este nivel de vida?

—Se puede. Justo llevo una relación de 12 años, empezamos a salir cuando tenía 15 años, estamos comprometidos y todo. En mi caso ayuda que ella también sea cantante y actriz, entonces entendemos el mundo del otro. Porque conocemos relaciones de otros amigos que la sufren más. Cuando uno no es parte de este mundo cuesta entender los horarios y las relaciones. Pero se puede tener una relacion, siempre y cuando se busquen momentos para compartir.

—¿Les llegó a pasar de estar los dos de gira a la vez?

—Si claro, y cuando estás de gira no hay forma que te puedas escapar. Y nos pasó de estar meses separados, pero se puede mantener una relación.

—Y hoy las redes sociales ayudan a mantener una relación.

—Sí, por suerte la tecnología nos da ese acceso a tener cerca a la gente que tenemos lejos. Sin abusar, porque luego nos aleja de la gente que está cerca, y eso pasa un montón. Pasa de estar con alguien al lado y que te manden mensajes en vez de darse vuelta para hablarte. En mi caso, las redes me sirven para mantenerme con los pies en la tierra, conectado a la realidad. Porque con este mundo y este medio, te desconectas de todo. Es muy fácil desconectarse de todo y sentirte solo. Porque éste es un trabajo donde te sientes muy acompañado, pero muy solo, porque puede que no tengas conexión con el resto de la gente. Porque es tan vulnerable el trabajo que es complicado luego abrirse al 100 por ciento, porque es la vida de uno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados