ENTREVISTA

Iñaki Abadie regresa a la televisión al frente de un programa de entretenimientos

Este lunes Canal 10 estrena "El juego del año", un programa cuya idea surge en una visita de Iñaki Abadie a la casa de Luis Suárez

Iñaki Abadie. Foto: Leonardo Mainé
Iñaki Abadie regresa a la televisión con El juego del año, la nueva apuesta de entretenimientos de Canal 10 que se estrena este lunes. Foto: Leonardo Mainé

Iñaki Abadie es uno de los comunicadores más queridos de la televisión y está de regreso con un programa de entretenimientos que estrenará Canal 10 este lunes. El también gerente de Magnolio, la empresa que reúne a tres importantes radios de Uruguay, cuenta sobre la situación de las emisoras (“estamos de novela”, dice), habla de su regreso a la televisión, los miedos que le generó su pase como directivo radial y la participación de Luis Suárez en el programa El juego del año, en esta entrevista con Sábado Show.

—¿Como te llevan las radios Del Sol, El Espectador y Latina?

—Bien, he aprendido muchísimo. Fue un gran cambio de rol en su momento, cuando estaba trabajando en la mañana, tuve que dejar la tele y pasar a dirigir una radio. Al principio era Del Sol, que fue un gran desafío. Pero la verdad, aprendí y sigo aprendiendo. Y la gente con la que trabajo hace que todo sea más fácil. Entonces, hay un equipo. No solo la barra de amigos que todo el mundo se imagina (el Piñe, Diego, Rafa, Pablito, Joel...), pero para dirigir una empresa tan grande necesitas gente en administración, producción, contabilidad, comercial, digital. Son todos partes del proyecto y están metidos con la causa y lo hacen bien.

—Y ahora también se sumó Latina FM.

—Es otra radio más para dirigir, y también El Espectador. Pero entre el gran equipo que tenemos, hacen un gran laburo y venimos bien y sorprendidos por el éxito de Del Sol. Al principio algunos no daban dos mangos y decían: “y estos locos qué van a hacer, van a volcar a los dos minutos”, pero me parece que por ahora viene saliendo. Hago hincapié e insisto que eso es por el equipo al aire y fuera del aire, pero siempre atentos a los cambios que puedan darse, porque hay que estar preparado.

—¿Para que te lleven talentos de otras emisoras?

—Para que te lleven talentos, también por lo que sucede en el país, porque nuestro ingreso es la pauta publicitaria, entonces eso se achica, hay que saber sobrellevar eso, pero estamos contentos y esperamos darle ahora al Espectador, que es la primera radio, el lugar que se merece.

Iñaki Abadie. Foto: Leonardo Mainé
Iñaki Abadie conduce "El juego del año", donde una pareja tiene que adivinar la edad de seis desconocidos para ganar dinero. Foto: Leonardo Mainé

—¿Te costó salir de la exposición que da la televisión para dirigir una radio?

—No, pensé que me iba a costar mucho más. Recuerdo la última nota con María Inés (Obaldía), que me hizo una entrevista. Lloraba desconsoladamente porque tenía terror internamente a perder todo lo que a uno le gusta en televisión, pero una vez que arranque el proyecto, estuvo tan bueno y cerro que me gustaba, que no extrañaba mucho la tele. Al menos no me afecto de la manera que pensé que lo iba a hacer, más en mi ego que también uno tiene. Pero la verdad que no, la lleve recontra bien. La familia en eso fue fundamental: mi mujer, los niños y la vida me ayudaron. Aparte mi mujer es contadora, así que me estuvo aguantando pila la cabeza en todo el proyecto, y me la sigue aguantando al día de hoy.

—Siempre es bueno tener una familia atrás para esos momentos difíciles...

—Si, y también un socio como Francisco (De Posadas) que nos da tremendo respaldo y tranquilidad para trabajar. Esta presente y arriba de todo.

—¿Cómo surge El juego del año?

