ENTREVISTA

Jéssica Zunino en los segundos 20 años

Actriz, vedette, laboratorista dental, futbolista femenina y exmilitante de la lista de Sendic, la rubia celebra cuatro décadas y se siente en un gran momento. Y está soltera.

Jéssica Zuninio. Foto: Daniel Ayala
Jéssica Zuninio. Foto: Daniel Ayala Estilismo: Jorge Cruz

—El próximo 20 cumplís 40 años, ¿cómo lo sentís?

—Siento que pasó todo muy rápido. Pero no experimento ninguna crisis, ni nada. Lo vivo como los segundos 20 años. La experiencia se capitaliza y me siento espléndida. Asumo mi edad con alegría, sin esconderla ni mentir. Lo digo porque en este medio hay muchas que tiene 37 ó 38 hace años. No sé cómo hacen para que el tiempo no pase.

—¿Cómo ha sido este año a nivel profesional para ti?

—Me dediqué básicamente a mi profesión, que es laboratorio dental y el diseño de sonrisas. Sigo estudiando, pero estoy más que nada en eso. En lo artístico no se dio una obra que estaba prevista, pero para el año que viene hay varios proyectos en carpeta. Uno de ellos implica volver a hacer revista musical como vedette. Esperemos que se concrete.

—Fuiste electa concejala vecinal en el Municipio B. ¿Cuáles son tus proyectos?

—Mi objetivo es difundir e impulsar iniciativas hacia la tenencia responsable de los animales. Quiero hacer una mesa animalista de todos los municipios. Queremos difundir la castración gratuita. En breve vamos a sacar los carritos tirados por caballos.

—¿Qué opinás de la obligación de poner chips a los perros?

—No estoy de acuerdo. Es inefectivo contra el abandono. Quien le ponga un chip, dudo que luego deje al perro tirado. Si va a dejarlo en la calle, lo hace antes. Con el chip tampoco se evita la superpoblación. Eso se hace castrando. Me parece una medida inútil, que se toma para sacarle plata a la gente. En muchas cosas de este gobierno no estoy de acuerdo.

—Durante la campaña electoral militaste en la lista 711 (de Raúl Sendic) y luego en otras del Frente Amplio. ¿Continúas?

—No, lo dejé. El entorno de la militancia no me gustaba. Entré a la política con la idea del bienestar animal en la cabeza. Pero cuando fue la departamental y la mesa de medio ambiente, presenté mi ideas y no me dieron bolilla. Me sentí desplazada. Estaban enfocados en cosas "más importantes" y sentí que lo mío no valía nada.

—¿Sentiste una especie de prejuicio de "rubia linda"?

—No, pienso que no les importó y listo. No sé si fue por machismo o por vedette. De la 711 me fui a otros lados. Estaba estudiando Ciencias Políticas y empecé a militar en una agrupación comunista. Si bien entré con una idea más de investigación, tampoco me cerró. Lo de concejala lo hice sin respaldo de partidos. No me metí con una idea de política partidaria detrás, sino con el objetivo de una mesa de bienestar animal.

—¿Tu salida de la 711 tuvo algo que ver con los cuestionamientos a su líder, Raúl Sendic?

—No. De hecho, yo me fui mucho antes de que empezaran las denuncias en su contra. Siempre nos llevamos bien. Fue la primera vez que milité y él me abrió las puertas. No le importaron los prejuicios.

—¿Qué te pareció el desenlace del caso, con su renuncia a la vicepresidencia?

—Creo que mucha gente se excedió en sus críticas. La falta de respeto no me gusta. Si nos ponemos a ver con lupa a la gente que tiene o tuvo errores en la política, no queda ninguno. El que se equivoca debe ser sometido a un juicio y listo. No escuché los disparates que le dijeron a Sendic, dirigidos, por ejemplo, a estos violadores y asesinos de niñas.

—¿Pero se equivocó o fue deshonesto?