—Fue con una anécdota increíble. Estábamos en la casa de Luis Suárez que fuimos solo a visitarlo, aunque no nos crean, porque un día le dijimos que teníamos que ir a comer un asado con él. Como si fuera un garrón, nos fuimos con Rafa, el Piñe y otro amigo, y en una charla Luis dice: “¿Sabes que juego me encanta? Se llama El concurso del año y es un juego donde tenés que adivinar la edad. Y nos dice que se juntan con Sofi (Baldi, la esposa de Suárez) cuando llega después de entrenar para verlo. “Almorzamos en la cocina viendo el programa y me encanta, lo tienen que hacer allá en Uruguay”. Ahí quedamos recontra enroscados con la idea de Luis y empezamos a avanzar con una producción de Canal 10, La Guitarrita, Magnolio y Luis Suárez con LS9 producciones. Así se armó El juego del año que es este formato de entretenimiento y mi vuelta de alguna forma a la televisión que para mí es reimportante y con un programa de entretenimientos de este tipo que me encanta. Es impresionante la escenografía, tremendo laburo se hizo para adaptar este formato que es francés pero que el equipazo de acá lo logro hacer.

—¿De qué se trata?

—Es un game show, un juego en el cual una pareja tiene un millón de pesos y lo tiene que defender en una primera instancia con seis desconocidos y luego ante un séptimo desconocido. Pero por cada año que ellos le erran, se le resta plata. Con el primero, por cada año errado se le restan 10.000 pesos, en el segundo 20.000, y así sigue. Así llegan a un monto final, a veces llegan sin dinero que pasa poco, para participar con el último extraño para el que tienen cuatro oportunidades para embocarle. Con la primera oportunidad se llevan la plata que consiguieron, a la segunda, se llevan el 50 por ciento y así sucesivamente. Además hay pistas a los participantes, y lo entretenido es que es muy fácil de jugar. Por eso en la casa la gente se va a enganchar y eso me parece que es un atractivo que tiene, la facilidad, porque no necesitás ningún tipo de conocimiento específico. No es Masterchef ni Pasapalabra, esto es recontra fácil y sencillo. Niños y padres pueden mirarlo y jugar, porque es recontra sano.

—¿Cómo te sentís en la conducción de un programa así?

—Al principio había chuchos. Meses antes de empezar a hacerlo estaba angustiado pensando cómo iba a encarar esto. Y las primeras veces estaba durabel, no te voy a mentir, pero después te empezás a soltar, a jugar y el apoyo de todos los compañeros que te dan para adelante, te ayuda. Hay que ser uno, ahí está la clave. Porque podes decirte: “que miedo, esta escenografía, horario central, un programa de entretenimientos” y uno se da cuenta que lo importante es ser vos mismo, no hay vuelta. Lo mismo me pasó cuando empecé a dirigir la radio, gerente general y ¿cómo me visto?, ¿qué tengo que decir? Nada, es ser vos mismo y hacer las cosas a tu manera.

—Pero siempre te mostrarte tal cual eras, ya desde que apareciste con Omar Gutiérrez.

—Sí, pero a veces vienen los miedos y la duda. Y acá fluyó muy bien y me divierte pila el juego, así que la paso bomba.

—¿Qué va a hacer Luis Suárez en el programa?

—Está como productor asociado, porque se le ocurrió a él hacer el programa y en ese momento creamos la productora. Es productor asociado, pero no le pedimos nada. Es sobre todo una anécdota linda, porque es el programa de Luis.

—-El programa empieza cuando las radios están por mudarse.

—Estamos en plena etapa de mudanza, entonces se hace complicado el día, porque nos estamos yendo con las radios para Magnolio, que es un lugar divino. Van a estar las tres radios y una sala de teatro con capacidad para 150 butacas para shows. Mucha gente pensó que íbamos a hacerlo medio al estilo Vorterix con las radios pero en realidad es una sala para teatro y música y si en algún momento calza para usarlo con la radio, se utiliza. Pero la idea es que todos puedan ir a ver buenos shows.

—¿Que las tres radios estén en un mismo lugar, le va a dar una identidad?

—Exactamente y nos sirve a todos, porque además hay muchos insumos para hacer cosas, así que todos estamos felices.

—Ahora que dirigís radios, ¿te llaman para pedirte trabajo?

—Sí, me pasa todo el tiempo y está perfecto. Una de las ventajas que tenemos, es que como somos del medio, venimos del mismo palo. Entonces sabemos si alguien está sin trabajo, o se le complicó. Pila de veces vienen a golpear la puerta, lamentablemente a veces sí y a veces no se puede, pero hay que estar siempre recibiendo eso bien, porque nunca sabes cuándo vas a necesitar a alguien.

—Y con la sala también te convertis en productor teatral.

—Estamos en eso, Rafa es el que está más metido en ese aspecto.

—¿Como surge hacer un teatro en la radio?

—Ahora no me acuerdo de quién fue la idea, pero no sale de Francisco. El Piñe no fue seguro, porque después se adjudica todo. Salió la idea para complementar y generar una nueva forma de hacer negocios.

—Quisiste ser neurocirujano y no se dio, contador y tampoco, sí hiciste un curso de stand up y lo terminaste, pero no ejerces.

—No hago stand up porque soy siniestro. Soy muy malo haciendo stand up y mi mujer me lo reconoció recién hace dos años. Así que durante mi etapa que hice stand up, el último fue con Yo y tres más creo que en 2013, desde ahí hasta hace poco se lo guardó. Hasta que un día me dijo: “Pa!, das un poco de vergüenza”. Le dije: “Me parecía que no era bueno”, pero lo tuve que hacer igual. Y haberlo estudiado me dio herramientas y materiales para usarlo en otros lados que está bueno, pero no es lo mío. Todavía no sé qué es lo mío, pero ni stand up, neurocirujano menos, y ni contador ni escribano.

—Lo tuyo son los medios...

—Si, ahí me manejo mejor, no sé cómo. Dentro de los medios te puedo cumplir varios roles, delante de cámaras, fui productor varios años y sigo siendo con La Guitarrita y ahora conduciendo.

—Como te dan las horas del día para hacer tanta cosa?

—Me redan las horas, no te voy a mentir. Me recontra da porque cortamos. Hay familia, niños y hay que estar y disfrutarlos a pleno, más con la edad que tienen. A mí me encanta eso. A veces espero que se duerman y si tengo que hacer cosas, las hago de noche, pero hay tiempo. Es mentira que no hay tiempo.

—Le buscas la vuelta.

—Si, lo hago. Porque hay que disfrutar, estamos de paso. Así pienso ahora.

—¿Desde cuándo pensás así?

—No sé desde cuándo, desde que tengo hijos. Ahí como que me dije: “No hay que enloquecerse”. Ojo que tengo suerte, porque hay gente que no puede llevar un plato de comida a su casa, yo tengo suerte. Hay gente que son tocados y tienen la suerte increíble de hacer lo que les gusta y vivir de lo que les gusta. Así que estoy contento.

—El programa también es tu vuelta a Canal 10.

—Nunca me fui, con la productora, La Guitarrita, teníamos una pata acá y Canal 10 es mi casa. Ya asumí que me voy a quedar acá por mucho tiempo, delante o detrás de cámaras. Le agarré un cariño al canal que es increíble. Ahora que volví me di cuenta que me encanta estar en los pasillos, encontrarme con la gente, esta buenísimo. Extrañaba muchísimo esto y el 10 es el canal uruguayo y mi casa.

—Fue el canal que te dio las oportunidades para crecer.

—Sí, me lo dio en 2009 con Omar y Anita y desde entonces, disfrazado de conejo bailando el “Panamericano”, y ahora de traje y con esta escenografía, quién lo iba a decir. Hablando de suerte, mirá la suerte que tuve, no me puedo quejar.

—¿Seguís teniendo arrastre con las señoras mayores?

—Sí, siempre, eso siempre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)