—No sé. ¿Hay un dictamen de la Justicia ya? No. No quiero opinar antes de que haya un fallo.

—¿En qué otros aspectos de este gobierno estás en desacuerdo?

—La marcha de la economía. Creo que hay ministros que cumplieron su ciclo y (Danilo) Astori es uno de ellos. Hay que darle lugar a la gente joven. Son todos muy mayores. Se necesita un sacudón para renovar. También hay demasiados planes para gente pobre que no lo valora.

—El año que viene es prelectoral, ¿vas a volver a militar?

—No lo sé. También sufrí bastante del hostigamiento en las redes o en los medios. Ustedes mismos (desde TV Show) me pusieron la "militante hot". Eso me enojó, porque al meterme en política lo hice seriamente, ingresé a la carrera de Ciencias Políticas y lo hice con compromiso. Pero algunas devoluciones que tenía en las redes sociales fueron horribles. Me enojé mucho con el mundo en un momento. Porque haya hecho teatro de revista o haya sido chica Feivy, ¿no puedo aportar desde otro lado?

—¿Cuándo crees que nació tu inclinación por el bienestar animal?

—Desde siempre. Hace tres años que soy vegetariana y me siento mejor. Vi algunos videos sobre cómo matan a los animales y me dije: "No va más". Decidí comer sin remordimiento. La crueldad es algo que me supera.

—¿Tenés mascotas?

—Sí, tengo dos perros, un gatito negro y un lora. La tengo suelta y se habla todo. "Hola, mamá", me dice. "Te amo". Es muy dulce. Me encantaría tener más animales pero no me da el espacio.

—¿Cómo estás del corazón?

—Soltera desde hace un año. Estoy muy bien. No sé si me vuelvo a enganchar. Para que me enamore hoy deben pasar muchas cosas. Estoy grande y exigente. Tuve una pareja de 11 años que terminó en una desilusión muy grande, con embargos y deudas incluidas. Después tuve otra historia que también fue espantosa, llena de celos y prejuicios. Resultado: los hombres están para mí varios escalones más abajo. Estoy muy desconfiada y desilusionada.

—¿No estás abierta al amor?

—No. Incluso pienso para el año próximo ser madre soltera. Hice averiguaciones y tengo ganas de inseminarme de un donante anónimo. Igual sale tan caro que me hace dudar, pero me encantaría. Tengo 40 años y no puedo demorar mucho más la decisión. Soy hija única y necesito que algo de mí quede, dejar la huella de un hijo en el mundo.

—¿Por qué descartás la forma tradicional de tener hijos?

—Porque los hombres están rarísimos. Son inseguros. Salgo, tengo mis cosas pero no me engancho con nadie. Me siento muy tranquila ahora. Estoy disfrutando de la soltería.

—¿Te contactan futbolistas?

—Sí, algunos me escriben. Nunca me enganché con un jugador de Selección. Y eso que varios me escribieron. No puedo imaginar una vida con alguno de ellos. Las mujeres tienen hijos y ellos te dicen "concentro" o "viajo" o "tengo comida" y te dejan sola días o semanas. Ni qué hablar del ambiente en el que se mueven, lleno de fiestas y botineras.

—¿Has recibido propuestas de mujeres?

—Sí. Cuando empecé a jugar al fútbol fue impresionante. Salgo a bailar y gano más mujeres que hombres. Pero también son más respetuosas. Les digo que soy heterosexual y todo bien. A diferencia de los hombres, no son para nada cargosas.

—¿Cuál es tu posición de las cirugías estéticas?

—Mi cuerpo es todo natural. El día que me opere lo cuento. Yo hice casting en 2006 con Flavio Mendoza y él me dijo que me operara las lolas. Me negué. Porque había un cuadro en que todas teníamos que salir en topless y él pedía eso. Pero yo no estaba ni estoy dispuesta a hacer una transformación así en mi cuerpo para entrar a una revista. Si me las opero, será porque di de mamar y se cayeron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos